Hacía mucho que no pasaba

Cuando la década de los 90 iba dando sus primeros pasos, yo era un tardo adolescente con complejo de madurez que consumía cultura "al peso". Lo veía, escuchaba y leía todo. Apenas era capaz de jerarquizar mis gustos y/o mis intereses. Podía ver una misma película varias veces, incluso aunque no me hubiera gustado. De hecho solía suspender mi juicio hasta un segundo visionado. Pienso que no andaba muy desencaminado, porque aún hoy creo que una película es buena cuando la veo más de una vez y me sigue molando.


Ya no soy así. Discrimino bastante más que antes y con juicios "a priori". Hace 10 años hubiera ido a ver "Mar adentro" con toda la inocencia del mundo, pero ahora me da todo tan mala espina que ni se me ha pasado por la cabeza pagar 6 euros por entrar en un sala de cine para aburrime con lo nuevo de "Orsoncito". Como mucho la dormiré en un avión. Tampoco veo ya dos veces la misma película en pantalla grande. Nunca se me ocurre.


"Million dollar baby" ha cambiado todo éso. No sé si la volveré a ver pronto, pero tengo muchas ganas de hacerlo. El sábado pasado me la tragué encantado y juro que oí sollozos cuando las luces se encendieron. Tras el fiasco (para mí) de "Mystic river", me he vuelto a reconciliar con el gran Clint.

Tenéis que verla, chavales. Y no sólo lo digo yo.



P.S.: Lo de Morgan Freeman y Hilary Swank tampoco está mal.