lunes, 31 de diciembre de 2007

2 hostias para terminar el año

1.
Lo de las manifestaciones/actos de la derecha nostálgica me tiene los huevos llenos. Es más que lícito que todo el mundo opine y que manifieste esas opiniones de la manera en que le salga de los mismísimos. Hasta ahí perfecto. A partir de este punto, ya no tan perfecto. Para mí, lo más grave de la manifestación/acto que padecimos ayer en Madrid es que no entendí nada. Parece ser que se convocó para defender "a la familia cristiana". Que yo sepa, en este país, no se persigue a los cristianos. No se les mete en la cárcel, ni se censuran sus opiniones. No se les grava con impuestos especiales ni nada por el estilo. Antes al contrario, su organización está subvencionada por el Estado.

Pensándolo bien, sí entiendo de qué iba lo de ayer. La Iglesia Católica Apostólica Romana y Española está acostumbrada a la Unanimidad. A no tener competencia en el campo de la moral, perdida su influencia en la política hace muchos siglos. Gracias a la labor de demolición del Concilio Vaticano II practicada por el anterior Papa, con el actual de lugarteniente, el peso en la sociedad de los curas ha bajado a niveles alarmantes. No era un acto/manifestación en "defensa de la familia cristiana" sino para "promover a la familia cristiana". Y no porque esté en horas bajas, sigue siendo mayoritaria, sino porque ahora tenemos otras opciones igual de aceptables para el conjunto de los ciudadanos.

2.
Durante años he estado a favor de la piratería. Ahora no. Ojo, tampoco estoy con la SGAE en esto, ni mucho menos. La industria de la música está enloquecida. Como el beneficio se reparte ahora en las giras, los precios de los conciertos son mucho más abusivos que los de los CD's. El caso de Radiohead es paradigmático. Han casi regalado su último disco en la Red, pero cobran sus conciertos a unos 60 euros (10.000 pelas, no perdamos la perspectiva). 60 euros por soportar un sonido malo durante una hora y media, 60 euros por soportar empujones, 60 euros por soportar gilipollas haciendo fotos con el móvil, 60 euros por soportar colas. Repito, 60 euros. 10 talegos.

Ahora estoy a favor de colarme en los conciertos. Y de que los discos salgan en vinilo.

domingo, 30 de diciembre de 2007

El Vicio es el triunfo de la Razón

Esta frase tiene más chicha de la que parece. La escuché ayer, de madrugada, y llevo pensando en ella todo el día. No sólo es una máxima ingeniosa, destinada a decorar conversaciones insustanciales. También encierra unos valores muy positivos. Valores sanos, mejor dicho.
Para empezar, es completamente amoral, que es la única fórmula para actuar de manera ética. Además, sirve para justificar a los seres viciosos, que son los más humanos de entre nosotros. Pone como valor principal a la Razón. Es una patada en el culo a los bienpensantes.

Y, por encima de todo, es la PUTA VERDAD: Sucumbir a la tentación es comprender que lo único válido que tenemos es el aquí y el ahora. ¿Hay algo más racional?

sábado, 29 de diciembre de 2007

Pequeño catálogo de cosas que no sé hacer

1. Diseñar submarinos nucleares.

2. Torear como Juan Belmonte.

3. Construir una cabaña de madera con mis propias manos.

4. Tocar el piano como Glenn Gould, la guitarra como Jimi Hendrix o las cuerdas vocales como Gardel o Elvis.

5. Cruzar el estrecho de Gibraltar a nado.

6. Escalar el Everest sin oxígeno.

7. Poner multas de tráfico.

8. Dibujar y/o pintar.

9. Sexar pollos.

10. Arreglar cañerías.

11. Pilotar una nave espacial con destino a los confines de la Vía Láctea.

12. Manejar los carritos para el equipaje de los aeropuertos.

13. Operar un Avid, un Flame o un Smoke.

14. Mezclar discos de minimal tecno.

15. Conducir tractores.

16. Mear dirigiendo con precisión mi meada.

17. Bailar el tango.

18. Decir que no a la penúltima copa.

19. Ponerle un by-pass a un ciudadano que lo necesite.

20. Saber cuánto son 1257686 por 45362765 sin usar la calculadora.

Sólo es una pequeña muestra de las cosas que no sé hacer. Hay muchas más. Éstas son, simplemente, las primeras que me han venido a la cabeza. Me imagino que si encuentro un patrón común aprenderé algo sobre mí mismo. Me refiero a algo diferente a algo de lo que estoy más que persuadido. Es decir, que no sé hacer nada. Lo cual es muy positivo, así nadie espera ningún tipo de aportación por mi parte.

viernes, 28 de diciembre de 2007

Tesis, que no tisis

Hoy voy a intentar explicar por qué pienso que el Cristianismo es una lacra, un opio para el pueblo. Es mi opinión, nadie tiene que ofenderse. Basta con que discrepemos amistosamente, no es tan difícil.

En primer lugar, el Cristianismo es una religión. Eso ya es muy malo de por sí porque te obliga a pensar en el Más Allá en lugar de en el Más Acá. A las élites político-económicas les interesa que el currito piense que hay una vida mejor después de la terrenal. Así no molesta y se conforma con lo que tiene.

En segundo lugar, el Cristianismo es una manifestación de intolerancia. Exactamente igual que todas las religiones monoteístas. Hasta la irrupción del Cristianismo en el Imperio Romano no existían las guerras de religión. Los pueblos se pegaban por cosas racionales como querer más territorio, más dinero, más poder, etc,...

En tercer lugar, el Cristianismo te obliga a creerte un montón de cosas sin necesidad de explicártelas. Es eso que llaman fe. A los que nos consideramos hijos de Voltaire y de todos esos tíos que trataban de hacer trabajar a la Diosa Razón nos parece un poco ofensivo eso de tener que tragarte cosas porque lo dice alguien a quien tienes que creer.

Y en cuarto lugar, el Cristianismo es un constructor de mitos. NO es verdad que significara un alivio para los esclavos de la Roma imperial. (Claro, las corrientes filosóficas del Siglo I no tienen nada que ver). NO es verdad que metiera en la cabeza de los hombres que todos somos hermanos y que el amor y la paz son los bienes supremos. (Entre Nerón y Bush no encuentro muchas diferencias. Bueno sí, Nerón tocaba el arpa). NO es verdad que la llegada del Cristianismo supusiera una mejora en la situación de la mujer. (¿Cuántas papisas ha habido? ¿Cuántas obispas?).

Ahora bien, la figura de Jesús me resulta simpática. Eso de "ama a tu enemigo" me parece, todavía hoy, bastante revolucionario. Tanto es así que no veo a muchos cristianos siguiendo esta máxima.

jueves, 27 de diciembre de 2007

"Navidad, Navidad/una bomba en el FNAC"

"Navidad, Navidad
una bomba en el FNAC.
Navidad, Navidad
El Corte Inglés está detrás"

Gerardo Torres alias Croqui

Esta letra pertenece a una canción no publicada. La escribió hace bastantes años un amigo mío, que está un poco loco y, por eso mismo, es un "crack". La cito aquí para ilustrar un comentario acerca de la Navidad. Estoy aburrido de la gente que dice que no le gusta. Si fuera cierto, ni habría escrito esta entrada, ni la tropa se gastaría lo que se gasta, ni las luces de Madrid serían tan potentes estas fechas. Da igual que guste o no, todos participamos de ella, así que es mejor no quejarse y tratar de que pase lo más rápido posible. En lugar de recrearnos en lo cínico que es el sentimiento navideño, es mejor ignorarlo.

A mí la Navidad me la suda. Eso sí, me encanta "Qué bello es vivir", pero ya no la ponen. Talento y corazón es una fórmula que no sirve en nuestros días. Ni siquiera en Navidad.

miércoles, 26 de diciembre de 2007

Lo que son las cosas

Llevo una década recomendando "Being there" hasta a las papeleras. Para mí es el mejor disco de Wilco, por razones tanto musicales como emocionales. Todavía me acuerdo de aquella tarde en Caños de Meca en la que me tiré escuchándolo de manera compulsiva. Aquel viaje fue una mierda y ese fue el único momento de cierta paz.

"Being there" es el segundo disco de Wilco y es el primero en el que se deshacen de la alargada sombra de Uncle Tupelo y de Jay Farrar. De alguna manera, es un álbum mucho más decisivo para el grupo de Tweedy que el aclamado "Yankee Hotel Foxtrot" o el lustroso "Summerteeth". Arranca con "Misunderstood", una canción caótica y hermosa que sólo pudieron haber firmado ellos.

Se puede decir que me sé "Being there" de memoria. Sin embargo, estos días he descubierto un tema de ese disco que me había pasado misteriosamente desapercibido. Desconozco por qué "Someone else's song" ha jugado al escondite conmigo todo este tiempo. Menos mal que el final feliz ha llegado en algún punto de la carretera entre San Antonio y San Rafael, aquí en Ibiza.

Joder, lo que son las cosas, coño.

martes, 25 de diciembre de 2007

Navidad en manga corta

El título de esta entrada es rigurosamente cierto. Es Navidad y estoy en manga corta. He salido un segundo al exterior y el sol pica un poquito. El cielo está totalmente despejado. Soy la perfecta encarnación del tema de Paul Simon que se llama "The only living boy in New York", cuyo protagonista sólo necesita saber el pronóstico del tiempo para tirar adelante. En realidad, yo conozco muchísimo más la versión de unos hoy demasiado olvidados Everything But The Girl.

Ya que hablo de Tracey Thorn y Ben Watt (Everything But The Girl) voy a contar una cosa que me ha sucedido recientemente con ellos. Estaba en un bar con un buen amigo y sonaba "Missing", como sabéis el mayor éxito de EBTG. Y yo le dije a mi colega que me flipaba la remezcla de Todd Terry, que fue lo que llegó al 1 en medio mundo, pero que me gustaba bastante más la original, aparecida en el maravilloso "Amplified heart" (1994). Curiosamente, una escucha más atenta me hizo darme cuenta que no era lo de Todd Terry de lo que estábamos disfrutando en ese bar de Aluche. La conversación siguió su curso aunque mi cerebro siguió divagando un poco por su cuenta. Llegué a la conclusión de que el "Missing" pre-Todd Terry es la perfecta expresión de ese ideal de la electrónica de nuestro tiempo que consiste en combinar partes tecno con otras más orgánicas. Resulta que el bajo secuenciado del "Missing" que se encuentra en "Amplified heart" sumado a la hermosa voz de Tracey raya casi la perfección. Por lo menos, la perfección subjetiva. Casi sin quererlo, EBTG habían logrado el Grial de la electrónica. Ellos mismos lo perderían años más tarde por querer buscarlo fuera de casa.

