Tacada de 7

Ayer batí un record personal. Hice una tacada de 7 al billar americano. Hacia finales de los años 80, cuando de verdad tenía nivel, hice varias veces tacadas de 6, e incluso terminé una partida en dos tacadas (6 + 2).

Lo habitual cuando hacía series buenas era que el otro jugaba a la defensiva y al final era yo el que perdía. Pero ayer no, ayer gané.

Ayer era el cumpleaños de María, que es la única persona con la que juego al billar en estos últimos tiempos. Quedé con ella para darle mi regalo, un espectacular doble CD con las mejores canciones de Dean Martin. Yo pensaba que cuando llegara Borja sólo íbamos a charlar un poco acerca de esos problemas existenciales que nos joden a todos y que la música del más golfo del "Rat pack" los iba a atenuar, e incluso hacer desaparecer.

María sugirió que podíamos echarmos un billar. En la primera partida hice la tacada de 7. No hubo ninguna jugada complicada, batí mi record jugando de puta madre con la blanca. Mi ataque de bola, la clave de este juego, fue inesperadamente bueno durante toda la noche lo cual contribuyó no sólo a hacer esa tacada que me hace tan feliz sino a ganar todas las partidas con suficiencia.

Lástima que el estado de gracia alcanzado ayer no se vaya volver a repetir en mucho tiempo. Aún así, he trazado un plan audaz:

¡A por la partida entera de una tacada!.

Comentarios

Pato ha dicho que…
pues el concierto de INTERPOL de ayer fue muy bonito y emocionante ¿sabe?
(es que yo de billar...)
Barrejon ha dicho que…
Ese link... Esa foto... ¡ESO ERA VIDA!