martes, 29 de noviembre de 2005

Están locos estos romanos

Hoy me he comido un atasco. Alguien tendría que hacer un estudio sobre los atascos, fenómenos muchas veces inexplicables, auténticos poltergeist de la era del automóvil. Por ejemplo, hoy he completado mi habitual trayecto en coche de Alpedrete a Tres Cantos. Hace unos 3 años, cuando empecé a hacer este itinerario, la circulación era fluida y tardaba en llegar entre 30 y 35 minutos. Además, podía aparcar sin ningún problema. Como me gusta conducir, la situación era casi idílica. Desde hace unos meses todo ha cambiado para mal.

No os voy a aburrir con el relato de cómo la carretera de Colmenar se ha convertido en una trampa por las mañanas, a eso de las 10, y por las tardes, desde las 6 y media. Lo que sí voy a compartir con vosotros es lo de hace unas horas.

Cuando llegué a la carretera que une Cerceda con Colmenar Viejo todo iba bien. Esos 12 kilómetros fueron completados sin incidentes dignos de mención. Pero algo andaba mal porque según me acercaba a Colmenar el tráfico se iba haciendo pesadito. Me empecé a temer que se acercaba un atasco. Efectívamente, cuando me incorporé a la M-607 me encontré con una larga fila de autos.

Unos 5 kilómetros después hizo acto de presencia la niebla. Parecía claro que me iba a dejar media mañana en la carretera. Sin embargo, el atasco se desenredó casi milagrosamente conforme la niebla se iba haciendo más espesa.

Si alguien lo entiende que me lo explique.

lunes, 28 de noviembre de 2005

That's life


Esta foto me la compré en una tienducha de Little Italy, en un viaje de trabajo a Nueva York hace más de 3 años. Fui escandalosamente robado, ya que me cobraron 5 dólares por ella. Se trata de una imagen clásica del Rat Pack en la que se ve riendo y fumando a Frank Sinatra, Sammy Davis Jr. y Dean Martin. No creo que sea el único que piensa que en esta imagen está lo mejor de la vida. Da la sensación de que se están echando unas risas mientras el mundo se desmorona fuera del local en el que están privando a saco. Si eso no es existencialismo que baje Sartre y lo vea.

Me he acordado hoy de esta foto porque un compañero me ha pasado un directo de Sinatra con la Orquesta de Count Basie en un hotel de Las Vegas. Hace unos minutos que me lo he terminado de escuchar y todavía no se me ha quitado la sonrisa de la cara. En unos tiempos en los que no se te permite fumar ni beber ni drogarse ni divertirse ni nada., en unos tiempos en los que hay que ir al gimnasio, consumir cosas saludables como la soja esa o trabajar de sol a sol para comprarte un pisito de mierda reconforta saber que otro mundo es (¿fue?) posible.

Definitivamente, vivimos tiempos oscuros y de segunda mano.

jueves, 24 de noviembre de 2005

Prontuario para sobrevivir en el mundo de los medios

Mis muchos años de experiencia haciendo bodrios me confieren autoridad suficiente para daros unos pequeños consejos para sobrevivir en esto de la tele o de la radio o de cualquier otro formato audiovisual.

Lo más importante es conocer el verdadero significado de las palabras que se emplean en este universo. Veamos algunos ejemplos.

  1. El verbo "funcionar": Cuando alguien dice que algo "funciona" quiere decir que no sabe defender por qué le gusta. Es un recurso de analfabetos y de jefes, circunstancias que se suelen dar a la vez la mayoría de las veces. El antídoto consiste en preguntarles "¿por qué funciona?".
  2. El ritmo: Palabra que se pronuncia cuando a alguien no le gusta lo que ve por razones "políticas", es decir, ni le gusta ni le disgusta pero está obligado a decir que hay que repetirlo. Decir que a algo le falta ritmo sirve para descalificar todo lo que se ha hecho sin tener que especificar qué es lo que falla. Una buena salida ante este problema puede ser dejar pasar un día o dos y volver a enseñar el trabajo diciendo que has tocado algo, cosa que por supuesto no has hecho. Entonces te dicen: "¿Lo ves?. Ahora tiene ritmo".
  3. La modernidad: Si te dicen que quieren algo moderno, échate a temblar. Eso quiere decir que en realidad no tienen ni puta idea de lo que quieren ver o escuchar. Lo más aconsejable en este caso es explicar qué vas a hacer nada más escuchar la palabra "moderno". Y luego dar el coñazo y relatar minuciosamente y en directo cada paso que das. De esa manera, el jefe se involucra y medio empieza a entender qué es lo que está buscando. Entonces, te limitas a seguir sus instrucciones y ya tienes algo "moderno". Otra cosa, aún más deseable, que puede ocurrir es que se aburra y te deje en paz.
  4. Contenido: A menudo se usa como sinónimo de "palabras". O sea, si te dicen que algo tiene mucho contenido lo que te están diciendo es que le quites palabras. Pero, ten cuidado, debes decir exactamente lo mismo que has dicho, sólo que en menos tiempo. Esta confusión la tienen sobre todo los jefes, que no suelen distinguir el diccionario de la guía telefónica.