Navidad, manga corta y Todo Menos La Chica. Una buena combinación.

lunes, 24 de diciembre de 2007

Novísimo cuento de Navidad

Hacía mucho más calor del habitual en estas fechas. Incluso se había dado un bañito en el Pacífico antes de desayunar. Poco después recibió la llamada del gerente del hotel. Esa misma mañana había aparecido un cadáver, el del magnate inglés de los negocios John Smith. "Sólo los tontos trabajamos el día de Nochebuena", pensó mientras se dirigía en su propio y vetusto coche al Haçienda.

Fue a la habitación en la que habían encontrado el cuerpo. La policía había llegado ya y le explicaron lo ocurrido. Smith, junto a todo su séquito, mayordomo incluido, había llegado la noche anterior. Se habían escuchado, a eso de las 3 de la mañana, ruidos en la planta que ocupaba todo el personal del multimillonario. El recepcionista subió y no le pareció que hubiera nada raro. A las 7 y media, su mujer, una conejita Playboy que ha resultado ser la heredera universal, llamó a la policía porque Smith había muerto.

Lo primero que hizo fue hablar con la conejita Playboy. No tenía coartada. Tenía motivos, oportunidad. No pudo haber entrado otra persona en la habitación aparte de ella. El caso estaba claro. Ante tal cascada de pruebas en su contra, la conejita le sugirió hacer un trato por el que ella pagaba, en carne y en oro, para que él mantuviera la boca cerrada.

"Como en las malas películas, el asesino es el mayordomo", declaró Pietro Meneghin, detective privado, a la policía.

Esa noche la Navidad llegó al hogar de un detective privado y al de una conejita Playboy.

domingo, 23 de diciembre de 2007

Cerrado por vacaciones. Disculpen las molestias

Ese cartel me lo encontré ayer en todas las paradas turísticas que quise hacer. Lejos de desanimarme produjo en mí un efecto bastante placentero. No estoy de vacaciones, ni haciendo turismo. Estoy dejando que pasen los días, simplemente. Para ese cometido vale cualquier actividad, siempre que no sea demasiado onerosa desde el punto de vista físico y/o mental.

Parece que hoy cogeremos un barquito a Formentera, aunque está nublado y va a llover. Lo más importante es, sin embargo, que ya nos hemos asegurado ver el Barcelona-Real Madrid, lo más embrutecedor y narcótico que existe. Me da un poco lo mismo quien gane, porque cada día tengo más claro que mi Atleti hace tri-ple-te este año. De fijo.

Mañana, la tradicional entrega de un nuevo cuento de navidad de sólo 2 ó 3 párrafos. Tengo ideas, pero todavía no sé muy bien de qué va a ir.

sábado, 22 de diciembre de 2007

Jugador de equipo

Hoy he tomado una determinación.

Estoy cansado de hacer mierdas en mi ámbito profesional. Me he estado engañando a mí mismo diciéndome que la razón de esas basuras es que soy un jugador de equipo. Lo cierto y verdad es que soy un cobarde, porque no tengo ningún espíritu colectivo, más bien al contrario. Me escudo en que las decisiones las toman mis superiores y no asumo ningún tipo de responsabilidad sobre el resultado final. Hubo un claro ejemplo de eso hace sólo unos días, pero no vale la pena detenerme en más detalles.

Hoy, mirando al meditarráneo desde el Castillo de Ibiza, he tomado una determinación. Voy a dejar de actuar como si fuera un jugador de equipo. A lo mejor de esa manera dejo de ser un soldado raso. Y eso sólo tiene sentido si tu capitán es un tío como Bargueño.

Por cierto, en el hall del hotel está sonando "Are you lonesome tonight" en la grave voz de Elvis. De alguna manera, el mundo ha recuperado la armonía. Sólo unos minutos, sin embargo.

viernes, 21 de diciembre de 2007

Ibiza en diciembre

Esta mañana he llegado a Ibiza con mi viejo. Estaremos hasta el 26, la idea es ignorar en la medida de lo posible que estamos en Navidad. Creo que lo vamos a lograr, pero éstas serán las pascuas más difíciles de mi vida.

Quería, de todas maneras, hacer otro tipo de reflexión. Recuerdo que cuando ví, hace muchos años, "Ruby on paradise", pensé que el paraíso debe ser algo muy parecido a vivir en un sitio turístico fuera de la temporada turística. Y en eso estoy. Ibiza en diciembre, poca gente, sin turistas, con mal tiempo, pero con el mediterráneo golpeando casi literalmente los cristales de mi habitación. Si yo fuera lo que quiero ser, escritor de best-sellers, tendría una casa aquí y vendría sólo de noviembre a marzo.

Por cierto, "Ruby on paradise" fue la primera película como protagonista de Ashley Judd. La recomiendo muy vivamente, a mí me encantó.

jueves, 20 de diciembre de 2007

Intolerancia

Una vez me dijeron que un famoso locutor de radio era "intolerante con la mediocridad". Yo pensaba que participaba de esa característica. Mejor dicho, me gustaba pensar que participaba de esa característica. En realidad, no es así, lo que no tolero es la hijaputez, que suele ser prima hermana de la mediocridad.

Paraos a pensarlo un poquito.

miércoles, 19 de diciembre de 2007

Tos

Ayer cogí frío en el plató y en el matritense barrio de Huertas. Como consecuencia de ello, hoy he sufrido una tos pertinaz que ha derivado en afonía hacia la hora de comer. Parecía el gallo Claudio.

Pero más que un estado físico, la tos define un estado mental. No estoy sano de cabeza, ni mucho menos. ¿Por qué recuerdo la noche de ayer con la letra de "El sitio de mi recreo"? Sobre todo, por la parte que dice:

"Silencio, brisa y cordura
dan aliento a mi locura"

Sí, esa frase define la noche de ayer. En algún lugar entre mi inconsciente y mi consciente está la explicación.

martes, 18 de diciembre de 2007

El futuro y mi futuro

Escuchaba esta mañana la radio en el coche. Francino estaba entrevistando a Pérez Reverte acerca de su nueva novela, "Un día de cólera". Al parecer, ese libro alberga la ambición de ser un documento en forma de creación literario sobre el 2 de mayo de 1808. Durante 10 minutos, entrevistado y entrevistador se esforzaron en explicar la tensión entre afrancesados y tradicionalistas. Al final de la pieza, pusieron un falso noticiario acerca del levantamiento popular montado como si los acontecimientos se estuvieran celebrando en ese mismo instante. Estaba muy bien. De hecho, Pérez Reverte exclamó (y sonaba muy sincero):


"Estos 5 minutos de radio valen más que toda mi novela"



Sirva esta anécdota para probar que la radio es el medio eterno. Es el único de los tradicionales que no tiene por qué adaptarse a los nuevos tiempos. Es perfecto, o casi perfecto, como está.

Esta noche voy a la cena de Radio 3.



lunes, 17 de diciembre de 2007

Estrategia global, pensamiento local

Los gringos y los chinos ya pueden comer jamón. Así que estas navidades serán las últimas en las que comeremos jamón del bueno a un precio más o menos razonable. Más de mil millones de tíos comiendo este producto objetivamente sabroso convertirán la producción para el mercado interno es un deshecho de tienta. Bienvenidos a la globalización.

La palabra es nueva, pero el concepto no. Los sumerios ya tenían ambición de controlar el mundo conocido. Y qué decir de persas y romanos. A eso siempre se le llamó imperialismo. Consistía en conquistar, militarmente, unos territorios e imponer un orden común, a menudo superior en todos los sentidos. Hoy, ese imperialismo ha desaparecido. Existe uno que se llama globalización y que funciona en un ámbito económico y cultural.

La globalización es dominar económicamente un territorio, controlando los medios de producción. Para reforzar ese dominio se impone un modelo cultural común, casi siempre trivial e insultante. Los efectos de esta estrategia hacen que sea más caro comer jamón macrobiótico cultivado en Japón que el criado en Guijuelo. Los que controlan los medios de producción crean el mercado a su imagen y semejanza. A lo mejor les interesa que en los McDonald's de Texas se oferte un Menú McG, (McG=McGuijuelo), a 3,95$, incluyendo pan untado en tomate y vino.





Se me hace la boca agua...


domingo, 16 de diciembre de 2007

El día más triste

Desde que no voy al fútbol, los domingos por la tarde se me hacen interminables. Sobre todo si no juega el Atleti. Este es el día elegido para hacer vida familiar y yo no tengo nada parecido a éso. Así que, normalmente, me aburro o me deprimo o ambas cosas a la vez.

Estoy escribiendo estas líneas un domingo por la tarde. Un poco aburrido y muy poco deprimido. Lo hago para ahuyentar el vacío dominical. También para poner negro sobre blanco ciertas reflexiones, en forma de frases, de cara a mi futuro personal.

1. No sé dónde voy a vivir ni en qué voy a trabajar en febrero de 2008. (Puede que siga todo como hasta ahora, ¿quién sabe?)
2. He perdido totalmente el control de mi vida. Totalmente.
3. No necesito recuperarlo.
4. Aunque quisiera recuperarlo, no creo que pudiera lograrlo.
5. Todo es provisional. Aún más provisional que de costumbre.
6. Necesito un "centro de gravedad permanente".
7. Tengo una ligera sospecha de qué puede constituir ese "centro de gravedad permanente".
8. A partir de ese "centro de gravedad permanente", volveré a intentar construir "algo".
9. No sé qué puede ser ese "algo". Me imagino que lo reconoceré cuando lo vea.
10. Odio los domingos. Ya lo había dicho, ¿verdad?

sábado, 15 de diciembre de 2007

Bad moon rising

Siempre, siempre, hay que volver a la Creedence. Hace unos años me hice amiguete de uno de los mejores dj's de nuestro país, Alex Under. Un día, en plena resaca de FIB en el mismo Benicassim me subí a su coche. En la guantera sólo tenía un CD. No era algo de Richie Hawtin ni nada por el estilo, sino que se trataba de un grandes éxitos de la Creedence Clearwater Revival. Cuando le pregunté la razón por la cual tenía un disco tan alejado de su estética no quiso hacer demasiada literatura. "Son los mejores", afirmó con una rotunda sencillez.

Es difícil encontrar una canción mala de la Creedence. (En cambio, es muy fácil encontrar portadas horrorosas de ellos). A mí siempre me gustaron las típicas, "Proud Mary" o "Who'll stop tje rain?", y las no tan típicas, como "Molina". Hoy quiero recomendar el que, quizá, es su tema más famoso. Porque siempre me pone de buen humor a pesar de que su letra está llena de desconfianza hacia el futuro. Y porque precisamente ése es mi estado de ánimo actual.


"I see the bad moon arising.
I see trouble on the way.
I see earthquakes and lightnin.
I see bad times today."

Creedence Clearwater Revival - Bad moon rising - Green river (1969)

viernes, 14 de diciembre de 2007

Wilco sobra

Todavía me estoy descojonando.


Alguien ha dicho que "Wilco sobra en un programa de música dirigido a un público de 25 a 45 años". También ha dicho que "El público de Wilco no ve la televisión, es gente que se va a Youtube". Ese alguien se supone que sabe. Lo que está claro es que manda mucho.


