jueves, 28 de abril de 2005

Victoria

He estado dudando si colgar este post o no. Se trata de la crónica de una hazaña deportiva, pero no tiene mucho que ver con la espectacular tacada de 7 del lunes noche ya relatada en anteriores capítulos.

Mis últimas participaciones en eventos deportivos más o menos organizados se saldaron con fracasos absolutos.

Campeonato de ping-pong en Radio Vallekas

Circa 1997.
Perdí todos los partidos. Y cuando digo todos quiero decir todos. Incluso contra Pedroche, el que parecía destinado a ser que el agraciado con la cuchara de madera*.


Liga del distrito municipal de Vallecas (Fútbol sala)

Circa 1998.
Con el equipo de Radio Vallekas. Creo que sólo ganamos un partido y lo demás fueron palizas ignominiosas. Incluso hubo un resultado de 20-1 o algo así. Se da la circunstancia de que ese 1 fue un gol anotado por mí. Me cayó una pelota del cielo, la paré con el pecho haciendo un control orientado y de sobrepique la puse en la escuadra derecha sobre la salida del portero. Mi mejor gol, sin duda. Luego fallé un penalty de forma lamentable.


Con estos antecedentes me apunté a la liga de la empresa de Pádel con un compañero. Como sabéis, dado que está documentado en este bloj, llevo jugando a este pseudo-deporte desde diciembre del año pasado. Sí, lo habéis adivinado, no soy un talento natural ni mucho menos para esto de la pala y la pelota. El miércoles debutábamos. Contra una pareja de chicas. De apellido super pijo. Con mis antecedentes, la derrota estaba asegurada.

Ganamos con una cierta comodidad. ¿Qué queréis que os diga?. A lo mejor no tiene mucho mérito ni la menor importancia, pero, ¡coño!, me siento orgulloso.



*La cuchara de madera: Trofeo simbólico que se adjudica al equipo que pierde todos los partidos en el 5 (ahora 6) Naciones de Rugby.

martes, 26 de abril de 2005

Tacada de 7

Ayer batí un record personal. Hice una tacada de 7 al billar americano. Hacia finales de los años 80, cuando de verdad tenía nivel, hice varias veces tacadas de 6, e incluso terminé una partida en dos tacadas (6 + 2).

Lo habitual cuando hacía series buenas era que el otro jugaba a la defensiva y al final era yo el que perdía. Pero ayer no, ayer gané.

Ayer era el cumpleaños de María, que es la única persona con la que juego al billar en estos últimos tiempos. Quedé con ella para darle mi regalo, un espectacular doble CD con las mejores canciones de Dean Martin. Yo pensaba que cuando llegara Borja sólo íbamos a charlar un poco acerca de esos problemas existenciales que nos joden a todos y que la música del más golfo del "Rat pack" los iba a atenuar, e incluso hacer desaparecer.

María sugirió que podíamos echarmos un billar. En la primera partida hice la tacada de 7. No hubo ninguna jugada complicada, batí mi record jugando de puta madre con la blanca. Mi ataque de bola, la clave de este juego, fue inesperadamente bueno durante toda la noche lo cual contribuyó no sólo a hacer esa tacada que me hace tan feliz sino a ganar todas las partidas con suficiencia.

Lástima que el estado de gracia alcanzado ayer no se vaya volver a repetir en mucho tiempo. Aún así, he trazado un plan audaz:

¡A por la partida entera de una tacada!.

lunes, 25 de abril de 2005

Adjetivemos, adjetivemos

Porque vivimos en una época donde todo es adjetivo.

Esta mañana he visto un documental de National Geographic sobre la figura de Alejandro Magno. Irreprochable de factura, pero muy flojo en contenido. En un momento determinado un militar americano se deshace en elogios sobre el genio militar del macedonio. Afirma contundentemente que "determinadas maneras de pensar" de Alejandro se adaptan perfectamente al paso del tiempo y son vigentes hoy día. Me imagino que este señor se explayaría a continuación (o antes) sobre esas "determinadas maneras de pensar". Pero no lo vemos ni lo oímos.

