"Sabía que ésto iba a llegar"

En un episodio de "Frasier" se desarrolla la siguiente escena. Un joven magnate ha comprado la emisora para la que trabaja Frasier. Este chaval sin cultura se rinde ante la sofisficación de cartón piedra y el descreímiento absoluto del personaje intepretado por Kelsey Grammer. En un momento dado, casi por sorpresa, el niñato le anuncia de manera solemne que va a hacer de él una estrella a nivel nacional y que tiene planes para que el programa de radio dé el salto a la tele. Eso es exactamente lo que Frasier tenía en mente cuando empezó a hacerle la pelota. Pero aún así le sorprende tanto que se queda unos segundos en silencio, segundos aprovechados por los espectadores para descojonarnos de su mueca imposible, entre la felicidad suprema, la incomprensión y el asombro. Por fin reacciona y musita:

- Sabía que ésto iba a llegar.

Por supuesto, no llega nada de nada.

He contado una de mis escenas favoritas de Frasier por dos razones. 1) Para recordarme que, de una manera un poco enfermiza, no estoy del todo solo en el mundo y 2) Celebrar que ayer me pillé en DVD la cuarta temporada de Cheers.

Comentarios