Sí, me descojono. Eso sí, me descojono por no llorar.

No los veréis por la tele

jueves, 13 de diciembre de 2007

Soltero de oro

Llevo varios meses afirmando que soy un soltero de oro. Por supuesto, lo digo siempre en un tono de coñita bastante claro. Vamos, que nadie me puede acusar de ser un engreído. Lo cierto es, de todas maneras, que cada día que pasa ese traje me sienta mejor.

Soy más atractivo que hace 10 años, incluso que hace unos meses. Tengo mejor humor, escucho mucho más que antes, tiendo a no juzgar a nadie. Me divierto como el que más, asumo (tímidamente, eso sí) mis responsabilidades con mayor o menor fortuna. Entiendo que soy una agradable compañía para casi cualquier ocasión.

Por otro lado, mi carrera profesional está claramente estancada. Mi patrimonio es ínfimo, se compone de un coche de 5 años de antigüedad y unos 4.000 euros en el banco. Como consecuencia de esto, albergo cierto resentimiento, teñido de envidia malsana. Cada día soy más vago, mis energías las gasto en pensar, escribir, soñar y no en poner la lavadora o extraer del DVD las producciones de Private.

Voy de puro, pero soy un salido. Soy un salido, pero excesivamente respetuoso. Soy demasiado sentimental; un pequeño detalle me derrumba, una traición me puede dejar indiferente.

Diría que, viendo lo que hay por ahí, soy un soltero de oro. Con la autoridad que me confiere esta condición afirmo que en la vida del soltero de oro no es oro, precisamente, todo lo que reluce.

miércoles, 12 de diciembre de 2007

Diferencias abismales

Esto de que desde una serie de televisión exitosa se promocione una banda de rock no es nada nuevo. El ejemplo más antiguo que recuerdo es el de los Monkees, pero hay muchos más. En este país que llamamos España ha pasado recientemente con ese grupo de tercera que se llama Pignoise y la serie "Los hombres de Paco". Es muy triste.

En Estados Unidos, en cambio, la cosa es muy, pero que muy, distinta. Yo no he visto "The O.C", debe ser peor aún que "Los hombres de Paco". Me dicen que es una de las series más vistas en su país y me consta que hay gente aquí que la ve. Gracias a ese programa de TV ha ascendido del underground al mainstream uno de mis grupos favoritos, Death Cab for Cutie. Cuando les entevisté hace casi dos años, en enero de 2006, se pensaron que les iba a preguntar por el final de "The O.C.". Así de claro tenían el por qué de su popularidad.

En España se apuesta por Pignoise, en Estados Unidos por Death Cab for Cutie. Una nueva muestra de la inmadurez de nuestra industria audiovisual.

Igualitos que Pignoise

martes, 11 de diciembre de 2007

Días huecos

Hoy es uno de esos días huecos. Dentro de un tiempo, cuando recuerde esta etapa de mi vida, es seguro que mi memoria no registrará ni un solo segundo de esta jornada. Ni siquiera que, en estos momentos, mi nuevo jefe está a punto de pillarme escribiendo esta entrada.

Casi todos los días están huecos. No pasa casi nada especial casi nunca. Son días que hay que vivirlos igual que los otros. De hecho, los días huecos son más vida que esos días llenos, rellenos o rellenados.

Mi jefe no me ha pillado. Pero me ha pedido que vaya a leer un off.

Me cago en los días huecos de los cojones.

lunes, 10 de diciembre de 2007

Ficción vs. Realidad

Hace como una década salió una generación de jóvenes directores de cine españoles que recibió cierta exposición mediática. Hablo de Isabel Coixet, Álvaro Fernández Armero o, incluso, Amenábar. Uno de esos nombres era Chus Gutiérrez, que creo que fue la que pronunció la frase que me ha impulsado a escribir esta entrada. No recuerdo exactamente sus palabras, pero vino a decir que ella prefería el cine a la vida. Algo parecido ha dicho recientemente Scorsese.

Durante toda mi existencia he creído que esa aspiración era un sinónimo de cobardía. Recientemente, he variado mi opinión. Sigue siendo de gente poco valiente eso de preferir la ensoñación a la realidad. Sigo prefiriendo la no ficción a la ficción. Aunque estoy cansado de que determinadas cosas no me salgan como en las películas, la verdad.

Quizá la solución me la pueda ofrecer el ya desaparecido Adrian Borland, al frente de The Sound. A principios de los 80 publicaron un disco llamado "Jeopardy". En él se incluía la receta que hoy quiero compartir con el mundo, "Dreams then plans".


"Dreams then plans" en directo en

"La edad de oro"


domingo, 9 de diciembre de 2007

"I felt so symbolic yesterday"*


Ayer me topé con dos pistas de mi pasado. Una fue recuperar el disco de debut de los Counting Crows. La verdad es que a esa banda siempre la tuve bajo sospecha. Era la época del grunge, del brit pop o del indie nacional. Propuestas clasicotas como la del grupo de Adam Duritz no me resultaban muy atractivas. El hecho de que ya sólo suenen en emisoras de "oldies but goldies" tampoco ayuda demasiado. Aún así, escuchar "Omaha" o "Mr. Jones" en la mañana del sábado es una experiencia agradable. No puedo ocultar el hecho de que su debut, "August and everything after" me mola.


Otro recuerdo salió a mi encuentro el sábado por la mañana. Me ví, casi en extásis, "The breakfast club". Esta película es un ejemplo perfecto de lo que más me gusta. La podría resumir con un juego tonto de palabras. Me siento muy afín a las propuestas que pretenden sin pretensiones. De "The breakfast club" hay muchas cosas que rescato. Muchísimas. La que más me motiva en el día de hoy es un diálogo entre Molly Ringwald y Judd Nelson. Casi al fianl de la película ella le dice a él:


"¿Te pareció una gilipollez lo que hice con el lápiz de labios?".


Él duda un segundo y empieza a afirmar con la cabeza. Pero de su boca sólo sale un monosílabo:


"No".




*Quizá no sea estrictamente necedsario señalar que este título es una cita de la letra de "Mr. Jones".

sábado, 8 de diciembre de 2007

El próximo round

Hoy se ha producido un hecho inédito. Puede que por primera vez en este 2007 me he levantado más tarde de las 11. Cuando se terminó el iPop, allá por septiembre del año pasado, me autoimpuse la obligación de amanecer temprano todos los días, independientemente de la hora a la que me hubiera acostado. Es raro que no esté despierto a las 9 de la mañana de cualquier día, así que lo de hoy es excepcional.

También da pistas acerca de mi actual situación vital. Estoy muy cansado, ya no voy al ataque. Los acontecimientos de los últimos meses me han dejado en la lona, esperando el final de este asalto. Estoy seguro de que si paro un momento, oteo el horizonte, respiro hondo, y continúo mi camino, volveré a recuperar mi antiguo ímpetu.

Lo de hoy es sólo un paso, necesario, en la buena dirección.

viernes, 7 de diciembre de 2007

Modernidad y el uso de las palabras mágicas

¡Qué fácil es hablar sin decir nada! Basta con amontonar tópicos y colocar palabras mágicas. Los tópicos son expresiones voluntaristas, incluso buenrrollistas. Por ejemplo, "Los equipos los forman las personas" o "nos encontraremos en la convivencia". Palabras mágicas son aquellas expresiones que, aparentemente, se explican por sí mismas. Todos creemos tener el mismo concepto de lo que es "moderno". Ocurre que, en realidad, cada uno tiene una idea distinta aunque lo suficientemente parecida como para pensar que las diferencias son sólo de matiz. Estas palabras tienen, asimismo, otra característica. El que las pronuncia no sólo no tiene que explicarse sino que suele quedar bien. Quien apela a la modernidad es inmediatamente considerado como un moderno. Un moderno es alguien de su tiempo, que mira al futuro. En suma, un tipo inteligente.

Hoy lo moderno no es pertenecer a nuestro tiempo. Para mí significa hacer las cosas bien, algo muy fácil de cuantificar. Ser sordo y clavarse la novena es hacer las cosas bien. Causar felicidad a la gente es hacer las cosas bien.

Muy fácil de entender. Como mucho, un poco cursi.

Confesiones a media tarde

Esto debería haberse publicado el jueves 6 de diciembre de 2007.

La tarde cae sobre la sierra de Madrid. Estoy triste por razones profesionales y personales, aunque no voy a hablar de eso. Cuando he ido a por el coche me he encontrado un papel arrugado y escrito a boli. Lo transcribo de manera literal.

"Alguien se muda. No definitivamente, pero se va. Volverá, me lo asegura. Pero se va. Se va. Y yo no he llegado aún. Mi único antídoto es aprender a hacerme bien el nudo en los zapatos de piela de caimán".

Lo sorprendente de este texto es que parafrasea mi canción favorita de 091. Es una señal de hacia dónde se dirigen mis pasos.

miércoles, 5 de diciembre de 2007

La vuelta del vinilo

¿El futuro de la industria musical? Cada día lo tengo más claro. Van a coincidir en el tiempo dos formatos, el mp3 y/o derivados, y el físico, que será el vinilo.
El CD ha sido un fracaso absoluto. Primero se nos vendió como un formato imperecedero. Eso ha resultado ser falso porque un primer desperfecto en el disco inutiliza todo el corte. Luego se cantaron las excelencias de su sonido. Es cierto que está muy bien pensado para soportar las producciones sobrecargadas. El problema es que las producciones sobrecargadas son una mierda.

El vinilo ha aguantado el tirón. Se le enterró a finales de los 80. Decían que había que tener un cuidado extremo para no joderlo. Que era incómodo, poco práctico. Y ahí sigue, inasequible al desaliento. Vuelven a existir fábricas de vinilos en España, después de años sin haberlas. Hay grandes superficies comerciales que venden vinilos de nuevo. Encontramos hoy ediciones en vinilo de trabajos de actulidad fácilmente (por ejemplo, lo último de Dave Gahan).

Existirán, por tanto, dos territorios claramente diferenciados. El mayoritario, es decir, el de las descargas, y el de los melómanos.
Ya sabemos que los melónamos apuestan por el vinilo.


Sonido amplio.

martes, 4 de diciembre de 2007

Nº 1

Siempre he navegado entre dos aguas. Me gusta, casi al 50%, la música comercial y la minoritaria, la popular y la culta, la de baile y la intimista, la visceral y la intelectualizada. Estas dicotomías pueden ser más o menos válidas, ésa no es la cuestión. Ocurre que son vagas y no vinculantes. Sólo acepto como verdadera la distinción que se da entre música buena y música mala. Hay muchos criterios objetivos para diferenciar ambos conceptos. Más de los que nos atrevemos a pensar.