En el lugar del guionista yo habría escrito en el off (antes o después) algo así:

OFF:
Más de dos milenios después de la muerte de Alejandro Magno, muchos de sus recursos tácticos siguen siendo válidos para la ciencia militar del siglo XXI.

Es decir, hubiera usado el titular que me había dado el personaje para introducir su opinión. Para que nos dijera cuáles son esas "determinadas maneras de pensar", que es lo sustantivo.


El defecto del documental es el mismo que aqueja a nuestra sociedad y a nuestra era. Adjetivamos (=ponemos titulares) pero no incluimos lo sustantivo en la oración.


¿Siempre habrá sido así?


El mundo de la industria del pop también participa de este mal. Por ejemplo, en la dicotomía "Underground vs. Mainstream". Adjetivamos a un determinado artista con una de las dos etiquetas y parece que lo hemos dicho todo de ellos. Pero no lo hemos hecho porque ambas categorías llaman a engaño. Esconden las verdaderas dinámicas que hay detrás de ellas.

El denominador común del Mainstream no es el dinero. Especialmente en estos momentos. La escala de valores de las multis está basada en juegos de poder que resultan casi indescifrables.

Por su parte, el denominador común del Underground no es la independencia artística. Es el dinero.

En los dos mundos hay talento y mediocridad. En los dos mundos hay viles tenderos dispuestos a sacarle la sangre al público y a los artistas. En los dos mundos, (sí, en los dos), hay románticos incurables que todavía piensan que una canción te puede cambiar la vida.

De nuevo, adjetivamos sin reparar en lo sustantivo, las canciones.

jueves, 21 de abril de 2005

10 minutos

Hay gente que te convence en menos de 10 minutos. Te sueltan su doctrina y te la zampas. No es que sean brillantes, ni geniales, es que ofrecen su mejor cara en ese momento y echan el resto. Además, son conscientes de que como les escuches 15 minutos ya no te los crees. El desprecio aparece muy poco tiempo después. Al final del camino ya sólo sientes asco.

Estos tipos son lo que podemos llamar "vendemotos". Les suele ir muy bien porque en nuestra era la banalidad gana terreno año tras año. Por lo tanto, sus 10 minutos de discurso son más que suficientes.

Soy consciente de que uno es el mayor desconocedor de si mismo pero yo me considero otro tipo de persona. Mis 10 primeros minutos de charla no dejan sin respiración a nadie. No se pueden encontrar "titulares", sino datos para intentar construir una tesis que pretende alejarse de los cuentos chinos. Esa es la razón por la que soy un corredor de fondo de las relaciones humanas. Es en las distancias largas donde soy mejor valorado.

Normalmente, a los de mi clase no nos salen las cosas de un plumazo. El mejor camino que podemos seguir es el de la consistencia.

Ahora desciendo al terreno de lo concreto con esta receta en mi cabeza. Hay decisiones que la inercia ya ha tomado por mí. Se puede pensar que es el calentón del momento, pero no estaríamos en lo cierto. Como no ha sido tan teatral, como no ha sido en los "primeros 10 minutos", la formalización de mi muda de piel tampoco puede ser brusca, ni siquiera inmediata. No funcionaría, no soy ese tipo de personas.

Tengo que ser un asesino a sueldo. Debo rondar a mi víctima, estudiar sus costumbres y hacer el trabajito con la precisión y limpieza de un cirujano. Es importante que destierre el componente emocional. Sólo son negocios.

No cumplo 6 años en esta empresa y en este puesto.

miércoles, 20 de abril de 2005

Yo paso

Por lo que a mí respecta yo ya no escribo más en este bloj de los tejemanejes de la Iglesia Católica. Me han tenido enganchado a todas las noticias que salido desde el Vaticano a partir de la agonía del anterior pontífice. He asistido a esta farsa con la misma actitud que tengo cuando voy a ver una película de consumo masivo. Sólo me han faltado las palomitas.


