La yumba

A mi padre, que es muy fans

Este 2005 es el año del Centenario. Así a secas. 400 años hace que se publicó la primera parte de el Quijote. Sí, es para celebrarlo. Pero yo paso. Que no se me interprete mal. No estoy en contra del señor Quijano. Todo lo contrario, es mi ídolo. De hecho, mi nick es "vencido" por el poema de León Felipe, "Vencidos", el más emotivo homenaje a la figura del Ingenioso Hidalgo que yo conozco. Sobre todo en la voz de Serrat.

Pero este año se conmemora otro Centenario, el de Osvaldo Pugliese. Éste sí quiero celebrarlo porque, entre otras cosas, lo aprovecharé para intentar dar a conocer a este gran músico en mi entorno.

Como dice mi viejo, Pugliese simboliza los ancestros del tango y Piazzolla la vanguardia. También dice que en su juventud no terminaba de entender a Pugliese, algo que no le ocurría con el gran Astor. A mí me ha pasado un poco igual. Primero me sedujo la brillantez, la excentricidad de un genio que pretendía serlo (Piazzolla) pero según voy cumpliendo años empiezo a valorar más a los genios que no saben que lo son (¿Pugliese?).

Pugliese nació en 1905 y falleció en 1995. A lo largo de sus 90 años de vida, el tango fue su principal ocupación. Su Orquesta ha sido una de las mejores de la historia del género, sobre todo en su vertiente bailable. A pesar de tocar el piano, en las formaciones de Pugliese el protagonismo era para los bandoneones y los cantantes. De manera curiosamente simétrica, en la Orquesta de Aníbal Troilo, uno de los más grandes bandoneones de la historia, el papel de solista principal era del piano. Pugliese era un pianista muy bueno, pero apenas hacía solos. Su trabajo rítmico era tan técnico, e innovador, que permitía a los demás lucirse y al público bailar. Su estilo me recuerda al de Horace Silver, un pianista al que creo que la historia del jazz no ha reivindicado lo suficiente.

La otra gran faceta de Pugliese era la política. Era miembro del Partido Comunista Argentino y su Orquesta funcionaba como una cooperativa. Todos cobraban lo mismo que él. También fue uno de los primeros artistas occidentales en girar por la URSS. Su música fue prohibida muchos años pero, a pesar de eso, en Argentina celebran, más que merecidamente, el centenario de su nacimiento.

El gran himno de la Orquesta de Osvaldo Pugliese es "La yumba", un tema para que el pueblo baile y se divierta sin necesidad de perder valores artísticos por el camino. Ya sabéis, aquello de "ritmos calientes para el cuerpo y la mente". Algo muy quijotesco, según yo lo veo, y una manera de hacer política.

Por cierto, para introducir el tema he creado una rivalidad artificial entre Piazzolla y Pugliese. Sólo era por motivos narrativos, ya que había un gran respeto entre ambos. Pugliese hizo varios temas de Piazzolla y éste reivindicó algunos de los hallazgos del viejo pianista, como el empleo de la síncopa y el contrapunto en el tango. Después de todo, Osvaldo Pugliese también rompió con una tradición que respetaba y amaba, la de Julio de Caro.

Comentarios