No todas las canciones que llegan al Nº 1 son buenas. Creo que en éso estamos todos de acuerdo. Calidad y eficacia económica no tienen por qué ir de la mano. Aceptado este axioma, hay que prepararse para enfrentarse con otro, igualmente real. Todas las canciones que llegan al Nº 1 tienen "algo". Algunas son pegadizas, otras llegan en un momento adecuado, muchas son apoyadas por una campaña en los medios, etc,... "Algo" siempre hay, aunque sea irritante.
Así que, un respeto a los superventas. Casi nunca el mérito es del propio artista pero esos temas tienen "algo". Los de los grupos llamados de culto sólo tienen "algo" para un reducido número de personas. A menudo, esas personas son snobs que proyectan sus frustraciones en algo conscientemente oscuro para tratar de destacar.

Este post no es una defensa de la música comercial. Prefiero a Rilo Kiley antes que a ponaquíelnombrequequieras. Sólo he tratado de poner las cosas en su sitio.

Rilo Kiley

lunes, 3 de diciembre de 2007

Mis garitos favoritos (de Madrid)

1. El "Angie". Una noche entré en este pequeño local sito en la calle San Vicente Ferrer y sonaba "Stairway to heaven". Me pareció música celestial.

2. El "Rita". Localizado en la calle Orense. Íbamos cada noche después del curro cuando estaba en 40tv. Parece un puti club. Hay putas, pero nunca conocí ninguna. Siempre bien tratados por los camareros.

3. El "Moloko". Dos carteles de Wilco. ¿Se puede pedir más?

4. El "Köln". Del estilo del "Rita". A tres minutos de mi casa a pie. Cócteles espectaculares. Descubierto muy recientemente .

Lo más importante, de todas maneras, no es dónde estás, sino con quién estás.

domingo, 2 de diciembre de 2007

Lo voy a intentar

Éste es el objetivo. Escribir una entrada cada día de este último mes de 2007. Y para no malgastar ésta con una payasada voy a glosar las virtudes de hacer cosas sin ninguna utilidad práctica. El de hoy no va a ser un texto totalmente gilipollas, ya habrá tiempo a lo largo de este mes para usar ese recurso.

¿Qué sentido real tiene escribir una entrada por día durante un mes? Sólo probarme a mí mismo, atestiguar mi capacidad de seguir una disciplina poco exigente durante un periodo de tiempo determinado. No sólo éso, también tengo mucha curiosidad por saber cuántas de las entradas que escriba durante este mes serán minímamente presentables. Sospecho que muy pocas. También podría ocurrir que, al obligarme a tener un plazo, mis neuronas trabajen mucho para cumplirlo. Los excedentes de ese esfuerzo deberían destinarse a la parte de mi cerebro más "creativa". (Hostia, cómo me ha costado escribir esa palabreja entrecomillada).

Siempre he pensado que un bloj tiene que ser actualizado cada dos o tres días como mucho. He tratado de seguir esa regla, pero he visto muchos que actualizan poco que despiertan mi interés. Y eso suele generar expectación. Como lo que escribo sólo es muy interesante para mí, no puedo correr el riesgo de hacer el vago y escribir poco.

Mmm, quizá sea abiertamente confesional en este "tour de force" que me he autoimpuesto.

sábado, 1 de diciembre de 2007

El Disco

El 1 de diciembre de 1982 se publicó "Thriller". No lo supe entonces, pero mi vida iba a cambiar gracias a ese simple hecho. Hoy se han cumplido 25 años de aquello. No es el disco que más me gusta, ni el que más veces he oído. Eso poco importa. Un mundo sin "Thriller" sería mucho más desagradable



Todos tenemos éste en casa.



miércoles, 28 de noviembre de 2007

Todo y más (con Jesús Ordovás)

Ayer estuve en el homenaje a uno de mis ex jefes, el ilustre Jesús Ordovás. Un huevo de grupos tocaron en El Sol de Madrid celebrando la trayectoria humana y profesional del responsable del ya desaparecido "Diario Pop". Se da la circunstancia de que, además, era su sexagésimo aniversario en este planeta.

Como mandan los cánones me dejé llevar por el suave arrullo de la inconsciencia etílica. El propio Jesús, cuando me saludó al principio de la noche, ya me lo advirtió. "No te emborraches", casi me imploró. Le hice un poco de caso, aunque no demasiado.

La velada fue espectacular, como refleja a la perfección esta apresurada crónica. Por eso sólo hablaré de ella para comentar la foto que ilustra esta entrada. Servidor feliz como una perdiz flanqueado por Vanexxa y La China Patino, que minutos antes nos habían arrojado a la cara su versión del inmortal "Parole". Es un ejemplo claro de mi escondida alma de fans. En realidad, la foto tiene trampa porque la China es ex compañera de fatigas en iPop y además amiga, así que era muy fácil conseguirla. La idea original era que en la instántanea apareciera también Su Excelencia Johnny Cifuentes. No fue posible.

Pero el protagonista era Jesús y sólo Jesús. Un tipo que ha optado por acercarse a la vida desde una aproximación sólo en apariencia naïf. En realidad, es un personaje con un sentido del humor muy afilado y personal, algo que no se suele destacar de él. Sí, todo el mundo coincide en que es buena persona (y sí, lo es), pero yo quisiera destacar que es uno de los periodistas musicales más lúcidos de este país.

Yo le debo mucho, ésa es la verdad.




Incomprensiblemente, yo salgo mejor que ellas.



lunes, 26 de noviembre de 2007

A la mierda

A la mierda se pueden ir los cenizos.

A la mierda se van a ir los que miran a la tierra y no ven más que tierra.

A la mierda se deben ir los oficinistas que van de bohemios y los bohemios que, en realidad, quieren ser oficinistas.

A la mierda se tendrán que ir los que me juzgan. (Y los que te juzgan a ti)

A la mierda se han de ir todos aquellos que no se lo creen.

A la mierda se habrán de ir los que antes de empezar se creen que han llegado.

Que se vayan a la mierda los mierdas.

Fernando Fernán Gómez (1921-2007)



miércoles, 21 de noviembre de 2007

Música curativa


Es posible que "Salvation blues" de Mark Olson sea mi disco favorito de 2007. Es escandalosamente clásico y, sobre todo, arrebatadoramente inspirado. Grandes canciones, estupendo timbre de voz y una banda que roza la perfección. ¿Se puede pedir más?

Hace poco me levanté con una cierta desazón y me puse este disco como 5 veces seguidas. Lo que sea que tuviera aquella mañana desapareció a los 15 segundos de "My carol", el primer tema de "Salvation blues".

El mejor antidepresivo que conozco.

lunes, 19 de noviembre de 2007

2 polaroids del fin de semana (protagonizadas por un servidor)

1.
Madrugada del sábado al domingo. Hora indeterminada. Lugar: albergue sito en Cerezo de Abajo (Segovia). Ocasión: Excursión organizada por y para los miembros de Radio Utopía.

Estoy borracho. Bebiéndome yo solo minis de ron con hielo. Muy ricos, la verdad. Una persona me quita los vasos de la mano. Echa broncas a los que me ofrecen más copas. Trata de darme Coca Cola por Pampero. No se aparta de mí, al parecer preocupada por mi estado.

Esta persona es una chavala de 21 años. Yo tengo 37. Esta anécdota me hace sentirme joven e inmaduro. Cuando me la contaron al día siguiente, me avergoncé un poco.


2.
Domingo a las 16 horas. Lugar: M-30 a la altura de la A-3. Ocasión: Regreso a mi hogar con el objeto de poner una lavadora.

Me duele la cabeza. La ventanilla del coche está bajada. El sol de otoño produce una luz perfecta. Suena la versión que de "Amigo" hicieron Los Niños Mutantes. No dura ni 4 minutos, pero tengo una sensación de plenitud muy extraña.

No sé si fue verdad. No sé si me ha hecho bien.

miércoles, 14 de noviembre de 2007

"Sigue insultando a España y a los españoles"

Viña Rock 2005 lo cubrí con un cámara cuyo nombre no se ha quedado en mi memoria. No era para tirar cohetes como profesional, pero me caía bien. Era macarra, un poco facha y un mucho del Madri$. Insisto en que me caía bien, a pesar de todo. No hacía mucho había grabado un documental sobre el Frente Polisario y se había quedado muy impresionado por la problemática del pueblo saharaui. Lo que más le gustaba es que los sharauis diferenciaban entre el gobierno de España y los españoles. Lo primero les había decepcionado, abandonándolos a merced de Hassan II pero, en cambio, notaban el calor humano de los segundos.



Esta mañana he escuchado en un telediario que Chavez "sigue insultando a España y a los españoles". Que yo sepa, sólo ha hablado mal del rey, de Aznar y de las empresas españolas. Eso no es insultar a España ni a los españoles. Eso es hablar mal (o insultar, si se prefiere) del rey , de Aznar y de las empresas españolas. Nos puede gustar o no, podemos estar de acuerdo o no. Pero no es insultar ni a España ni a los españoles.






Españoles.

lunes, 12 de noviembre de 2007

De reclinatorio (y II). "Cassandra's dream"

Woody Allen es punk. Porque punk no sólo son los Pistols escupiendo consignas acerca de las mentiras del futuro. Punk también es el jubilado ácrata que no usa móvil ni tarjetas y que se empeña en no juzgar a los demás. Punk es la mentira del futuro y el futuro hecho mentira. Creo que en ese segundo caso está Woody Allen.

"Cassandra's dream" es, como "Match point", una tragedia. Una tragedia griega, por más señas. Y no sólo por los guiños de la historia. Hablamos de personajes abollados por la vida que reaccionan de manera escandalosamente amoral ante sus circunstancias. Ojo, he escrito amoral, no inmoral. Son tipos que no terminan de caer bien, que no son ni héroes ni antihéroes. Sentimos pena por ellos. Sentimos, también, desprecio. Son reales, transpiran como nosotros, podríamos ser nosotros. Y el cabrón de Woody Allen nos presenta esa verdad sin tapujos.

Eso, para mí, es punk.

La veré de nuevo.

Uno es casi inocente y el otro
es casi culpable.

miércoles, 7 de noviembre de 2007

De reclinatorio (I). "Supersalidos"

No es por hacerme el extravagante. Me gustan las comedias teen. Siempre me han gustado. Y, ahora, aproximándome a la cuarentena de existencia en esta pelota azul, todo sigue más o menos igual. La última gran producción de este tipo es “Supersalidos”, estrenada hace varias semanas en España.

Este género, tomado en un sentido amplio, se inauguró con la mítica “Animal house”, allá por finales de los 70. Es cierto que esa película transcurría en un ambiente universitario y el entorno habitual de estas historias es el instituto. Pero en ella ya había gran presencia de la cultura pop, especialmente la música, y las motivaciones de los protagonistas estaban claras: Intercambiar fluidos con especimenes del sexo opuesto. Todo ello subrayado por un humor que pivota entre lo cafre, lo grueso y lo ofensivo.