¿De verdad es tan importante que "habemus papam"?. Sólo en la medida en que nos lo creamos. Como todas las otras cosas con que nos aturden los medios de comunicación de masas. En cambio, asuntos que sí nos afectan de verdad pasan de puntillas, como la reforma laboral que quiere acometer el gobierno del PSOE. Se ha instalado en el inconsciente colectivo que éso ya no tiene remedio.

martes, 19 de abril de 2005

¿Qué fuman estos tíos?

Hoy habrá dos fumatas: La primera puede que se esté produciendo en estos instantes y la segunda será a las 19.00, si antes no ha habido acuerdo o si la fumata de dentro de nada es blanca.

O sea, que 115 tíos, (¿son 115?), se están haciendo un botellón en la Capilla Sixtina con dos fumadas por día. Cuando el costo que se fumen sea gena el humo será blanco y el que descubra antes el pastel será el nuevo Papa.

Como las deliberaciones son secretas es lícito pensar que podría estar pasando. En cualquier caso, no estará demasiado alejado de la realidad. 115 tíos (¿son 115?) juntos en una habitación no pueden estar haciendo cosas muy distintas, máxime si se supone que son célibes.

Si se quedan sin material yo les puedo dar un par de nombres de confianza. El único problema es que profesan la fe de Mahoma, pero con un porro en la mano todos somos hermanos.

lunes, 18 de abril de 2005

Fallo del concurso de maquetas de Radio Utopía

Ayer tomé parte en la decisión final de los ganadores del concurso de maquetas de Radio Utopía. Como siempre, mi opción se quedó en minoría y no pude colocar a Murmur, el mejor grupo de todos, entre los que tocarán en el Festival Independiente de Radio Utopía el próximo 13 de mayo.

El primer lugar correspondió a Idioterne. No son malos pero a estas alturas apelar a las guitarras saturadas mezcladas con estribillos de ascendencia pop huele un poco. Joder, que Kurt Cobain se murió hace 11 años.

Incomprensible que The Naives ocuparan el segundo lugar. Me parecieron antiguos, intrascendentes, plagiadores,...Eso sí, son correctos y darán un buen espectáculo en el Festival pero no creo que sea éso lo que haya que valorar en un concurso de maquetas. Es más importante que se aprecie en los participantes una mirada única. O que sus aproximaciones a conceptos antiguos sean frescas. Y con ésto no quiero decir que tengan que ser modernos, sino que lo deseable es que sean distintos a los demás. Quizá sea ésa la mejor pista para encontrar el talento, eso de lo que todo el mundo habla pero que nadie paga.

En cambio, Murmur no se parecen a otros artistas. A pesar de que el nombre remite a un conocido disco de la etapa "indie" de REM, no se puede decir que estén cerca del sonido pasado o presente de los estafadores de Michael Stipe y cía. Al final, la única maqueta que varios de los miembros del jurado nos vamos a llevar a casa es la de estos chavales.

Una vez más se demuestra que la mayor injusticia es la traición a uno mismo, porque lleva aparejada muchas otras traiciones y muchas otras injusticias.

El caso de la desaparición de Malasombra

Algunos os preguntaréis por qué ya no está el link de Malasombra en este blog. La razón es que su autor ha cambiado todo para que nada cambie. Ahora Malasombra se ha convertido en Barrejón.

Es de esperar que en esta reencarnación se siga insistiendo en esos textos que dejan al 98% de los columnistas actuales a la altura del betún. Y no digo ésto sólo porque sea colega, conste en acta.

jueves, 14 de abril de 2005

El futuro

Una de mis lecturas de estos días está siendo "Techno rebels" de Dan Sicko. En este libro se traza una bastante bien documentada historia del tecno. (Sí, lo he escrito bien, en español es tecno). Ahora estoy por la parte en la se describe la escena de clubes del Detroit de principios de los 80, el germen del que saldría el Detroit Techno. Hay muchos factores que confluyen en ese espacio y en ese lugar, como por ejemplo la idea que se tenía entonces del "futuro".

Muy influidos por el famoso libro de Alvin Toffler, la juventud de la era del pac-man creía que el porvenir iba a traernos un mundo más feliz, una especie de utopía hipertecnificada más o menos inminente en la que el hombre se beneficiaría de los avances de la ciencia.


