Mi trabajo

Acabo de escaquearme de viajar a Barcelona mañana para entrevistar a Moby. En otro momento hubiera peleado por hacer esta salida, a pesar de que hubiera significado cascarme un doblete (por la mañana tengo a L Kan) e ir y volver el mismo día a la Ciudad Condal. Hoy ha pesado más que Moby no me interesa nada de nada, que lo de la ida y vuelta en el mismo día lo he tenido que hacer demasiadas veces en los últimos tiempos y que mi desdén hacia el género de la interviú sigue aumentando.

Así, a bote pronto, calculo que en los últimos cinco años habré hecho un mínimo de 160 entrevistas. Casi todas me han salido bien o muy bien pero sólo dos veces he logrado el objetivo de hacer una de verdad, no un interrogatorio en el que el artista responde tonterías y/o lugares comunes a preguntas repetidas y/o demasiado profundas para que sean entendidas o demasiado vacías para poder sacar algo en limpio de ellas. Es casi imposible que en 20 minutos entiendas a la persona que tienes delante y por consiguiente consigas que diga cosas que le hagan un retrato fiel. Se necesita mucho más que ese breve periodo de tiempo para poder medio conocer a alguien, como todos vosotros podéis, sin duda, corroborar.

Sólo en dos oportunidades he alcanzado el milagro, de cuya responsabilidad no puedo apropiarme. Esos personajes con los que sí que mantuve una auténtica charla fueron John Frusciante y...

Jorge Drexler.

Se supone que ahora debería contar cómo fue aquello. Me imagino que lo suyo es que relate que le entrevisté con motivo de la publicación de su penúltimo disco, "Sea". Pero no voy a hacerlo y, por lo tanto, no cederé a la tentación de explicaros que nos caímos tan bien que le llevé a su casa de El Escorial y que nos intercambiamos los teléfonos.

Lo que sí quiero hacer hoy es proclamar absolutamente convencido que Jorge Drexler es un tío cojonudo con mucho talento.

A veces, Hollywood te ofrece algún final feliz que merece la pena.

Comentarios

RED PRIAPO ha dicho que…
Pues creo que al final has cedido a la tentación y nos has dicho que tienes su teléfono.

Aprovecho este blog para reirme de djdemierda que se que lo lee y no tengo su emilio. Te estuvimos esperando...
Vencido ha dicho que…
Líder, djdemierda no es el vikingo con el que estuvimos el domingo. De hecho, ese vikingo no lee este blog.

Djdemierda también es blanquito pero no mucho, con lo cual la aplastante victoria del Estu no le habrá afectado demasiado.
Anónimo ha dicho que…
Pues a mí me afectó muy positivamente, como lo del sábado en Riazor y luego encima ganó el Atleti, ¡Qué fin de semana! Y para completar la jugada Clint ganó otros dos Oscar demostrando que sigue siendo un "tío cojonudo".

Lo de Jorge estuvo muy bien, sobre todo después del desaguisado que le hizo Banderas con la canción. Por cierto a mí la canción me gusta y he de decir que Jorge Drexler es un artista al que hay que darle tiempo para que a uno le guste. Sé de otra persona que trabaja con Vencido que también estará muy contento. ¡¡¡Vivan los tíos cojonudos!!!
djflow ha dicho que…
Me alegró mucho lo de Drexler (empiezo a ser fans desde que escuché "Guitarra y vos") y me entristeció lo de Banderas (pero también lo de Santana disparando punteos sin ton ni son mejor ni recordarlo ¿se había escuchado la canción Carlitos?).

Y creo que Drexler tiene canciones más bonitas, y que el Madrid ganará al Estudiantes en otra ocasión. Pero ciertamente su derrota no me amargó el fin de semana ni un poquito...

Sobre las entrevistas, decir que yo creo haber tenido una de esas conversaciones a las que aludes con Robert Palmer. Para encontrar alguna más tendría que pensarlo, lo cual me indica que no habrán sido memorables ¿no?