La madurez de las comedias teen llega en los años 80. El actor clave es Michael J. Fox, aunque la importancia del “Brat pack” (Rob Lowe, Emilio Estévez, Ally Sheedy, Judd Nelson o incluso Molly Ringwald y Demi Moore) no es en absoluto desdeñable. Seguramente la mejor película sea alguna de la trilogía de “Regreso al futuro”, aunque se trata de historias fantásticas incluidas en un formato de comedia teen, sin llegar a ser comedia teen de verdad. Para mí, las mejores comedias teen están firmadas por el guionista y director John Hughes. Y de entre ellas hay que destacar “La chica de rosa” y “El club del desayuno”, ésta última no sólo escrita por Hughes sino también dirigida por él.

El esquema básico de una comedia teen es muy sencillo. Buen chico impopular enamorado de chica popular. Patéticos intentos del buen chico impopular por llamar la atención de la chica popular, ayudado por sus dos amigos, el salido y el empollón. Chica popular cansada de su novio, chico popular abusón que le hace la vida imposible al buen chico impopular. El clímax siempre es una fiesta al término de la cual el buen chico impopular acaba con la chica popular, que resulta ser sensata y lista.

Está claro que las comedias teen nos gustan porque nos sentimos identificados con el buen chico impopular.

En “Supersalidos” se quiebra esta fórmula. No voy a revelar nada. Sólo diré que la troika formada por buen chico impopular, empollón y salido encuentra más cosas de las esperadas al final de la película.Y que no existe el chico popular abusón.

Hay que verla.




Buen chico impopular, salido y empollón.

martes, 6 de noviembre de 2007

Como el ajo


Otra vez tengo que hablar del maestro Jardiel.

Esta mañana, hace unos minutos, he ido a un bar a tomarne un cafelito y a leer la prensa, como hago siempre. De forma accidental he leído lo que ponía en el sobre de azúcar. Era una frase de Enrique Jardiel Poncela. Os podéis imaginar mi sorpresa. La sentencia era la siguiente:

"Los hombres que no tienen nada importante que decir,
hablan a gritos".

Y yo me acordé de un individuo llamado Federico.

sábado, 3 de noviembre de 2007

He vuelto

Pensaba que no iba a volver a hacer televisión musical en RTVE.

Me equivocaba.

Estaba convencido de que no tenía ninguna posibilidad de regresar.

Me equivocaba.

Creía que si me lo proponían iba a decir que no.

Me equivocaba.

Este es el punto de partida para lograr algo más grande.

¿Me equivoco?




miércoles, 31 de octubre de 2007

Escatología

Copio y pego del diccionario de la Rae.

escatología1.

(Del gr. ἔσχατος, último, y -logía).

1. f. Conjunto de creencias y doctrinas referentes a la vida de ultratumba.




escatología2.

(Del gr. σκῶρ, σκατός, excremento, y -logía).

1. f. Tratado de cosas excrementicias.

2. f. Cualidad de escatológico2.





====================================================================


Sí, es correcto. Dentro de la escatología están todas las religiones, especialmente la católica, siempre tan afecta a la necrofilia gore. Yo, hoy, voy a escribir sobre el otro aspecto de la palabra, el excremental.

No entiendo a la gente que no puede defecar en lugares públicos. Vale, nuestra sociedad dice que nuestro cuarto de baño es nuestro "trono". ¿Eso puede indicar que si cagamos en un váter ajeno perdemos nuestro reino? ¿Tiene que ver con aquello tan atávico de marcar territorio, nuestro territorio?

Amigos, yo me he liberado de esa prisión. Doy lo mejor de mi mismo siempre que me apetece y donde sea. Recuerdo que rompí las cadenas de mi condición animal en la Facultad de Derecho. Durante mi periodo de leve estudiante de Leyes me pasaba muchas horas en el bar. Esas horas en el bar me llevaron a tener que visitar el excusado en multitud de ocasiones, para hacer cosas que nadie puede hacer por mí (la otra cosa que nadie puede hacer por mí es ser feliz). Al principio me daba un poco de palo, pero un semestre después la cosa era lo más natural del mundo. Aquello salía, con comodidad y sin bruscas estridencias.

Este es mi consejo de hoy: Cagad en todas partes. Sólo aseguraros de poder limpiaros el culo y de tomaros vuestro tiempo. Eso sí, ni lo intentéis en los servicios de la Estación de Atocha, porque ese espacio pertenece a otra dimensión, ya hablaré de ésto otro día.

¡Ah!, y también se permite "cagarla", que no es, exactamente, lo mismo.

Para terminar, citaremos a uno de nuestros clásicos, Quevedo. El hombre era un poco facha ("miré los muros de la patria mía"), pero nos puede servir para abrochar esta entrada, y además para dotarla de cierto peso culterano.

"No hay placer más descansado,
que el de después de haber cagado"

lunes, 29 de octubre de 2007

El "pesao" de Belfast

Es inevitable. Cuando hay consenso generalizado, cuando todo el mundo parece estar de acuerdo, una lucecita se me enciende en la cabeza. Me ocurre que siento impulsos claros de oponerme a esa idea canonizada. Es visceral. No siempre es así, pero me pasa muchas veces. Lo de Van Morrison es un ejemplo muy claro.

No conozco a nadie al que no le guste Van Morrison. A unos les gusta mucho y a otros, un poco menos. Todo el mundo, además, parace dar por hecho que a mí me gusta también. "Supongo que Van Morrison es uno de tus favoritos, ¿no?" me dicen muy a menudo. Casi siempre respondo de manera evasiva, porque no me apetece montar una discusión de manera gratuita (Nota: La de veces que miro para otro lado cuando a mi alrdedor se dicen cosas sobre las que no estoy de acuerdo en absoluto...).

Si escucho más de 3 canciones seguidas de Van Morrison me entra dolor de cabeza. Lo siento, es así. De verdad que a mí me gustaría que fuera de otra manera, pero es así. Hay depravados a los que no les gustan el jamón ni el gazpacho y, los pobres, no tienen la culpa. Cada uno es como es y a mí Van Morrison me hace aumentar mi consumo de aspirinas. Pero todo hay que decirlo, el disco "Moondance", y canciones como "Brown-eyed girl" o "Bright side of the road" me gustan bastante, pero siempre en pequeñas dosis. Acepto algo más su etapa en Them con "Gloria" y "Baby, please don't go", circunstancia achacable a mi tendencia innata al rock de garaje.

Y me cae mal. Veo su aspecto actual y sólo siento repugnancia. Hay gente con malas pulgas a los que idolatro (Fernando Fernán Gómez, por ejemplo), pero no a este sujeto.

Ya está, por escrito queda.



Es cierto que es una obra maestra.




domingo, 28 de octubre de 2007

Es-tu-dian-tes

Hacía milenios que no iba a ver al Estu. Ayer me dejé caer por el Telefónica Arena para asistir en directo a un interesante Estudiantes-Pamesa. Hubo cosas que no han cambiado desde la última vez que fui. Entramos poco antes del descanso, con un par de copas encima y varias latas de cerveza escondidas en nuestros pantalones. Y depués del partido seguimos privando y privando...

Hubo, también, cosas que sí han cambiado. Estudiantes siempre fue un equipo identificado con su afición, la bendita Demencia. La conexión era tan clara que muchos jugadores de la primera plantilla habían sido antes dementes que deportistas profesionales. Eso debe ser algo casi inédito en el mundo de la competición deportiva a este nivel. Como también lo es el grito de guerra más emocionante de la Demencia: "Somos un equipo de patio de colegio".

La consecuencia de eso es que Estudiantes siempre ha presentado equipos con un alto espíritu de lucha y un gran sentido colectivo. Cuando a esa base se le ha añadido talento, el resultado ha sido espectacular. El Estudantes actual no tiene nada de eso. Ayer defendieron como madres en el último cuarto y dejaron escapar un partido que los Pedro Rodríguez, Vicente Gil o Carlitos Jiménez hubieran ganado. Sufriendo mucho, eso sí, pero lo hubieran ganado. Los de ahora perdieron sin sufrir. Esa es la clave. No son ni guerrilleros ni finos estilistas. Son del montón.

Estos eran otros tiempos. ¿Volverán?


jueves, 25 de octubre de 2007

El último día sobre la Tierra

Es imposible no sentir ganas de vivir viendo clips como éste. O éste otro. El autor de estas canciones es Ben Lee, un australiano afincado en California del que ya he hablado en este bloj con anterioridad. Su último disco, "Ripe", me ha producido dos placenteras sensaciones.

1. Ha despertado esa parte de mi a la que le gustaría vivir en un casa de una sola planta a escasos metros del mar. En un lugar poco frecuentado de Venice Beach o Santa Monica. En esa casa sólo habría una habitación enorme, a modo de salón, con un buen equipo de música, una cocina, un baño y una habitación chiquita, que sería mi dormitorio. Viviría en shorts y mangas de camisa y tendría aparcado en el exterior un coche pequeño, divertido y de bajo consumo. Responsabilidades, pocas. Sólo las agradables.

2. Me ha reafirmado en que "si hay que ir se va, pero ir por ir, es tontería". O sea, que si me quieres, tienes que quererme como si hoy fuera el fin del mundo.

martes, 16 de octubre de 2007

Raro

"Raro,
no digo diferente,
digo raro"
Lo más lejos, a tu lado
Fito y los Fitipaldis

Mucha gente de mi entorno me envidia. O por lo menos, dice que me envidia. Parece que lo que más les gusta de mi vida es el alto porcentaje de provisionalidad que hay en ella. Estoy seguro de que eso es lo que se creen. Si tuvieran que soportar la incertidumbre que comporta mi estilo de mi vida no lo llevarían bien. Yo mismo no lo llevo bien, para qué engañarnos. Y no hablamos de la soledad porque luego te vienen y te dicen que solos estamos todos. Pero en mi vida no sólo hay incertidumbre, también hay soledad. De la metafísica y de la física, de las dos.

Ya he dicho que no lo llevo bien. Pero intento quejarme poco. Donde estoy ahora es el resultado de múltiples factores, algunos derivados de elecciones que he he hecho libremente.

Y ahora estoy raro. Raro para los demás, seguramente, y raro para mí. No tengo respuestas porque no sé qué preguntas hacerme. Diría que quiero volver a la rutina, aunque cuando mis días eran iguales no podía soportarlo. O que quiero dejar de estar solo, por lo menos físicamente. Lo que pasa es que no deseo compañía a cualquier precio.

Sí. Raro. No diferente. No triste. No feliz. No pesimista. No mal. No bien.

Raro.

La Manu

Era la perfecta encarnación del concepto de "Lolita" nacido de la novela y de la película. Cuando la conocí ella tenía muy pocos años. Ya era actriz, aunque apenas había hecho nada en el ámbito profesional. A primera vista, le faltaban un par de hervores, pero no era cierto. Era el último otoño del siglo XX.

Yo trabajaba por primera vez con un presentador de TV. Hasta entonces había currado sólo en la radio y el ambiente de cámaras, platós y monitores era algo extraño para mí. Había un punto de cierta fascinación, además. Para ella también era la primera vez. Creo que nos fue bastante bien, considerando las circunstancias.

