jueves, 28 de abril de 2005

Victoria

He estado dudando si colgar este post o no. Se trata de la crónica de una hazaña deportiva, pero no tiene mucho que ver con la espectacular tacada de 7 del lunes noche ya relatada en anteriores capítulos.

Mis últimas participaciones en eventos deportivos más o menos organizados se saldaron con fracasos absolutos.

Campeonato de ping-pong en Radio Vallekas

Circa 1997.
Perdí todos los partidos. Y cuando digo todos quiero decir todos. Incluso contra Pedroche, el que parecía destinado a ser que el agraciado con la cuchara de madera*.


Liga del distrito municipal de Vallecas (Fútbol sala)

Circa 1998.
Con el equipo de Radio Vallekas. Creo que sólo ganamos un partido y lo demás fueron palizas ignominiosas. Incluso hubo un resultado de 20-1 o algo así. Se da la circunstancia de que ese 1 fue un gol anotado por mí. Me cayó una pelota del cielo, la paré con el pecho haciendo un control orientado y de sobrepique la puse en la escuadra derecha sobre la salida del portero. Mi mejor gol, sin duda. Luego fallé un penalty de forma lamentable.


Con estos antecedentes me apunté a la liga de la empresa de Pádel con un compañero. Como sabéis, dado que está documentado en este bloj, llevo jugando a este pseudo-deporte desde diciembre del año pasado. Sí, lo habéis adivinado, no soy un talento natural ni mucho menos para esto de la pala y la pelota. El miércoles debutábamos. Contra una pareja de chicas. De apellido super pijo. Con mis antecedentes, la derrota estaba asegurada.

Ganamos con una cierta comodidad. ¿Qué queréis que os diga?. A lo mejor no tiene mucho mérito ni la menor importancia, pero, ¡coño!, me siento orgulloso.



*La cuchara de madera: Trofeo simbólico que se adjudica al equipo que pierde todos los partidos en el 5 (ahora 6) Naciones de Rugby.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Vaya hombre

Que te ganara el Pedroche es mítico jejejeje

... pero ya sabes que la mesa tenia truco, debajo teniamos un enanito, y eso de montarla encima de veinte sillas tenia delito

saludos