También estoy leyendo algunos tomos de "Clásicos de la Ciencia Ficción" y en ellos también se refleja otra visión de "futuro", la que había en los años 50 del siglo XX. El optimismo "tecnológico" también existía pero sazonado con un cierto aroma mágico, seguramente porque ese "futuro" aún se intuía un poco lejano.


Estamos en 2005 y para ambos pasados hoy es el futuro.


El futuro imaginado en esos pasados no es exactamente el futuro que ahora es presente.


En la actualidad, soy incapaz de discernir qué es el futuro para mis contempóraneos.


De hecho, parece que ese futuro es como uno de esos pasados, el de principios de los 80.


No es casual que precisamente ahora haya estado haciendo este tipo de reflexiones.

domingo, 10 de abril de 2005

Crisis total

El viernes escribí un post muy divertido (y largo) sobre la noche del jueves. El viernes, también, sufrí los rigores de trabajar en una empresa cuyos jefes son unos inmaduros.

Llevo todo el fin de semana replanteándome muchas cosas. Estoy en crisis.

Tan mal estoy que a lo mejor me despido de mi curro y me voy a mi casa con lo puesto. Tiraría muchos años de trabajo y de ilusión, pero estoy llegando al límite. ¿Qué me falta para mandarlo todo a la mierda?. Una de estas dos cosas (preferiblemente las dos pero con una vale):

1. Un par de huevos.
2. Otra salida laboral.

Este fin de semana ha sido, digamos, "de luto". Pero a partir de ahora mismo me prohíbo la autocompasión.

Iré informando sobre mis movimientos.

jueves, 7 de abril de 2005

Hipocresía

"Lo del Papa nos ha recordado que sufrir tiene sentido"
Una tertuliana de "La mañana" de la COPE
Esta cultura del dolor y de la autoflagelación y del sentimiento de culpa está muy lejos de mi visión de las cosas. No creo que el sacrificio sea un valor en sí mismo. Pienso que el concepto que recoge la frase con la que he empezado este post responde más bien a criterios políticos. La jerarquía, tomándose un vermucito, siempre ha demandado del pueblo sudor y lágrimas. Y lo ha hecho y sigue haciendo por dos razones:
- Impedir que el individuo reflexione agotándole físicamente.
- Convertir a la persona en medio de producción de su negocio.
En la vida diaria aparece el dolor sin tener que convocarlo. No digo que haya que esquivarlo siempre, simplemente sugiero que se asuma si merece la pena y que, en caso contrario, se huya de él como de la quema. Es decir, convertir toda esa parte amarga de la vida en un instrumento y no en un fin.
Que el Papa se haya querido morir sufriendo sólo por querer vivir su Via Crucis es la muestra de que era un fanático. El rey de los judíos murió en la cruz porque le condenaron a muerte los romanos, no porque le apeteciera sufrir o porque quisiera darnos una lección de aguante. Asumió su suerte porque no quería traicionar su mensaje, que no parece que sea lo mismo que el espectáculo repugnante al que hemos asistido en los últimos días.

miércoles, 6 de abril de 2005

Una estampa matritense (con fecha de caducidad)

En otro post ya he comentado que el edificio Windsor era el que más me gustaba de Madrid. No tengo más remedio que reafirmarme porque ahora presenta un aspecto de lo más bonito. Creo que hay mucha gente que está de acuerdo con esta opinión.

Subamos la apuesta.

Desde el Paseo de la Castellana el Windsor compone una imagen con la fachada de El Corte Inglés que es impactante. Se ve un edificio chamuscado y consumido que tiene a sus pies tres fotos de Gisele Bundchen correspondientes a la celebérrima campaña "Ya es primavera en El Corte Inglés". En un solo plano podemos comprender que lo oscuro puede ser bello y que lo bello puede ser fútil. En otras palabras que el Arte, que es la ciencia de lo bello, debería escapar de toda categoría moral.