La Manu es muy generosa. Recuerdo que rodamos un especial, que consistía en pasarse un día entero con Dover, en el que tuvo que arrastrar un problema estomacal especialmente virulento. No sólo sacó el trabajo adelante, sino que trató, como hacía siempre, de que el ambiente fuera bueno.

Está un poco loca. Desde que dejé Sogecable no he vuelto a verla. Sin embargo, me llamó hace unos meses sólo para preguntarme qué grupo era ese del que yo decía que era "fundamental para entender el tecno pop". Yo no me acordaba pero, por lo visto, cuando ambos empezamos en esto de la tele no paraba de citar esa frase.

Todo el mundo se enamora de ella. En 2002 viajamos a Nueva York para hacerle una entrevista a Bon Jovi. La recepcionista del hotel no paraba de repetirme que "she is the cuttest thing ever". Y nadie se enfadaba cuando fumaba en sitios públicos, algo que hizo constantemente en aquel viaje.

Manuela Velasco ha ganado el Premio a la Mejor Interpretación Femenina en el Festival de Sitges. Esta es mi manera de felicitarla.



La perfecta sonrisa


sábado, 6 de octubre de 2007

Flyers (u hojas volanderas)

El jueves estuve repartiendo flyers (u hojas volanderas) del festival Ciudad Mad In a la salida del concierto de Los Delinqüentes en La Riviera. El que lo organiza, amigo de un amigo mío, no se fía y está haciendo el trabajo personalmente. Bajo la lluvia, le eché un cable.

Todo empezó en Parrondo, agradable sidrería asturiana del centro de Madrid, donde dimos cuenta de una botella de sidra, un bollo preñao, unas mollejas y una ración (generosa) de lacón con cachelos. Dejamos unos flyers (u hojas volanderas) allí, algo absurdo.

En el camino a La Riviera el amigo de mi amigo nos dijo que había un problemilla. Mi amigo le preguntó que qué hacían y él contestó: "Menos cortarse las venas, cualquier cosa". Grandes risas.

El trabajo resultó menos penoso de lo que yo pensaba. Todo terminó en 5 minutos y no hubo ningún momento de tensión. Lo único que me pareció raro es que los chicos no me cogían casi nunca los flyers (u hojas volanderas). Sólo hubo un leve inconveniente. Se nos rompió una caja y varios cientos de flyers (u hojas volanderas) se fueron al suelo mojado. Grandes risas, de nuevo.

Luego nos dio por repartir las que quedaban por el centro. Desde el coche, causando cierta confusión entre los viandantes, repartimos algunas. Después paseamos por una desértica Gran Vía. Nos encontramos con un mod al que mi amigo le tendió un flyer (u hoja volandera). Lo rechazó. Yo le dije: "pero, coño, ese no es el target que buscamos". Y él me contestó: "Ya lo sé, era sólo por molestar".

El amigo de mi amigo nos llevó al Moloko, uno de los garitos que, para mí, forman parte del Grand Slam de bares de Madrid. El dueño es amigo del amigo de mi amigo. Se conocen desde los tiempos del Specka, legendaria discoteca sita en la calle Orense, donde, a finales de los 80, se fraguó una escena electrónica autóctona y lamentablemte olvidada. El dueño del Moloko era el portero y el amigo de mi amigo, uno de los dj's residentes. 20 años después se siguen buscando la vida y siguen siendo colegas.

martes, 2 de octubre de 2007

5 cosas que se me dan muy mal pero me gustan mucho

Este bloj se está poniendo demasiado solemne, así que vamos a ver si nos podemos echar unas risas.

TOP 5

AVISO: Esta lista no está ordenada jerárquicamente.

1. El ping pong o tenis de mesa: Me divierte, me lo paso bien y siempre pierdo. No sé por qué.

2. El poker: Como se juega por dinero, y sólo por dinero, mi habitual templanza desaparece. Consecuencia: Mi toma de decisiones es alocada. Una vez perdí TODO mi capital en 20 minutos.

3. Hablar de mí: Es lo que más me gusta pero me sale fatal. O resulto un fantasma insufrible o un fantasma gracioso. La realidad es que soy la hostia y nadie parece darse cuenta. Ni siquiera aunque yo lo proclame a los 4 vientos.

4. Los sablazos: Siempre tengo la esperanza de no pagar la cuenta. Casi siempre soy el que más dinero pone "por no cambiar" o "por no hacer cálculos".

5. Las mujeres: Estaba cantado.


Hay muuuuuuuuuchas más cosas en las que no soy un experto, pero no me ponen tanto como las expuestas ahí arriba. Seguiré intentándolo.

El periodismo

No soy periodista de carrera, pero mi experiencia y mi vocación son muy superiores a las de muchos de los licenciados salidos de la Facultad de Ciencias de la Información. Arranqué con el programa que da nombre a este bloj un octubre de hace 14 años con la ilusión de convertirme en lo único en lo que he querido convertirme desde que tengo memoria. Algo que ya soy y que, de alguna manera, fui siempre.

Este verano he debutado en una revista como corrector, primero, y después como coordinador. Se trata de Grand Prix International. Es una publicación especializada en automovilismo deportivo y, más concretamente, en Fórmula 1. La verdad es que no estoy disfrutando, más bien todo lo contrario. Acepté porque pensaba, y lo sigo haciendo, que iba a ser transitorio. Uno de los sueños de mi vida está a punto de hacerse realidad, casi lo estoy tocando con la punta de los dedos, pero no termina de llegar. Hasta que no ocurra tengo que soportar la realidad actual, presidida por "tiempos por vuelta" y "poca carga aerodinámica". Tengo que explicarles a mis amigos si Alonso se va a Ferrari o no. Tengo que echar de menos el periodismo musical y observar cómo, si no pongo remedio rápidamente, me estoy desvinculando de la actualidad pop rock.

Me siento periodista. Me gusta entender lo que pasa y luego contarlo de la manera más sencilla posible. Creo que no lo hago mal. En el número de abril de la Revista 40 publiqué un reportaje sobre el canbio climático del que estoy muy orgulloso y que justifica el concepto que tengo de mi mismo.

En Grand Prix International no hago de periodista. Hago de vocero, la peor especie del columnista.

miércoles, 26 de septiembre de 2007

¿Nuestro periódico?

Nunca entendí por qué mi padre, un tipo de derechas, compraba El País y nunca, o casi nunca, el ABC o El Mundo. Quizá empecé a hacerlo en la campaña electoral para las Generales del 93, cuando muchas encuestas dieron que la IU de Anguita llegaría a los 30 diputados y que Aznar iba derrotar al PSOE de Felipe. El País, con Haro Tecglen a bordo, lideró la campaña del Voto Útil y al final González ganó sus últimas elecciones.

El País no es de izquierdas. Por estrategia ha ocupado un nicho que no le corresponde y hoy, más que nunca, lo estamos viendo. Pero es el periódico donde escribía Manuel Vázquez Montalbán y, de vez en cuando, Ignacio Ramonet. Por eso lo he seguido comprando. Bueno, por eso y porque no hay otro más afín a mi visión del mundo. De todas maneras, me he tenido que tapar la nariz muchas veces. Por ejemplo, con las columnas de Vargas Llosa.

Hoy ha nacido Público. Supuestamente, es representante de una "izquerda popular". Supuestamente, es mi periódico. Veremos si es así y si, siendo así, puede sobrevivir.

lunes, 24 de septiembre de 2007

La era del sincronismo

Llevamos viendo las mismas caras desde hace años. Llevamos escuchando las mismas músicas desde hace años. Llevamos vislumbrando los mismos futuros desde hace años. Nuestro tiempo es casi inédito en eso. Lo normal es que una canción, un estilo, un sabor o un lo que sea se identifiquen con determinada época. Pero no es eso lo que ocurre hoy, aquí y ahora.

- ¿Tiene importancia?
- Sí. Creo que sí.

La moda es lo que se pasa de moda. Pero también es más que eso. Es el reflejo de una personalidad, de un código, de una cosmovisión, de una idea del mundo. Por eso se pasa de moda, porque lo humano significa mutación. Cambio perpetuo. Contradecir el pasado para construir el futuro.

- Nuestra era no tiene personalidad, ¿es eso?
- Sí.
- Pues no me parece tan trascendente.
- Lo es. Y mucho.

Dicen los cristianos que el fin del mundo es cuando todos los tiempos coinciden a la vez. Es decir, cuando ya hemos agotado todo el combustible. No quiero decir que estemos avistando el apocalipsis físico (ese es otro tema), pero sí que estamos entrando en una fase en la que, filosóficamente, estamos terminándonos como especie.

- Vale. Lo entiendo. ¿Qué podemos hacer para evitarlo?
- Yo me voy a tomar una birra, tu verás lo que haces... Chau.

jueves, 20 de septiembre de 2007

Así me siento yo

En mitad de ninguna parte.
Hacía mucho tiempo que mi vida no abrazababa la interinidad de una manera tan intensa. Apenas hay espacio para las certezas. En cambio, no veo más que promesas con visos de hacerse realidad y preguntas. Preguntas acerca de dónde voy a comer hoy y con quién o acerca de hacia dónde va mi proyecto vital. Promesas. Preguntas. Sensación de provisionalidad.

La cosa esa de los amigos,
esa historia desinteresada y noble, que no pide (demasiado) a cambio, que es tan sencilla que te hace ser generoso sin saber que lo eres, sin pasar facturas, eso que siempre está cuando ni siquiera sabes que lo necesitas.

Escribir, una terapia para respirar. Una manera de entenderse a sí mismo. Un reto.

Así me siento yo. De momento mal, pero bien.

miércoles, 12 de septiembre de 2007

A 5 segundos

En mi perfil aparece este lema:

"Hacer planes no trae felicidad sino frustración".

En los últimos tiempos me he dado cuenta de que no sigo ese consejo. Pensaba que no, que vivía según venían las cosas, pero lo cierto es que me paso el día haciendo planes. Y también deshaciéndolos.

Siempre he sabido que estamos a 5 segundos de la tragedia y a 5 segundos de la gloria y que por eso no vale la pena preguntarse acerca del futuro, ni siquiera el inmediato futuro. Mi conocimiento de este hecho era puramente intelectual. Ahora es mucho más que eso.

martes, 11 de septiembre de 2007

Adiós mamá

Siempre vuelvo a Jardiel.

Contaba el gran literato madrileño una cosa que me ha servido de mucho estos días. Lo encontré, hace tiempo, en uno de sus prólogos (o quizá en uno de aquellos textos en los explicaba las circunstancias en las que había escrito alguna de sus obras de teatro). Jardiel estaba en una situación límite y no era capaz de escribir una sola línea. Y decidió hacer algo al respecto. Se dirigió al cementerio, a la tumba en la que descansaban los restos de su madre, en busca de inspiración. Era "su muerta". Siempre que lo hacía, salía reconfortado y con nuevas fuerzas para afrontar todo tipo de desafíos.

