Explicación del post de ayer

Escuchamos/escucho a los poetas porque no tenemos/tengo más remedio. Que los demás pasen es irrelevante, no dejarán de ser poetas por ello.


Como todo en la vida, la cuestión se reduce/amplia a un ámbito estético. Ahora mismo estoy escuchando el primer disco de Bill Fay, publicado en 1970. Hace menos tiempo, Jim O'Rourke le pasó los dos primeros discos de este cuasidesconocido cantante inglés a Jeff Tweedy y éste incluyó una de esas canciones, "Be not so fearful", en el repertorio de directo de Wilco. En el documental sobre Wilco, Jeff rasguea en una guitarra este tema mientras la canta. Todo ello en un sorprendente ambiente de paz tras un concierto de la gira que hicieron sin contrato en el verano de 2001.

Cuando localicé la canción de marras, corrí a comprarme el disco en Amazon. Resulta que es muy bonito, tiene unos arreglos de cuerda emocionantes y las canciones son de una belleza casi irreal. Bill Fay es un poeta y yo lo he descubierto gracias a algo muy cercano al azar. Si yo o Jim O'Rourke o Jeff Tweedy no hubiéramos reparado en ello, seguiría siendo un poeta.

Incluso aunque a nadie le importara una mierda seguiría siendo un poeta. Por eso escuchamos a los de su especie. Porque no podemos evitarlo y porque nos importa una mierda lo que piensen los demás.

Comentarios