Quiero ser como John Wayne

Hace unas horas ví El Dorado, un peliculón de Howard Hawks protagonizado por John Wayne y Robert Mitchum. La ví en un canal de cable en versión original con subtítulos, costumbre afortunadamente muy enraizada en Argentina.

El caso es que Robert Mitchum y John Wayne le ganan a los malos en las siguientes condiciones:

Robert Mitchum tiene una herida de bala en la pierna que le hace cojear y además lleva encima una resaca que viene de una borrachera de dos meses producida por un desengaño amoroso .

John Wayne tiene una bala al lado de la columna que cuando se le mueve le causa parálisis al hemisferio derecho de todo su cuerpo. Ni que decir tiene que en el momento decisivo a John Wayne se le ha movido la bala. Además esa bala se la disparó unos meses antes una tal Josephine McDonald porque John Wayne (accidentalmente) se había cargado a su hermano. El personaje de John Wayne lo consideró justo castigo a su acción y no quiso vengarse de Josephine, entre otras cosas porque el clan McDonald era al que había que proteger de los malos.

Por si esto fuera poco, en el tiroteo final John Wayne se lleva un perdigonazo que le deja cojo.

Si es que ya no hay hombres como él. Y encima se casó con un mexicana y chapurreaba el español.

Nota para Malasombra: Sí, la guionista de "El Dorado" también era Leigh Brackett.

Comentarios

Pablo Gamo ha dicho que…
Gran película, el sinpar estilo Marcial Lafuente Estefanía jamás pasará de moda!

Sobre las actuaciones de J.W. y R.M.: El efecto cápitan del NewTeam distingue un puto amo del que no lo es.

Un salute
djflow ha dicho que…
Por molestar, más que nada:
Por lo general, no soporto el western... y menos a John Wayne. Prefiero a cowboys como Jim White y sí, me imaginaba que le conocerías, amigo Vencido.
Y antes que con los Pistols, en estos momentos, me quedo con Slayer. Concretamente con un dvd en el que se tocan en directo el "Reign In Blood" de tirón con lluvia de sangre final incluída.
\m/¡¡¡rock'n'roll!!!\m/
¡Suerte con las rubias, pibe!
RED PRIAPO ha dicho que…
Hoy soy yo el que está de acuerdo con djdemierda. Wayne era un fascista, un chulo, gordo y seguramente del madri$.

Vencido, el amor a la trilogía Wayne-Pumares-Simeone y porsupueto, la forma de cortejar, son algunas de las pocas cosas que me difieren de ti.

Disfruta del fin de semana bonaerense.
Anónimo ha dicho que…
Que tal torpedín, antes de nada siento no haber respondido antes a cualquiera de tus posts anteriores con sabor argentino pero la semana ha sido especialmente dura (ya te imaginarás porqué). La guerra fría es más fría que nunca.

Por otra parte me congratula esa actividad frenética de un post diario y las contestaciones de tus allegados, lo que significa que hay movimiento y seguimiento.

Hablando un poco de todo te diré que mis dos películas favoritas del maestro Hawks son el Sueño eterno y La fiera de mi niña, aunque Luna nueva también gana puntos cada vez que la vuelvo a ver.

Estoy de acuerdo en que John Wayne era un fascista y todo eso, pero joder no he visto a nadie llevar peor un revólver en el cinto y sacarlo con tanta rapidez. Me acuerdo de la película de El Dorado y efectivamente parece mentira que salieran vivos, pero recuerda Rio bravo, esa sí que es de traca, con todos metidos en la cárcel y Ricky Nelson cantando!!!!, bendito Ricky y el borracho de turno que era Dean Martin, creo que este fin de semana va a caer Rio Bravo, el segundo mejor río detrás de Rio Rojo por supuesto.

Bueno no me enrollo más, esta noche toca Rita ¿qué raro no?, a ver que Birracas nos encontramos, se te echa de menos.

un fuerte abrazo y nos vemos la semana que viene
Vencido ha dicho que…
Sí, hombre sí, John Wayne era un fascista, claro, claro. Suponiendo que lo hubiera sido me la suda bastante.

Y amigo djdemierda que no te guste el western explica perfectamente por qué te mola la chica esa islandesa que cantaba en los Sugarcubes.

Líder, estás muy graciosillo últimamente, pero me has pillado de buenas. Te recomiendo que le eches un vistazo a El Dorado y en lugar de John Wayne te imagines a Fidel. A lo mejor te mola.

Por cierto, Pablo, un saludo y bienvenido.