Ahora yo también tengo a "mi muerta". Hace dos semanas mi madre nos dejaba de manera inesperada. Lo he pasado fatal y sé que el hueco que ha dejado en mí, y que no noto físicamente en el centro de mi pecho, no se cerrará jamás.

Pero estoy mejor, porque ya puedo proclamar a los cuatro vientos que mi madre siempre fue guapa, siempre tuvo buena salud, fue querida por mucha gente y quiso a muchos más de los que la quisieron, y siempre se estaba cagando de risa.

La primera persona que me dio un libro de Enrique Jardiel Poncela fue mi madre.

Adiós mamá, siempre estarás en mi corazón y siempre que sea feliz lo compartiré contigo, aunque no sé de qué manera.

miércoles, 22 de agosto de 2007

"I want my..."

Un amable lector polemizó conmigo en la entrada titulada "Las Lolitas de los años 80". Según él, la música estaba dominada por la MTV y por lo que sonaba en la MTV. Yo le traté de explicar que la MTV tiene un impacto sociológico superior al que tenía en los 80, pero ya no influía nada en el mercado de la música propiamente dicho. Pero no parece que lograra convencerle. Creo que el origen de ese error está en que en España no se sabe lo que es la MTV, entre otras cosas porque siempre ha fracasado aquí y porque nadie sabe qué es hoy y qué ha sido.

Como es público y notorio, la MTV inició sus emisiones el 1 de agosto de 1981 con la emisión del vídeo de The Buggles "Video killed the radio star". En esa época la programación era una rotación de vídeo clips introducidos por presentadores, llamados para la ocasión VJ's (o sea, video jockeys, haciendo una facilona analogía con la expresión "disc jockeys"). Esta etapa duró hasta 1987, año en el que empezaron a meter programas, todavía con un alto contenido musical. Un poco antes, el éxito de Madonna y Michael Jackson en la MTV había cambiado para siempre el mercado. En ese momento, si no tenías un vídeo en la MTV, no existías, por lo menos en Estados Unidos.

A principios de los 90 la MTV empezó a incluir en su parrilla contenidos no estrictamente musicales como reality shows y series de dibujos animados ("Beavis and Butt-Head", "Daria"). Hacia 1997, el público y las compañías discográficas empezaron a quejarse, en la Music TeleVision ya casi no se emitían videoclips. En la actualidad, en el año 2007, es casi imposible ver un videoclip en la MTV, ni siquiera en la agonizante MTV España. Ya no prescribe gustos musicales, sino que marca modas y modos en la vida de los adolescentes. Y eso, como me ha explicado varias veces Bargueño, es debido a que el videoclip es un formato antiguo, que ya no ayuda a vender discos, por lo menos no en la medida que lo hacía 20 años atrás. Añado, además, que esto va en paralelo a la decadencia imparable de ese aparato del siglo XX que es la televisión.

Lo que ya es curioso de cojones es que en España el videoclip no ha terminado nunca de llegar y ya se ha ido. Igual que la MTV.

jueves, 16 de agosto de 2007

Elvis

Llevaba muchos días pensando en esta entrada. Iba a decir que Elvis está vivo, pero sólo en nuestros corazones, y todo ese tipo de cosas. Lo iba a escribir hace como un mes cuando revisité el DVD "Elvis aloha from Hawaii" y una vez más caí rendido ante la voz grave de ese camionero de Tupelo que se llamó Elvis Aaron Presley. En el último momento decidí esperar a este día, 16 de agosto de 2007, fecha en la que se cumplen 30 años de su salida de este valle de lágrimas. Pero todo el mundo ha optado por mandar este mismo mensaje, así que no tengo más remedio que hablar de mí, (una vez más).

Hace 10 años, en el verano de 1997, se cumplieron 20 años de la muerte de Elvis. Esa fue, sin lugar a la menor duda, la peor época de mi vida. Embarcado en una relación sin sentido, con un futuro laboral en entredicho y un presente económico acuciante. Los momentos malos fueron muchos durante los meses de junio, julio, agosto y septiembre de hace ahora una década.

Un día me hice con un cofre de 4 CD's llamado "Elvis Presley: Platinum. A life in music". Era un recopilatorio extraño formado a partes iguales por rarezas y grandes éxitos. No debía ser muy caro porque me lo compré sin pestañear.

Poco tiempo después, una noche de domingo, me encontraba en el hueco de una soledad profunda escuchando el programa "Los toros" de la SER. Serían las 2 de la madrugada cuando decidí coger el coche y dirigirme al aeropuerto. En el trayecto de ida o de vuelta, no lo recuerdo muy bien, sonó "So lonely" de The Police en la radio.

Cuando regresé a casa eran más de las 4 de la mañana. No tenía sueño ni sabía qué podía hacer. Decidí ponerme el cofre de Elvis. Unos segundos después el sinsentido cáotico que era mi vida se convirtió en armonía. Miré por la ventana y la noche ya no era tan negra.

O sea que sí, que Elvis está vivo, pero sólo en nuestros corazones. No se me ocurre otra cosa que decir.

La sonrisa del rock




miércoles, 15 de agosto de 2007

El final del camino

En enero de 1993 pisé por vez primera una radio libre. Lo hice para colaborar en "Otras músicas", un programa que se venía emitiendo en Radio Vallekas desde septiembre del año anterior. Recuerdo que lo primero que pinché aquel día fue "Boom boom" de John Lee Hooker, aún no sé muy bien por qué. Unos meses después, después de haber hecho un par de sustituciones en "Otras músicas", arranqué "Menosprecio de corte y alabanza de aldea" junto a mi amigo Borja. Él asumió el papel de C. Crápula y yo el de Kaiser A. Bandini. Los dos gastábamos melena y arrogancia. En febrero de 1994 salió un artículo de Ricardo Cantalapiedra cuyo título era "Radio de extrarradio" y era un retrato de cómo hacíamos "Menosprecio..." Borja y un servidor.

Un par de años después, Radio Vallekas entró en su enésima crisis institucional. La Junta Directiva había dimitido en pleno. Los veinteañeros de la emisora nada habíamos tenido que ver y nada sabíamos de la pelea que había llevado a la radio a esa situación. Quizá por eso, a algunos se nos ofreció entrar en la Junta Directiva que iba a acometer la renovación. El que tomó esa decisión pensó que íbamos a ser más manejables de lo que resultamos ser. Había una agenda oculta para tratar de introducir la publicidad en las radios libres madrileñas de la que formaban parte Radio Vallekas y Radio Enlace. Borja y yo lideramos la oposición a esos planes y nos encontramos de manera natural y en el mismo bando con el gran Javi Metalkas, compañero de fatigas desde entonces.

Al final, pudimos parar esos planes, sobre todo porque eran muy insensatos, pero el desgaste había sido brutal y "Menosprecio..." dejó de emitirse" en julio del año 1999. Metalkas lo dejó en septiembre. Como teníamos, sobre todo yo, un mono terrible de hacer radio, Borja y yo reflotamos el programa en Radio Carcoma en noviembre del 99, pero en marzo de 2000 lo dejamos otra vez. Esta vez la razón fue más personal que filosófica. A finales de 2000 yo volví a Radio Vallekas a hacer un programa llamado "1800 segundos". Ese fue uno de mis errores más graves, que quedó subsanado en septiembre de 2001 (sí, una coincidencia) cuando dejé para siempre de hacer radio en aquella funesta emisora. En febrero de 2002 traje de nuevo a la vida "Menosprecio..." en Radio Utopía, de nuevo con Borja en el barco y gracias al consejo de Metlakas que ya esaba allí. Pero al mes Borja lo dejó y yo decidí continuar.

Los primeros años en Utopía fueron fáciles, sin apenas tensiones. Pero en el verano de 2004 hubo una enorme crisis que casi hace desaparecer la radio y desde entonces mi implicación, mano a mano con el Metalkas, ha sido muy intensa. Especialmente este último año ha sido muy duro. Y con 37 castañas hay que tener otro tipo de preocupaciones.

El 29 de julio decidí dejar Radio Utopía y acabar con la versión radiofónica de "Menosprecio..." Todos los párrafos anteriores son un lastre demasiado pesado para mí, así que debía hacer algo al respecto. He llegado al final de mi camino en la radio libre. El lunes entregué la chapa y la pistola de manera oficial.

Un nuevo día amanece...




"This is the end,
my only friend,
the end"




domingo, 12 de agosto de 2007

Mi primer terremoto

Esta mañana me ha despertado una sacudida. He notado cómo se movía la cama durante unos segundos y me he levantado con cierta rapidez. Pensaba que era el viento, pero no hacía nada de aire. Luego he olvidado el asunto (y el móvil en mi casa).

Hace un rato me he enterado de que era esto.

Una semana en moto

El viernes entregué la pepemoto (ver foto abajo) con la que estuve dando vueltas por Madrid 7 días. La verdad es que es divertido eso de ir en moto, meterte entre los coches, llegar a los sitios en un santiamén y aparcar siempre en la puerta. Pero, para alguien como yo, tener moto sólo puedo calificarlo como una frivolidad.

A mí me la suda tardar mucho en llegar a los sitios y, como me conozco Madrid como la palma de mi mano, nunca tardo demasiado en aparcar si me desplazo en automóvil. En moto estás demasiado expuesto al tiempo y es muy fácil mancharte. Lo del casco es un coñazo y no me quedo muy tranquilo dejando la moto en la calle (voy a confesar un secreto: yo, en mi adolescencia, sabía cómo robar ciclomotores).

En realidad, hay dos cosas que me joden mucho más.

1. El concepto "scooter", y sobre todo el concepto de "scooter" de más de 125 cc. Me parece como los coches automáticos y el fútbol del Atleti, un canto a la mediocridad.

2. En una moto no puedes escuchar música, ni charlar con el pasajero.


Divertido, únicamente divertido.

jueves, 9 de agosto de 2007

Piano solo

El conocimiento de uno mismo viene de la experiencia empírica. Y está distorsionado por la imagen que tenemos de nosotros mismos, que es como la imagen que deseamos tener. Por lo tanto, muchas veces, la experiencia contradice esa imagen y llegamos a momentos de lucidez. Le pasó a un amigo mío hace unos cuantos años. Salía de ver "El séptimo sello" en la Filmo y se dijo a sí mismo, mientras se tomaba un café: "Afróntalo, Bergman te aburre".

En esos momentos sueles experimentar una sensación agridulce. La pura contemplación de la Verdad Desnuda suele ser muy gozosa, pero la decepción de haber defraudado tus propias expectativas también es profunda. Sin embargo, a la larga prevalece la primera de las opciones y la consecuencia final es que la mejor manera de tomarte en serio en no tomarte en serio.

No, no voy a relatar ninguna caída del caballo. Ni siquiera haré una glosa de alguna de las muchas veces en las que no doy la talla. Este bloj está lleno de ese tipo de incidentes.

