Misión cumplida

Apurando mis últimas horas en Buenos Aires me doy cuenta de que en este viaje he cumplido todos mis objetivos. El secreto ha sido no elaborar ningún plan previo y tomar las cosas como me han venido. Y, sobre todo, lo mejor ha sido que he descansado.

He cargado las pilas para un invierno que será decisivo en más de un ámbito.

Acá sólo me queda tomarme un café vienés en Martínez. Y eso es lo que voy a hacer ahora mismo.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Jota, soy Sira. Solo recordarte, si sigues por allá, que busco desesperadamente la primera parte de El Lado Oscuro del Corazón. Si la encuentras, hazte con ella por favor. ^
Buen viaje de vuelta y que sigas disfruntado lo que te quede!!