Joaquín Vidal

Hace más de 8 días que no actualizo esta bitácora, lo cual es un pecado que se acerca a lo imperdonable. Para acabar con esta sequía, cuelgo hoy un extracto de una crónica de, para mí, uno de los mejores escritores en lengua castellana, Joaquín Vidal. Hela aquí, cortesía de Kankoat:


"Montó Ortega Cano la espada con mucha prosopopeya, dirigió al público una mirada seductora, acanutó los labios en un gesto que denotaba el estado arcangélico de la exquisitez, enderezó el cuello en aleve mohín para aliviarlo de las angosturas de la pañoleta, arqueó despacito la pierna izquierda, afinó la puntería, corrigió el ángulo de tiro, adelantó la pañosa, metió contundente la estocada al arrancarse el toro, y fue, y lo hizo guardia.

El toro quedó por allí derivando sin rumbo con el espadón enhebrado en sus carnecitas inocentes; la afición perpleja; estupefacto el matador. ¿Qué había podido ocurrir para que un volapié tan minuciosamente preparado saliera así de chusco? Pero no fue sólo ese volapié. Antes había pretendido Ortega Cano matar recibiendo con el mismo ceremonial y el pinchazo resultante cayó por los bajos. Y aún antes no hubo cite, pase, ni desplante en el transcurso de su interminable faena, que no los anunciara con solemnes protocolos. El toreo de Ortega Cano consistió en el parto de los montes: parecía que iba a ser el fin del mundo y cuando se decidía a ejecutarlo, le salía un ratón".

Joaquín Vidal, Viernes 14 de Mayo de 1.993


Vidal murió hace tres años y yo todavía espero leer su crónica cada vez que un torero la arma, ya sea para bien o para mal. Según tengo entendido, don Joaquín era un tipo sencillo que jamás quiso acercarse al llamado “ambiente taurino”. No le hizo el juego, por tanto, a las figuritas del toreo.

Y además, como acabo de demostrar, escribía de cojones. Con gracejo y sin él, con retranca y completamente entregado a lo que vio en el albero. Su literatura era como la tauromaquia de un Belmonte o un Antonio Ordóñez, larga, sabia y sin concesiones a la galería. Un punk de la crítica taurina, vamos.







Comentarios

Kankoat ha dicho que…
Y además, del Atleti. Del Atleti eterno no de este engendro actual, al que llaman como tal. Quizá decidió marcharse para no contemplarlo, para no odiarlo.