Ni un Festimad más

Mes de mayo de 2001. Una suite del Hotel Villamagna de Madrid. Delante de mí tenía a Wes Borland y Fred Durst hablando con su manager. Para quien no lo sepa, Fred Durst es el cantante de Limp Bizkit y en esa época el guitarrista de la banda era Wes Borland. Era un sábado después de comer y esa noche Limp Bizkit iban a tocar en el segundo día de Festimad 2001. En aquella edición ellos eran los cabezas de cartel, había mucha gente que había comprado su entrada sólo para verlos.

Acababan de dar una rueda de prensa en el mismo hotel en la que no aseguraron que fueran a tocar. Habían reclamado que se cumpliera uno de los términos de su contrato, que hacía referencia a un tema de seguridad. Unos meses antes una fan había muerto en un concierto de Limp Bizkit y desde entonces decidieron que no iban a tocar sin vallas en forma de L protegiendo el foso. Ese tipo de vallas están diseñadas para que no haya avalanchas, que fue lo que mató a la fan. Cuando la gente de Limp Bizkit llegó a reconcocer el escenario había unas vallas normales y no las que se habían especificado en el contrato.


Yo tenía que hacerles una entrevista, la única que concedieron a una tele porque la disquera, Mariola, se llevaba muy bien con nosotros. En esa conversación a tres a la que yo asistí como testigo se decidió que no tocaban porque la organización no había sido seria. Eran las 4 de la tarde. Recuerdo que el manager me dijo: "tú tienes la exclusiva".


5 horas después la organización de Festimad anunciaba oficialmente que la actuación de Limp Bizkit se cancelaba. Pidieron a los medios que no lo hicieran público aún "para evitar disturbios". Y negaron que en el contrato se especificara lo de las vallas.


La prensa española cargó contra Limp Bizkit diciendo que habían cobrado todo el caché. Pero ese argumento le daba la razón al grupo. ¿Por qué cobraron todo el caché si según Festimad habían incumplido el contrato?. ¿No sería que Festimad se había olvidado de poner unas vallas?.


Al año siguiente, Festimad se celebró normalmente y, encima, se produjo un aumento de espectadores. Después de lo de este fin de semana me parece que el vaso se ha vuelto a rebasar.


NI UN FESTIMAD MÁS

Comentarios