Los periféricos

Dícese de aquellos periodistas musicales con pretensiones anclados a medios de comunicación marginales. Están en el mundo de la música y el periodismo para figurar, para sentir la agradable sensación de ser reconcocidos en la cola del pan. O para que El Artista, ese inmaduro emocional, les bese y les abrace porque un día les hizo una entrevista en la que estuvieron especialmente afortunados en hacerles la rosca.

Hay muchos periodistas de este corte en las redacciones de medios más o menos mayoritarios. Pero ninguno de ellos te saca la bandera de la independencia profesional como los periféricos. Éstos exhiben sus impolutas credenciales underground para conseguir una copa por la cara. Escriben mal, son pésimos locutores y jamás muestran el más mínimo rastro de auto crítica.

Metalkas utiliza esta palabra para definir al típico periodista especializado en metal y totalmente desafasado, que sólo ha sido capaz de estampar su firma en una revista cuyo nombre no conoce nadie. Pero hay más. Está el supuestamente versado en indie de radio más o menos libre que pontifica sobre Radiohead sin saber nada de la Velvet. O el que se erige en el gran gurú de la música piesnegrista/ecologista y conduce un todo terreno.

Son, al periodismo, el equivalente imperfecto de los subterráneos, ya glosados dos entradas ha. No los conoce nadie.

Comentarios

mila ha dicho que…
Veo que en todas partes cuecen habas...
Miguel Á. Bargueño ha dicho que…
El asunto de los periféricos del metal es digno de investigación. Digamos que lo que algunos tienen montado ahí es una especie de Marbella en pequeñito.

Me contaron una vez que a uno de ellos se le puede ver, con chaquetilla blanca y un bordado en la espalda que reza "Mahou", vendiendo cervezas (sin alcohol) y refrescos en el Calderón.
Mahoumamau ha dicho que…
Y supongo que lo que más duele es lo de las copas por la cara
Vencido ha dicho que…
La verdad es que no duele demasiado. Los periféricos del metal son, en su mayoría, unos seres entrañables. Los otros periféricos son más indeseables que otra cosa.