jueves, 29 de junio de 2006

Dos chicas

Cuando trabajaba allí, mis ojos estaban acostumbrados a ver mujeres muy guapas. Ahora, que trabajo aquí, el nivel ha bajado muy bruscamente. Lo constato sólo a título informativo y para introducir el tema del que hoy quiero hablar: Las dos chicas con las que suelo interactuar antes de llegar al curro. Antes, ni me hubiera fijado en ellas pero en la actualidad no tengo más remedio.

La empleada de las gafitas que trabaja en la gasolinera

No sé si es rubia o castaña. Sólo sé que es sonriente y me atiende con rapidez y eficacia. Siempre que voy a la Repsol que está en Villalba, a comprar el periódico o a echar gasolina, deseo, sin excesivo fervor, que esté al otro lado del mostrador.

Lo que más me gusta son sus gafitas y su aspecto inocente.


La que me pone el café con leche en el bar

No siempre voy al bar donde está esa camarera. No me apetece ser un parroquiano habitual ni de ese ni de ningún otro establecimiento. Cuando pasas de cliente a amigo te tratan peor. Pero aún así me encanta ir a ese bar. Sólo por esa camarera rubia, bajita y con aspecto de eslava. Al principio, fantaseaba con su origen y su peripecia vital. Pero un día la oí hablar y me dí cuenta de que era más española y más madrileña que yo (cosa que no es difícil porque yo no soy ni español ni madrileño).

Hasta el pasado martes nuestros diálogos eran siempre así:

- Hola, buenos días, un café con leche cuando puedas, por favor.

- ¿La leche la quieres templada o caliente?

- Caliente.

Pero el martes hizo un comentario sobre mi barba y yo hice un chiste sobre mi calvicie. Me fui sin dejar propina, algo inhabitual en mí, y me dispuse a afrontar una nueva jornada laboral.

martes, 27 de junio de 2006

Let it go


Tiga me dijo, cuando le entrevisté en el pasado Sonar, que una buena sesión es aquella en la que consigues que el público baile, sude y se deje ir. De hecho, él utilizó la siguiente expresión:

"You dance, in a sweaty club, and you simply let it go"

Llevo varias días pensando que es cada día más chungo conseguir ese estado de gracia. En los últimos 15 años sólo recuerdo dos momentos de plenitud. Uno fue en un autobús que transitaba
por una carretera tinerfeña, una madrugada de la primavera del 92, y con "Dust in the wind" de Kansas por banda sonora. El otro acaeció en una playa 6 años después. Ambos instantes fueron efímeros. Y solitarios.

No creo que esa sensación esté muy lejos de la que te provoca una buena sesión de música de baile, como de alguna manera apuntaba Tiga. Preferentemente, compuesta por éxitos del sonido discoteca de los 70 . Si no tienes algo así a mano vale cualquier ritmo con muchos graves y/o estribillos ganadores y/o letras vitalistas. Con este menú, se logra que esos momentos se hagan más duraderos y siempre en compañía.

Tony Manero, una referencia vital ineludible

domingo, 25 de junio de 2006

Después de la tormenta

Con el indie español de los 90 tuve siempre una relación ambigüa Por un lado, era la música que por edad y por sitio me correspondía. Por el otro, los referentes que manejaba aquella escena me resultaban ajenos. Aún así, me dejé llevar por la euforia que Los Planetas desataron con "Super 8" además de convertirme en un entusiasra seguidor de los dos "sound" de aquella época, el Xixón y el Donosti.



De todo ello apenas queda nada. Eran niños pijos que no sentían la llamada de cambiar el mundo. Ni influyeron en la actitud, ni en la música, ni en el modelo de negocio. Fue un microcosmos de vida efímera que terminó ahogándose en su exclusividad provinciana. Pero también es cierto que lo mejores discos que se grabaron en aquella época fueron los de los indies. Casí diría que los únicos con dignidad artística de aquella edad oscura.

El sábado, en el escenario grande del Metro Rock tocaron Sexy Sadie. Debía ser la quinta o sexta vez que los veía y siempre me habían gustado. Ayer también disfruté pero además el show de los mallorquines me hizo cavilar. Ellos son de los pocos que han sobrevido al colapso del indie hispánico. Siguen sacando discos, siempre buenos, y siguen dando directos de sonido impecable e interpretaciones tan técnicas como apasionadas. Y ahora que ya no está de moda, siguen cantando en inglés.