Caía la noche de lunes en Madrid y no tenía un plan claro a mano. Decidí ir al cine, a la Plaza de los Cubos, y verme alguna peliculilla en los Renoir, en los Princesa, en los Renoir Princesa o en los Alphaville. Por azar (y por el cartel y un trailer que había visto) me metí en la sala donde exhibían "Cuatro minutos". No esperaba nada especial, pero lo cierto es que salí emocionado del cine. Y, tomándome un cafelito, me dije a mí mismo dos cosas: "Afróntalo, te gustan las chicas alemanas" y "Afróntalo, te gusta el piano solo más que a un tonto un reloj".


Catedralicio.


miércoles, 8 de agosto de 2007

Las maquinitas

Tengo un recuerdo más o menos nítido de la primera vez que jugué a "las moscas", el mítico videojuego más conocido como "Galaxian". Fue en un bar de Nerja, a finales de los 70. Mi memoria registra de aquello, sobre todo, el sonido y los colores.

Mi personalidad tiende a ser compulsiva. La primera vez que di pruebas de ello fue cuando descubrí el mundo de las "salas de máquinas". Me gastaba el 100% de mi exiguo presupuesto en aquellos establecimientos. Para mí era algo nuevo y emocionante. Lo más curioso es que lo sigue siendo. Creo que es lo único que no he dejado de hacer nunca.

Hace un mes y pico cerraron los Multicines Canciller, que estaban a unos 10 minutos a pie de mi casa. Estaban en el local donde se localizaba El Canci, mítica discoteca/bar/sala de conciertos y uno de los santuarios heavy de esta ciudad. Ahora ya no queda nada. El cine de barrio ha desaparecido casi por completo. Es el signo de los tiempos. Y también ha desaparecido la "sala de máquinas" del barrio, fagocitada por la videoconsolas. De alguna manera, estos cambios certifican una mutación de la geografía urbana pero, también, una modificación sustancial de nuestro estilo de vida.

Al lado de la Cafetería Galaxia (donde se reunian los golpistas del 23-f), en Moncloa, había una sala de máquinas. Ahora es una "sala de juegos", infestada de tragaperras y ruletas digitales, y la Cafetería Galaxia ahora se llama Cafetería Van Gogh.

Afortunadamente, a unos 15 minutos a pie de mi casa, en los aledaños de la calle Alcalá todavía sobrevive una "sala de máquinas" de barrio. Y muy cerca de ella una tienda de discos de barrio, Discos Loner, ya glosada por djflow, y un garito de barrio, el Blue Velvet.

¿Por cuánto tiempo?

Retales de mi vida, fotos a contraluz.





lunes, 6 de agosto de 2007

Las "Lolitas" de los años 80

Una vez más voy a hablar de tías en este bloj. Esta mañana he estado curioseando algunos vídeos de Martika, Tiffany y Debbie Gibson, las lolitas pop de cuando los 80 agonizaban. Y la verdad es que no hay color con respecto a las lolitas pop de cuando el siglo XX agonizaba. Salvo, quizá, Martika, no vestían como las de ahora, que parece obligatorio ir al baño a hacerse una papichuela después de ver uno de sus vídeos. Pero como yo soy un degenarado a mí me pone muchísimo más el rollo inocente y cuasivirginal de las lolitas pop de cuando los 80 agonizaban. (No en vano estaba obsesionado con Tiffany, la más monjil de las 3).

Todas ellas tienen dos primeros discos buenos y exitosos. Todas ellas cantaban muy bien y tenían bastante talento. Entonces, ¿por qué desaparecieron del mapa hacia 1992? ¿Por qué duraron mucho menos que lo que están durando Britney y Christina? Quizá porque la industria de la música sufrió su última gran trasnformación por aquella época (el grunge y el brit pop estaban a la vuelta de la esquina) y quizá porque sólo hicieron discos, no había posibilidad de montar escándalos à la Britney.

De las tres la mejor era Debbie Gibson. A los 13 años compuso "Foolish beat", a los 18 consiguió con ese tema ser la artista más joven en componer, producir e interpretar un single Nº1 absoluto en el Billboard.

Aquí vemos a Debbie interpretar "Foolish beat" en directo.

EDICIÓN (8-08-07): No me cabe duda de que es la mejor de todas. La chavala tocó en el CBGB junto a los Circle Jerks. Se puede ver aquí. ¡Sensacional!

miércoles, 1 de agosto de 2007

La especie dominante

Juro que pasó más o menos de esta manera. Bajaba yo, un tanto apurado, por Preciados. A la altura del Supermercado de Ocio que se encuentra en esa calle, una chavala bastante mona me abordó. Era de ADENA, creo.

CHAVALA BASTANTE MONA: ¿Sabes lo malos que somos con los animales?
VENCIDO: Sí, lo sé.
CHAVALA BASTANTE MONA: Pues no tienes por qué quedarte parado, puedes ayudar a que el mundo sea un poco mejor y tal...
VENCIDO: (Sonrisa) No, mira, es que me da lo mismo.
CHAVALA BASTANTE MONA: (También sonriendo, pero sin entender ni papa). ¿Qué?

Ya llevábamos recorridos unos 30 metros, porque yo no me paré. (Por cierto, este es un truco que usa Clint Eastwood)

VENCIDO: (Una sonrisa más amplia) Mira, es que somos la especie dominante, no sé si me gusta o me es indiferente, pero el hecho es que el hombre es la especie dominante y hemos llegado a este nivel de evolución precisamente por ello. Nivel de evolución que no sé si me disgusta o me es indiferente, pero es el que es.
CHAVALA BASTANTE MONA: (Riendo también) No, pero hablemos, seguro que nos puedes ayudar.

Entonces me detuve. Desde el principio de la conversación hasta este momento habíamos hecho 100 metros, quizá más.

VENCIDO: Mira, llevo prisa, no me voy a hacer socio de nada. No pierdas el tiempo conmigo.

Ella volvió a mostrarme su sonrisa, esta vez resignada, y yo reemprendí la marcha.


Capaces de lo mejor y de lo peor.




lunes, 30 de julio de 2007

R&R

Son las 7 y pico de la tarde de un lunes y estoy un poco piripi. No lo suficiente como para ir al baño a vomitar pero sí como para poder escribir una entrada en el bloj. Debería ser una situación perfecta, tendría que ser capaz de escribir algo emocionante, algo que transpirara y sangrara. No es el caso. A pesar de que en mi vida hay muchos motivos para transpirar y sangrar.

Tengo que recurrir a Bach, el creador de la belleza objetiva, para expresar lo que me está pasando por la cabeza.

Está permitido emocionarse si pinchas este enlace. Y este. Y este otro.

Da lo mismo que una tormenta de azar injusto golpee tu ventana. Da lo mismo que el ser humano sea cruel y despiadado. Si tu corazón puede ser conmovido, aún hay esperanza. Y si hay esperanza, hay vida.

Vida, lo único que tenemos.

viernes, 27 de julio de 2007

Historia que se repite/El eterno retorno/Contra la pared

Lo que más me jode, con mucho, de la cosa esta de la existencia es que todo lo que pasará ya ha pasado. Rara vez hay sorpresas y, si las hay, no son agradables.

Si lo piensas bien, jode aún más que distintas actuaciones den los mismos, o parecidos, resultados. La vida no está regida por la matemática, o, por lo menos, la matemática euclidiana. En toda actividad humana, en sus relaciones causa-efecto, hay un importante componente de azar. Me imagino que la felicidad consiste en el grado de aceptación que tengas de esta idea. Ser consciente de que uno puede forzar muchas situaciones, pero que no suele servir para nada distinto a poder decirte a ti mismo que no tienes nada que reprocharte, que lo intentaste y que aquello no dio fruto.

Los antiguos griegos creían que la historia era una sucesión de ciclos que se repetían. Yo creo que la vida es una sucesión de hostias contra la misma pared que se repiten. Lo curioso es que ya no duelen mucho esas hostias. Simplemente, aburren.


Habrá que tirar la puta pared.



jueves, 26 de julio de 2007

"Barrio, barrio, que tenés el alma inquieta de un gorrión sentimental"

El tango inmortal que me ha ayudado a titular esta entrada es "Melodía de arrabal", y lo cantó Gardel. Y lo compuso también, junto a su amigo Alfredo Le Pera. Está claro, voy a hablar de barrios. O sea, de mi barrio.

Lo suelo decir con mucha frecuencia. "A este tío le falta barrio", "es un chico de barrio, le respeto". Eso de ser un chico de barrio tiene que ver con respetar una serie de normas, muy sencillas y muy básicas. Esas reglas suelen hacer hincapié en dos conceptos: Jerarquía y Respeto. Jerarquía que te ganas con tus actos y no con tus palabras y Respeto a quien se lo merezca, seas quien seas y vengas de donde vengas. Todo se resumía en un máxima sin excepciones: "Si no quieres que te toquen los cojones, no los toques tú".

Mi barrio ahora es un barrio pijo. Puede que en los 80, puede que en la primera mitad de los 80 también fuera así. Pero en mi barrio estaba, en aquella época, el Parque del Roto, base de operaciones de la violenta Panda del Moco. En mi barrio andaba merodeando El Rubio, un tipo supuestamentente peligroso, que tiraba de cheira a la mínima y que tenía "toda la cara de platino". Al Rubio le gustaba jugar al billar, pero era muy malo. Yo le ganaba siempre. A veces, cuando estaba por meter la negra, en mi cabeza rondaba la idea de dejarme ganar para evitar problemas. No lo hice nunca y El Rubio tampoco mostró ninguna actitud violenta conmigo. Seguro que El Rubio era un facineroso pero también era un chico de barrio. Si te comportabas de manera normal, no te iba a hacer nada. Aunque lo destrozaras al billar.

Hay muchas historias que contar del barrio. Las peleas de perros, los piques con las motos, las tardes de billar, las noches de billar, la irrupción de la cocaína, la aparición de la Heroína Fumada, o sea Los Chinos, los partidos de fútbol, el fin de semana en el que Ernesto se escapó de su casa, la semana en la que me desplazaba a los sitios en una moto robada, las largas conversaciones en el Parque de los 2 Bancos, las chicas (Mónica, H Hoffmann, Matilde, Beatriz, Mamen, etc,...), el futbolín del Andra Mari, El Cobacha, la costumbre de colarnos en las piscinas de los bloques de edificios colindantes por las noches, los caballitos del Vico, El Medi,... Y tantas y tantas cosas más como los jerseis Privata o los vaqueros grises, el pintor loco que se creía que los gorriones eran la policía secreta de la Guardia Civil, los yonquis del Marca, las Calles Numeradas, el kioskero idiota que quería "su parte del pastel". Paro, porque este párrafo ya ha dejado de tener interés para nadie que no sea yo.

Recuerdo el barrio con nostalgia mitificadora. Cuando veo que me estoy pasando, trato de acordarme de una cosa:

Mis dos mejores amigos cuando yo tenía quince años acabaron enganchados a la heroína y en la cárcel. A uno de ellos lo ví en el Festival de Monegros el año pasado. Seguía siendo un yonqui.

No cualquier tiempo pasado fue mejor.