Cervezas

Divertida y esclarecedora la noche de ayer. Tras la maratoniana sesión de entrevistas y el disgusto que me dieron con el encargo de hacer un reportaje de última hora, mis expectativas para la tarde-noche del martes eran más bien escasas. Pero Kankoat me llamó para echarnos unas birras y los acontecimientos empezaron a precipitarse.

En esa misma llamada me entero de que P. va a ser padre a finales de año. Gran conmoción porque lo de los embarazos en mi entorno empieza ser una epidemia. Afortunadamente, P. me contó en términos adolescentes la exploración a la que la ginécologa (que tenía "los botones de la camisa muy apretados") sometió a su santa en la cita que habían tenido recientemente. No ha llegado el día en que esta nuestra comunidad lebrela acceda a la madurez.

Excepcionales las croquetas de jamón y queso que nos sirvieron en Casa Remigio y muy bien tiradas las Alhambra que introdujimos en nuestros organismos en ese mismo establecimiento. Tampoco estuvieron mal los huevos rotos con jamón y los pinchos de carne de avestruz. Lástima que no pusieran ni una tapa y que nos echaran porque "necesitaban la mesa".

De camino al "Rita" nos encontramos con dos sonrientes chicas que nos preguntaron cómo llegar al metro. Fue muy divertido y tuvimos la oportunidad de ofrecerles nuestros servicios como guardaespaldas gracias al argumento de que los pasillos del AZCA son muy oscuros. La excusa de Kankoat para no hacerlo fue que es un hombre casado. La mía que estuve lento de reflejos.

Ya en el "Rita" calculamos, un poco "tocados", que del 11-s al 11-m pasaron 911 días. Y que del 11-m del 2004 al 11 de septiembre de 2006 también pasarán 911 días, aunque no estoy 100% convencido de que hiciéramos bien las cuentas. Además, según San Malaquías el último papa de la historia de la humanidad contando desde su época hará el número 111. Curiosamente, será el que suceda a Juan Pablo II.

El fallo que tuvimos fue que no nos bebimos 11 cervezas.

lunes, 4 de abril de 2005

La cultura de la muerte

La imagen del Papa muerto expuesta a la pública contemplación. La atención morbosa que ha despertado su agonía. El hecho de que a partir de su óbito se haya redoblado el esfuerzo de la prensa mundial por cubrir la noticia. La publicidad que se le está dando a las profecías de san Malaquías. Los lugares comunes que se han dicho para glosar elogiosamente su figura. El silencio al que se ha sometido a sus opositores incluso dentro de la propia Iglesia.

"Mi reino no es de este mundo", dijo hace 2.000 años un tipo con barbas que trajo una doctrina de amor y vida. Sus supuestos discípulos la han convertido en una cultura de la muerte. Y del vil metal. Y de la culpa.

No creo que ser cristiano tenga mucho que ver con ser católico.

Lunes sin sol

Tengo ante mí un día agotador. Demasiadas escaletas que cerrar y demasiadas (3) entrevistas que preparar. Además, hay un material que me tiene que llegar para cerrar una escaleta que tengo que entregar mañana. Tengo plan "B", pero no quiero ponerlo en marcha hasta que no sea estrictamente necesario.

Por si esto fuera poco, cuando salga de este edificio tendré que ver una película porque mañana entrevisto al director. Mañana os diré de qué filme se trata y qué me ha parecido.

Me he levantado hecho polvo, como si el cansancio se me presentara por anticipado. Es evidente que cada vez me cuesta más seguir con este tren de vida.

TENGO QUE IRME DE 40TV.

viernes, 1 de abril de 2005

Café y/o birras

El café es el puede ser, los cinco minutos de tregua, la tertulia reflexiva.

Las birras son el buen rollo, los amigos, las noches divertidas.



Ambos líquidos forman parte fundamental de mi vida. Sobre ellos pivotan todas mis relaciones sociales. Se puede saber qué hora es, qué humor tengo y cuáles son mis expectativas sólo con fijarse cuál de estas dos bebidas estoy consumiendo.

Ah!. Una cosa más. La cerveza no engorda.