Lo mejor de las tormentas es el olor a ozono que queda cuando escampa. Lo que ha quedado del indie de los 90 es Sexy Sadie y muy poco más.

jueves, 22 de junio de 2006

Me gusta el fútbol

Hoy se cumplen 20 años del gol de Maradona a los ingleses, el "gol de siglo". Pero en ese partido Diego metió otro gol, el de la "mano de dios". Como yo no me ando con melindres tengo que decir que uno de los dos me gusta mucho, pero mucho, más que el otro. De chaval puede que opinara como todo el mundo y pensara que el bonito era el "gol de siglo". Hoy pienso que Maradona fue en esa jugada un chupón, un "morfón" dirían en Argentina. Es una cursilada preferir esa muestra de arrogancia a la obra maestra del poder del pueblo.

Todas las revoluciones se han hecho metiendo goles con la mano. El que tenga algún problema ético, moral o religioso con eso es que no ha entendido nada. Si haces trampas es porque frente al poder pierdes jugando según las reglas.


Cabeza y puño

Respuestas

El 18 de enero de 2005 escribí esto en el bloj:

¿Por qué nunca miro el título de los capítulos de las novelas que leo, ni los epígrafes de los artículos, monografías o ensayos?.

// posted by Vencido @
1:19 AM 0 comments


Jamás respondí a esa pregunta. Hoy saldaré esa deuda conmigo mismo.

Nunca miro el título de los capítulos de las novelas que leo, ni los epígrafes de los artículos, monografías o ensayos por dos razones.

La primera que se me viene a la cabeza es que soy un vago. No es una solución demasiado convincente pero sí que da con algunas claves.

La segunda es que titular un texto es privarle de misterio. Y en mi esquema vital es imprescindible no saber qué viene a continuación. Acierto más veces cuando no me hago planteamientos a priori. Cuando no leo los títulos.

Pero quizá siga sin saber qué responder a la pregunta que formulé en enero del 05. Como tampoco sé por qué me pillo más pedos ahora que cuando tenía 20 años.

miércoles, 21 de junio de 2006

La edad de la inocencia

Ayer (¿cuántas entradas de esta bitácora empiezan con la palabra "ayer"?) recuperé mucha de la inocencia que el negocio de R&R me había arrebatado, pensaba yo, para siempre. Mi esencia es crédula pero el contacto con la realidad me ha provisto de un cierto cinismo que me sirve de defensa pero con el que no estoy nada cómodo. Me gusta creer todo lo que me dicen y que el chico se lleve a la chica al final de la peli.

Uno de los primeros mitos que se me cayó cuando me hice mayor fue el de la dignidad de la escena independiente española y/o mundial. Los que forman ese grupúsculo no son ni más ni menos honestos que cualquier otra persona. Nadie está llamado por la providencia para salvar al R&R. Y encima hay mucho charlatán barato de feria.

Pero también hay gente que se lo cree.

Uno de esos raros especímenes se llama Nano Ruiz, es el guitarrista de Habeas Corpus y el único responsable del sello Lengua Armada. Cuando entras en su casa ves que tiene una discoteca amplia y muy ecléctica. Sorprende mucho ver en sus baldas vinilos de Sam Cooke o de Jimi Tenor. Ya sólo por eso, te tienes que fiar de lo que te cuenta.

Lengua Armada exige a las tiendas que ninguno de sus discos cueste más de 9 euros. Sólo edita referencias de grupos en los que Nano cree, tanto a nivel personal como artístico. Es deficitaria, pero no lo suficiente como para tener que cerrar. Nano dice que mientras pueda permitirse seguir adelante con lo que gana en Habeas Corpus y haciendo otras cosillas, su sello no corre peligro de extinguirse.

Sí, Nano se lo cree. Y obra en consecuencia. Pero sobre todo es un tío encantador, un tío al que no le encontrarás en su actitud ni un gramo de simulación.

martes, 20 de junio de 2006

El peligro

No se ha destacado mucho, pero la gran aportación del tecno y el house en los 80 y 90 ha sido desterrar la egolatría del mundo de la música. El protagonismo fue pasando del artista al público, del periodismo a las pistas de baile. Las caras de los DJ's más famosos no decoran portadas ni vallas publicitarias. Jeff Mills, Richie Hawtin, Derrick May o John Acquaviva cobran más dinero por show que el 90% de las bandas de rock. Trabajan mucho más, tienen una aproximación intelectual a lo que hacen y construyen un discurso coherente. Pero no pierden la perspectiva y no dejan de tener claro que son sólo el medio para que la gente se divierta y baile. Y no le tienen miedo al corazón.