Esta pequeña guía puede ser útil pero hay una variable que no hemos tenido en consideración. Se trata del azar, verdadero depositario de nuestro destino, como bien sabe W.A.

miércoles, 23 de noviembre de 2005

Son las 22.15...

...Y mi horario de salida es a las 19.00.

Acabo de terminar mi jornada laboral.

No ha sido la primera vez.

Estoy casi seguro que será la última.

domingo, 20 de noviembre de 2005

30 años después

Parece ser que a más del 50% de los españoles les produce indiferencia la figura de Francisco Hermenegildo Paulino Teódulo Franco Bahamonde.

Estoy tentado de decir que es una buena noticia y que las heridas se han cerrado y hacer mío todo ese discurso políticamente correcto centrado en lo guay que fue la Transición y lo cojonuda que es la Consti.

Sin embargo, hoy, 30 años después de que Arias Navarro gimoteara aquello de "Franco ha muerto" por la tele mis reflexiones van por otro camino.

Ahora me explico el por qué del triunfo de esos istoriadores sin h que escriben con total impunidad acerca de unos hechos sobre los que la mayoría de la población parecía que no se interesaba. Lo que ha ocurrido es que, por cálculo o por miedo, muchos no quisieron seguir metiendo el dedo en la yaga. Es opinable que en ese momento fuera lo más inteligente pero hoy ya no lo es, 30 años después de que Arias Navarro gimoteara aquello de que "Franco ha muerto" por la tele.

No es posible que el señor que mandó casi 40 años produzca indiferencia 30 años después de morir en su cama. Eso se llama olvidar, no perdonar. Y no es lo que han hecho los chilenos o los alemanes, creo yo.

jueves, 17 de noviembre de 2005

Don Brun


Aún no me lo he mirao y ya estoy flipao.

Hijos de puta

Decía don Bertold Brecht, que es este señor de la foto:

"Hay quienes luchan un día y son buenos,

hay quienes luchan un año y son mejores,

y hay quienes luchan toda la vida,

ésos son los imprescindibles".

====================================================================

Hoy, a mí, que soy éste, se me ha ocurrido:

"Hay quienes te joden un día y son malos,

hay quienes te joden un año y son peores,

y hay quienes te joden toda la vida,

ésos son los HIJOS DE PUTA"

Muchos hijos de puta químicamente puros no existen, la verdad, pero malos y peores hay demasiados.

lunes, 14 de noviembre de 2005

Todo como el orto

Hace frío, llueve, ando aún bastante tocado de salud, es lunes, la vida es injusta, perdió el Estu, estoy en el curro, bla, bla, bla,...

Pero hoy me he puesto el "Amorama" de Érica García y el optimismo ha vuelto a mi vida.

No todo el mundo sabe que Érica es

una significada hincha del

Club Atlético Boca Juniors

sábado, 12 de noviembre de 2005

Parón

Hoy paro. No voy a salir de casa. No voy a estudiar. Me derrumbaré delante de la tele cuando termine de escribir esta entrada.

La semana ha sido dura otra vez. Exigencias laborales y choques de ego. Noticias por confirmarse. Empeoramiento del tiempo, y no sólo el climático. Noches de insomnio. Problemillas de salud.

Esta semana he aprendido varias cosas. Una, que huyo del enfrentamiento. Bueno, eso ya lo sabía pero esta vez ha llegado a un extremo muy peligroso para mí. Una cosa es ser educado y amable. Otra muy distinta es ser gilipollas, pacato, pringao. Y lo que le pasa a los gilipollas es que se comen los marrones que no son suyos.

