Manifiesto contra el surrealismo

Voy a salir del armario.

"Amanece que no es poco" es una mierda. Para mí, es una mierda. Que sí, que Luis Ciges está muy bien y que todo es muy surrealista. Pero es que yo cada vez odio más y más lo surreal. En serio, puestos así, prefiero el esoterismo, la ufología o el absurdo.

Hablemos un poco de esto último, del absurdo. Porque el absurdo sí que me motiva.

Absurdo y surrealismo no son exactamente lo mismo. Absurdo es el teatro del más grande, Enrique Jardiel Poncela. Surreal es la actividad de mi empresa. Decía Umbral que la obra de Jardiel no era surrealista, porque se empeñaba en explicar todas las situaciones chocantes. Para Umbral, Jardiel es un autor menor por esta razón porque simplemente prologa los hallazgos de Ionesco, que ya no se molesta en explicar nada. Es decir, que convierte lo absurdo en surreal.

Pongamos un ejemplo. Absurdo es dimitir de tu puesto de trabajo para irte a tu casa. Surreal es transcribir unos subtítulos para luego doblarlos. Surreal es que tu empresa haga una promo gratis y el cliente quede tan insatisfecho que no quiera saber nada de ti. Surreal es que tu jefe directo no sea capaz de articular palabras cuando le transmitas ideas que poco a poco va aplicando (pero mal). Surreal es que tu empresa pierda el 30% de la plantilla en cinco años, el 50% de los programas y de esa manera pretenda competir con una multinacional superpoderosa. Surreal es que tu jefe directo te diga que estés de vuelta a finales de agosto de 2004 porque va a haber una nueva programación para octubre y que, a día de hoy, se ha retrasado ese estreno a septiembre de 2005. Surreal es que tu jefe supremo haga esperar una hora a los de la promo gratis y que, en cambio, se preocupe por la redifusión de madrugada de un programa que da un 0,3% de share en todo Digital Plus. Surreal es que yo lleve 5 años tratando de desentrañar el "concepto 40", cuando es lo más alejado de mis inclinaciones tanto profesionales como personales. La explicación del absurdo descrito al principio del párrafo está incluida en todas y cada una de las surrealidades expuestas a continuación. La explicación de lo surreal no existe. De verdad, si de algo estoy seguro en esta vida, es que la explicación de lo surreal no existe en el planeta que habitamos los entes pensantes.


Por eso prefiero cien mil veces "Eloísa está debajo de un almendro" a "Amanece que no es poco".

Comentarios

Barrejon ha dicho que…
No se puede tener más razón.
Amén.
Pato ha dicho que…
Está uno un montón de días aquí, trabajando, con su estres y sus problemas y decide irse de vacaciones lejos, a un sitio exótico para quitarse los agobios y después de haber pagado el billete de vuelta resulta que le traen a uno gratis... porque por lo visto hay una facción rebelde en lucha contra la dictadura militar local y les da por poner bombas...en los bares para turistas... qué absurdo ¿no?
yo también prefiero a Jardiel
Pablo Gamo ha dicho que…
No puedo estar más en desacuerdo. Que tu trabajo sea una mierda y le pongas una etiqueta parcial, no quiere decir que este como mecanismo artistico no sea válido.


Bueno es tu opinión y yo tengo la mia. Pero citar a dos autores españoles (sean quienes sean) te desacredita inmediatamente :-p
Vencido ha dicho que…
Pablo, si no lo has hecho, leéte "La tourneé de Dios" o "Espérame en Siberia, vida mía" del maestro de maestros, Enrique Jardiel Poncela.

Es mi ídolo, junto a Billy Wilder y Miles Davis.
R. ha dicho que…
Amanece que no es poco es una mierda, joder, alguien lo ha dicho al fin.
Monín ha dicho que…
Me descojono con el teatro y las novelas de Jardiel, me descojono con ese pueblo de chalados que soñó Cuerda. Soy un tipo raro, serio y anclado a la realidad.
Enrique Gallud Jardiel ha dicho que…
Gracias por el comentario sobre mi abuelo.