Yo, "bloguero" (sic)

El viernes comí con una amiga que durante un tiempo fue seguidora de este bloj. Al despedirnos me preguntó si seguía escribiéndolo. Me dijo entonces que la última vez que le había echado un ojo se aburrió. A ella le gustaba más cuando contaba más a menudo las cosas que me pasan. Le dije que, de momento, iba a seguir en esta línea por la sencilla razón de que para contar las cosas que me pasan tendría que pasarme algo. Lo que no le dije es que no me gusta el concepto de bitácora-diario.

Es cierto que desde que empecé mi idea de lo que debe ser un bloj ha cambiado bastante. Primero lo quise vincular a mi programa de radio, luego lo convertí en un serial por entregas de mi propia vida y, entrado este año, le dí un matiz más "periodístico". Esta última etapa ya está superada.

Creo que sólo hay que escribir en un medio como éste lo que le salga a uno de sus partes más íntimas. Nadie tiene que leerlo ni prestarle atención. Por lo tanto, mi objetivo actual es volcar en este bloj todo lo que me apetezca. Incluso dos huevos duros. Bueno, que sean tres.




Comentarios