Hoy por hoy, la electrónica no forma parte de la industria tradicional del disco y, por lo tanto, sigue conservando sus virtudes. Pero se está creando una alternativa al mainstrean rock, sobre todo si combinamos la electrónica con el hip hop. Para cuando esa alternativa se haga dominante quizá nazcan los mismos defectos que más de 50 años de historia de R&R han mostrado.

Ése es el peligro. En el último Sonar he creído ver algunos signos que apuntan a ese futuro.


lunes, 19 de junio de 2006

Kamera

¿No habéis tenido la sensación de estar en un túnel y de no ver la salida? Llevo currando desde el lunes de la semana pasada y no pararé hasta el sábado que viene, bien entrada la madrugada. Y eso si no contamos el programa de radio como "trabajo", porque emito los domingos a las 17 horas.

La salida está muy lejos.

Pero ahora mismo estoy escuchando "Kamera" de Wilco y el trayecto se me está haciendo un poco más transitable, aunque sólo sea por un ratito.


Wilco - Kamera

I need a camera to my eye
To my eye, reminding
Which lies I have been hiding
which echoes belong

I've counted out days
to see how far
I've driven in the dark
with echoes in my heart

Phone my family, tell them I'm lost
on the sidewalk
and, no, it's not OK

I smashed a camera
I wanna know why
To my eye deciding
which lies i have been hiding
Which echoes belong
I'm counting on
a heart I know by heart
to walk me through this war
Memories distort

Phone my family, tell them I'm lost
on the sidewalk
and, no, it's not OK

I've counted out
and no one knows how far
I've driven in the dark
with echoes in my heart

Phone my family, tell them I'm lost
Yeah, I'm lost
and, no, it's not OK

Vencido el apóstata

Estoy hasta las narices del monoteísmo. Con este texto reivindico a los antiguos dioses, esos que tenían pasiones, defectos y virtudes. Esos que eran capaces de ser generosos y crueles, justos y caprichosos. Esos que celebraban la vida pero que no le temían a la muerte. Digo esto porque es curioso que la religión de los galileos da preponderancia a la vida eterna pero tienen con la muerte una relación de distancia, cuando no de abierto terror.

Cuando el mundo era politeísta existía tolerancia religiosa. Un romano llegaba a Egipto y aceptaba a las divinidades locales sin problemas. Pero un día a un emperador romano se le ocurrió cohesionar al Imperio con una sola religión, con un dios único. Para eso eligió la secta de los cristianos, una especie de reacción supuestamente progresista al judaísmo. Y ahí, justo ahí, empezó a correr la sangre.


Así que a partir de ahora haré sacrificios a Zeus y me fijaré en los augurios. Aunque para eso tendré que estudiar un poco a los clásicos, penitencia mucho más agradable que ir los domingos a misa para escuchar fascistadas a un cura.


miércoles, 14 de junio de 2006

Galería de imbéciles (y XX)

Y el último imbécil de la serie es...




Yo mismo. Mi afán de protagonismo
ya es absolutamente desmesurado.
NOTA: Por cierto, esta bitácora permanecerá cerrada hasta el lunes, más o menos, porque mañana mismo parto para Barcino a Sonar-me. Ya os contaré qué tal con el Hawtin y cía.

martes, 13 de junio de 2006

Mi top 10 "No le tengas miedo al corazón"

En "Bird", la excelente película de Clint Eastwood sobre la vida de Charlie Parker se produce una de las mejores defensas de la música popular y/o comercial y/0 hortera. Después de un pase en uno de esos locales tan cool de la calle 52, Charlie Parker se va de farra con su novia. Llegan a una especie de verbena donde unos músicos blancos están tocando las melodías más famosas y más azucaradas de los 40 y 50. La novia le dice a Charlie, mientras bailan agarrados, que la música que están oyendo es una mierda, que no tiene nada que ver con lo que él hace. Pero Charlie le responde, visiblemente emocionado y pasándoselo muy bien:

- No le tengas miedo al corazón.



