Parón

Hoy paro. No voy a salir de casa. No voy a estudiar. Me derrumbaré delante de la tele cuando termine de escribir esta entrada.

La semana ha sido dura otra vez. Exigencias laborales y choques de ego. Noticias por confirmarse. Empeoramiento del tiempo, y no sólo el climático. Noches de insomnio. Problemillas de salud.

Esta semana he aprendido varias cosas. Una, que huyo del enfrentamiento. Bueno, eso ya lo sabía pero esta vez ha llegado a un extremo muy peligroso para mí. Una cosa es ser educado y amable. Otra muy distinta es ser gilipollas, pacato, pringao. Y lo que le pasa a los gilipollas es que se comen los marrones que no son suyos.

Es posible que mi vida esté a punto de cambiar. Está claro, no obstante, que estoy en un momento de tránsito, de crisis de mi antigua vida. En los próximos 20 ó 25 días voy a jugar varias finales. Por lo tanto, voy a necesitar las energías que hoy estoy guardando.


Lo mejor para las horas muertas

Comentarios

Malasombra ha dicho que…
Diga usted que sí. Al sofá con la mantita de lana. Suerte.
Pato ha dicho que…
parece usted un hospitalizado... cuidese mucho y si está bajo de moral no vaya usted a ver la de Isabel Coixet... a lo mejor no lo cuenta. Ánimo!
RED PRIAPO ha dicho que…
Venga chaval. Esas finales se las merienda usté como si fueran pan dulce con mermelada. Y si necesita algo, a mandar.
RED