Es posible que mi vida esté a punto de cambiar. Está claro, no obstante, que estoy en un momento de tránsito, de crisis de mi antigua vida. En los próximos 20 ó 25 días voy a jugar varias finales. Por lo tanto, voy a necesitar las energías que hoy estoy guardando.


Lo mejor para las horas muertas

domingo, 6 de noviembre de 2005

Cream2005

36 años después, Cream vuelve a la vida

¿Me subirán el sueldo este mes?

Hace unos años me quedé prendado de la palabra "asimétrico". Me obligué a mí mismo a usarla en un guión. Lo logré tildando a Pedro Guerra de cantautor "asimétrico". Por lo feo que es, básicamente.

Ahora estoy enamorado de otra palabra. Y la pondré en una de estas entradas antes de que acabe el año. El vocablo en cuestión es:

EPISTEMOLOGÍA

sábado, 5 de noviembre de 2005

Pensamiento no (demasiado) elaborado

Yo creía que mi generación había llegado tarde al hip hop y la electrónica. Sin embargo, estoy conociendo gente de 24, 25 años que también está llegando tarde.

Una vez más, el futuro se empeña en ser imprevisible.

Rock and roll star (¿Episodio 1?)

Dicen que Bunbury ha petado. A finales de julio suspendió su gira y despidió a su banda. Nadie sabe qué va a hacer.

A mí me da un poco lo mismo. Pero lo cierto es que es la comidilla de este micro-cosmos en el cual se desarrolla mi única actividad remunerada. Y además yo fui testigo de una de las fases de ese supuesto hundimiento. Digo supuesto porque bajarte de la burra no tiene por qué ser sinónimo de derrota, aunque eso puede parecer en esta sociedad tardocapitalista en la que se busca lo profundo ignorando lo aparente, que a menudo es lo esencial.

Cuando fui a cubrir ese evento llamado Mediatic Festival a mediados de julio pernocté en el Spa Porta Maris, el mismo hotel en el que hicieron lo propio muchos de los músicos que anduvieron por ahí. Una mañana ví al ex-Héroes en el desayuno. Su aspecto era francamente deplorable. Presentaba el pelo mojado y la tez mortecina. La compañía no parecía estar mucho mejor . No consumió ni café ni tostadas ni zumo de naranja natural ni huevos fritos ni cereales ni leche. Sólo un pelotazo. Apresuradamente y gritándonos a los demás un silencio hostil.

Un mes y pico después leí la noticia de su espantá. Sumé dos más dos igual que habéis hecho ahora mismo vosotros.

El jueves curré en los Ondas y viví algo muy parecido con otra rock and roll star. Como puedo estar equivocado no voy a revelar nada más. Ni siquiera su identidad.

A lo mejor esta entrada tiene una segunda parte dentro de un tiempo.

miércoles, 2 de noviembre de 2005

El Estatut

Lo del Estatut es muy gracioso.

Los que hablan de él no lo han leído.

Los que lo han leído no lo entienden.

Los que lo entienden no hablan de él.

El Estatut es una propuesta de ley de alto rango sobre la que pesan acusaciones fundadas de inconstitucionalidad.

En la historia democrática española se han dado casos como éste muchas veces. (La ley Corcuera, la de la patada en la puerta, por ejemplo)

Un señor que se llamaba Montesquieu y que era muy listo ofreció una solución a este asunto. Se llama división de poderes.

El Parlamento aún tiene que tramitar y enmendar. Luego lo aprobará (o no).

Una vez aprobado, podrá ser objeto de un recurso ante el Tribunal Constitucional.

El Tribunal Constitucional, formado por gente que sí va a leer el texto y sí lo va a entender, dirimirá entonces si es compatible con nuestra Carta Magna.

Esto se llama democracia, no cambio de régimen.

martes, 1 de noviembre de 2005

Dos películas que ya había visto

El sábado me fui a ver, en inmejorable compañía, "La novia cadáver" de Tim Burton.

El domingo ví, en la intimidad de mi hogar, el partido Atlético de Madrid-Villarrreal.

"La novia cadáver" es un peli de Tim Burton, con todo lo bueno y lo malo que ello conlleva. Quiero decir que no hay sopresas. Mezcla la estética del terror decimonónico con un argumento que en el fondo es puritito Disney.

El Atleti empató a 1. Fue ganando todo el rato. Cuando el Villarreal consiguió el tanto que suponía la igualada, el árbitro pitó el final. Ya hacía unos segundos que se habían cumplido los tres minutos de descuento. Todo tan previsible como "La novia cadáver".