TOP 10 NLTMAC


1. I wanna know what love is – Foreigner

2. Abrázame – Julio Iglesias

3. Missing you – John Waite

4. If I can’t have you – Ivonne Elliman

5. Didn’t we almost have it all? – Whitney Houston

6. Blue moon – The Marcels

7. I only have eyes for you – The Flamingos

8. El gato que está triste y azul – Roberto Carlos

9. Is this love? – Whitesnake

10. Smoke gets in your eyes – Platters

sábado, 10 de junio de 2006

El fajador

Alguien me dijo el otro día que conocía una persona que dice que los libros de autoayuda son libros de filosofía. Esta es una nueva prueba de que vivimos en una era decadente y poco atractiva. Un libro de autoyuda es como el consejo que te da una tía solterona cuando eres un niño y ella te está dando la paga. "No te metas en líos, Jose, y lávate los dientes tres veces al día".

Tampoco creo que el objetivo de un texto escrito por un filósofo sea que dejes de fumar, que adelgaces 20 kilos o que superes una ruptura sentimental. Todas esas cosas sólo pueden afrontarse con voluntad. Es posible que a alguna personalidad simple le basta con leerse un librito plagado de lugares comunes y, lo que es peor, de burdas concrecciones. No creo que sea mi caso.

"Así habló Zaratustra" de Niezstche, "White light, white heat" de la Velvet o incluso algo de Houllebecq (que no estoy seguro de que me guste) son obras que te agreden y te obligan a profundizar en tus dudas, el motor más fiable para alimentar tu voluntad. Pero estos son los efectos colaterales. La filosofía, o el arte, no tienen por qué servir para nada concreto. Al final, de maneras incomprensibles te pueden ayudar a resolver todos esos vulgares problemas de la sociedad moderna. Pero no siempre ocurre.

Quizá, y recalco quizá, en lugar de leerte esos tochos infumables perpetrados por verdaderos delincuentes haya otros medios más efectivos para autoayudarte. A mí, personalmente, me gusta inspirarme en lo que hicieron otros antes que yo. Por ejemplo, se pueden extraer lecciones muy valiosas de la carrera de Rocky Marciano. Este italoamericano de Brockton, Massachusets, es el único campeón mundial de boxeo de todos los tiempos que se ha retirado invicto. Nadie daba un duro por él, era pequeñito y no estaba entre los más poderosos de entre los pesos pesados de su época, los años 50 del siglo XX. Tampoco era un estilista. Su única arma fue una actitud intrépida y un poco suicida. Nunca un paso atrás. El resultado: 49 combates, 49 victorias, 43 antes del límite, 0 nulos y 0 derrotas.

jueves, 8 de junio de 2006

Close to me

Los garitos de Madrid tienen de madrugada la misma luz. Es como un poco neblinosa y bastante siniestra. Recuerdo que eso fue lo que más me impresionó cuando entré por primera vez en el "Visage", allá por mediados de los 80. En mi memoria ese acontecimiento está registrado como mi estreno en un sitio de "mayores". Todo el mundo estaba fumando porros

Esa misma fue la luz de la que disfruté hace algunos días, un viernes noche inesperadamente largo. En el "8 y medio". Al partir, antes de lo necesario y mucho después de lo conveniente, sonaba "Close to me". La perfecta banda sonora para ese momento y para ese lugar.



miércoles, 7 de junio de 2006

Galería de imbéciles (XIX)

Mark Knopfler, el mayor gilipollas al que he entrevistado
en mi puta vida. Y han sido 3 veces 3.
*La semana que viene, última entrega de la Galería de Imbéciles. Será una sorpresa. Stay tuned.

martes, 6 de junio de 2006

¡¡¡Feliz día de Slayer!!!

Como ha venido apuntando en las últimas semanas djflow en su bitácora hoy es el día de Slayer. Este humilde rinconcito también quiere sumarse a tan loable iniciativa. Uno de los conciertos más gozosos en los que he estado fue el de Slayer en la Cubierta de Leganés circa 1998.

Para celebrar este día quisiera recordar una anécdota acaecida una tarde de verano de 1999 en el local de Radio Vallekas sito en la calle Puerto del Milagro, en los aledaños del estadio del Rayo. Yo departía con el insigne Metalkas y con Juanito "Sospechoso", uno de los personajes más entrañables del dial madrileño de la radio libre. El tema del debate era la peligrosa deriva que Metalkas había iniciado unos años antes, abandonando la verdadera fe de los Maiden y cía por el Nuevo Testamento metalero.

Juanito "Sospechoso"es de la vieja escuela. Un buen tipo que llama a todo el mundo "follador" y que tiene un peculiar concepto de la salud. Cuando el médico le dijo, hace como 10 años, que moderara su consumo de alcohol, él tomó una decisión sorprendente. Siguió zumbámdose el mismo número de pelotazos de J&B pero mezclados con Coca Cola light en lugar de Coca Cola normal.

Imaginaros la escena. El Metalkas tratando de traer al presente a un refractario "Sospechoso", que adoptó una actitud desafiante. Metalkas citaba grandes bandas de metal que se habían preocupado por llevar más allá el legado de sus mayores tales como Rammstein, Fear Factory, Nine Inch Nails o Marilyn Manson. Pero el "Sospechoso" siempre respondía lo mismo.

- Todos éstos son "carnaza para Slayer".

Tanto Metalkas como yo nos quedamos sin respuestas ante un argumento tan contundente.

lunes, 5 de junio de 2006

Nuevos enlaces

Ya hace unos días que quería comentar algo acerca de algunos de los nuevos enlaces que he incorporado recientemente. Hoy es un buen día.

"Garajeros" gira en torno a los coches y a historias de alto pijerío. Allí podréis encontrar ingenio, motores y chasis legendarios, y fotos geniales.

"Empespesa" es una parodia, una sátira, que mucha gente se ha tragado. Su autora es una de las plumas más ilustres del periodismo rock and roll español de todos los tiempos.

"Manual inservible" es un bloj muy bien escrito. Es deliciosamente tragicómico y su responsable no se toma en serio a sí misma, inequívoco síntoma de inteligencia.

Que lo disfruten.

domingo, 4 de junio de 2006

El culo de la chica de Ipanema

El culo de la chica de Ipanema. El error 404. Soledad agridulce. Noches cortas y días largos.


La nostalgia es una mierda, una puta mierda. Puede proporcionarte algo de dulzura transitoria, que luego pagas. Otro de los daños colaterales del impulso nostálgico se produce en Amazon. El otro día se me ocurrió comprarme los discos de madurez de una reina del pop adolescente ochentero. Está tan mal que no está tan mal. Quiero decir que no me motiva ni para bien ni para mal. Como demasiadas cosas estos días. Me aburro en seguida de casi todo y muy rápidamente. Pierdo la atención con facilidad y de manera súbita.


El culo de la chica de Ipanema. El error 404. Soledad agridulce. Noches cortas y días largos.


La amistad no es una mierda. Puede ser muy amarga, como se refleja en la única canción de Ben Harper que me gusta, "Roses from my friends". No hay que dar nada por sentado. Algo que es común a todas las relaciones humanas. Nunca sabes cuándo te vas a ganar la pedrada ni por qué. Sólo sabes que no puede pasar mucho tiempo sin llevarte una hostia. Tengo la sensación de que me voy comer una dentro de poco. Ya me va tocando.


El culo de la chica de Ipanema. El error 404. Soledad agridulce. Noches cortas y días largos.


Ella se empeña en resultar huidiza. A lo mejor me he construido un sofisticado muro emocional entre mi vida y mis aspiraciones. ¿Cuando tenía 15 años imaginaba mi futuro tal como es mi presente? No me acuerdo. No quiero acordarme.

En esta entrada quería hablar del culo de la chica de Ipanema, del error 404, de la soledad agridulce y de las noches cortas y de los días largos. No sé si lo he conseguido, tal vez no importa.

jueves, 1 de junio de 2006

Everybody rules

Hacía tiempo que no me lo pasaba tan bien en un concierto. Ayer estuve en Moby Dick viendo a Mornigwood. La primera vez que supe de ellos me parecieron una más de entre las bandas que hacen revival en esta primera década del diglo XXI. Enterado de que eran de Nueva York, mi incomodidad con respecto a ellos aumentó.

Ahora, que soy fans irredento, pienso lo mismo. Exactamente lo mismo. Pero son tan listos y divertidos, tocan tan bien, suenan tan bien y tienen temas tan cojonudos como "The nth degree" y "Everybody rules" que todo lo demás pasa a un plano más alejado. Y además, están tan obsesionados con el sexo, como todas las personas de bien, que no puedes hacer más que quererlos.