Inventario 3


Me considero un hombre de "letras" y no de "ciencias". En la escuela sacaba sin problemas buenas notas en asignaturas como Historia, Lengua o Filosofía. Por el contrario, sufría enormemente con la Física o la Química. Lo que es más, me resultaban un coñazo insoportable. Las Matemáticas no eran una excepción. Pero al final de mi periplo académico desarrollé una cierta querencia por esa materia. Incluso saqué un 10 en un examen que casi nadie de mi clase aprobó.

Terminé por darme cuenta de que las Matemáticas se acercan a la Filosofía. ¿No existe un concepto matemático llamado "infinito"?. ¿No se podría resumir la historia de la Filosofía se como una búsqueda de la exactitud matemática?.

Así que a pesar de ser un hombre de "letras", me gustan las matemáticas. Y más ahora.


Siempre he pensado que Adam Smith era un idiota. Y un hombre cuyo pensamiento es de una vacuidad impresionante. Gracias a Walter Graziano sé que mi opinión cuenta con el aval de las Matemáticas.

Graziano es un economista argentino de cierta brillantez que ha escrito varios libros. En "Hitler ganó la guerra", su último volumen, hace una serie de revelaciones que causan estupor. La más atractiva es sobre la que construye toda su teoría. Al parecer, en los años 50 un matemático demostró que el presupuesto fundamental del capitalismo es una incorrección matemática. No sólo es débil desde un punto de vista filosófico sino que es inaceptable desde un punto de vista matemático. Adam Smith se equivocaba cuando decía que el individualismo es la base para la mejora de la sociedad. No aumenta el bienestar general si uno sólo mira por sus intereses. Está demostrado matemáticamente. Así que, lo siento, los impuestos no sólo son justos sino que, bien gestionados, son más eficaces que el mercado. Insisto, es matemático.

Lo curioso es que Graziano, licenciado en economía, descubrió este dato viendo una película. No os voy a decir cuál es. Como pistas os digo que a mí no me gustó y que el guionista es Akiva Goldsman.

El primer libro que me compré en Argentina fue "Hitler ganó la guerra" , de Walter Graziano.

ACTUALIZACIÓN DE 2015: Acabo de releer esta entrada y he estado a punto de borrarla. El libro de Graziano me parece una engañifa 10 años después. Es un poco sensacionalista en varios asuntos y supongo que también lo será en el cuando explica la teoría de juegos. Pero sigo pensando que el esfuerzo individual no es eficaz del todo si no se obtiene un beneficio colectivo. Y de lo que también estoy seguro es que los economistas no son científicos.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
También hay una réplica a esta teoria de Adam Smith en la película "Una mente maravillosa".
El protagonista intenta refutar la teroria del esfuerzo individual cuando estan decidiendo si van a "entrar" a un grupo de chicas en un bar que se componia de una tia buena y el resto normalitas tirando a malas.

La tesis que propone el protagonista es que si ellos se centraban en entrar individualmente a la tia buena, lo mas probable es que los esfuerzos de cada uno anularian los de los demas y ninguno conseguiria nada ya que las normales no querrian ser segundo plato de nadie, pero si hacian un pacto entre ellos de centrarse solo en las normales e ignorar a la tia buena (es decir unir sus esfuerzos) todos ellos mojarian esa noche.
Lo que falla en la peli, es que no lo ponen en practica y por lo tanto no sabemos si funciona en la realidad o es solo un ejercicio teorico

Un abrazo
Fray
Vencido ha dicho que…
Sí, fray, es ÉSA la película. John Nash demostró, MATEMÁTICAMENTE, con su Teoría de los Juegos, que Adam Smith estaba equivocado. Y por consiguiente Milton Friedman y toda esa caterva de ladrones de gallinas de Milton Friedman y compañía aún lo están más.

¿Por qué un economista de carrera se entera de algo tan elemental gracias a una (mala) película?. "Hitler ganó la guerra" da una respuesta que a mí me convence.
Anónimo ha dicho que…
Nada es blanco o negro totalmente, la teoria de Nash está bien, no obstante a mi modo de ver Adam Smith también tenía algo de razón, el esfuerzo individual es también el motor de las cosas, la innovación, no solo en terminos tecnológicos, sino filosóficos o artisticos, se debe en gran medida al individualismo y al esfuerzo individual, y a la larga nos beneficia a todos
Vencido ha dicho que…
Estimado anónimo,

la teoría de los juegos no niega el esfuerzo individual en absoluto. Sólo dice que hay que mirar por uno mismo y por los demás. Eso sí que a la larga beneficia a todos. Y recuerda, es matemático.

Graziano pone un ejemplo muy gráfico: un equipo de fútbol. Si cada uno hace la guerra por su cuenta el equipo pierde seguro y el prestigio individual de cada uno se resiente. Si uno pelea por él mismo, por mejorar como jugador y aporta eso al colectivo, lo más seguro es que ganen partidos y eso también redunde en un beneficio individual.

Y además, ¿no te suena aquello de "Nadie es imprescindible"?.

Una cosa más. En matemáticas 2 más 2 son 4 y lo que es blanco, es blanco y lo que es negro, negro.
Anónimo ha dicho que…
Eso en la matemática euclidiana, compañero.
No es la única...
Vencido ha dicho que…
Vale, vale, aceptamos barco como animal acuático.
gabriel r. ha dicho que…
Yo me compré en mi primer semestre en la Universidad y me encantó. Estaba estudiando economía.

Cuando terminé la carrera volví a leer ese libro que había dejado olvidado en un estante y no pude tolerar la cantidad de mentiras malintencionadas y groseras que Walter Graziano hace respecto de la economía.

Dice que la Teoría de los Juegos y los desarrollos de Nash contradicen a Adam Smith, y eso es sencillamente falso. De hecho, el concepto de equilibrio de nash es muy usado en las demostarciones de existencia de equilibrio general (googlea a Gerard Debreu y Kenneth Arrow) que se hicieron en los años 50 y 60 para demostrar que la economía de mercado lleva al a mejor asignación de recursos y bienestar (optimo de pareto, primer teorema del bienestar) y que cualquier distribución optima puede ser lograda por un mecanismo descentralizado de mercado con transferencias de suma fija (segundo teorema del bienestar).

Los desarrollos de Nash están entroncados en la teoría económica neoclásica mas tradicional desde mediados de la decada del '50. Es simplemente falso que Nash niegue a Adam Smith: de hecho discuten otras cosas (he leído a Smith y obviamente estoy muy familiarizado con la teoría de los juegos).

Graziano dice más mentiras: menciona que los aportes de Nash (y los de Lipsey y Lancaster del Second Best) fueron "ocultados" o no fueron "enseñados" en el resto del mundo, cuando eso es sencillamente una mentira. De hecho la RAND Corporation y los servicios militares estadounidenses financiaron los desarrollos en la teoría de los juegos porque durante un tiempo pensaron que podían servirles para predecir resultados en el contexto estratégico que era la Guerra Fría.

En fin, pongo este comentario para decirle al lector de Graziano que la mayoría de las cosas que dice de economía son mentiras, y más aún: son mentiras de mala fe.

Graziano, me consta, es un economista medianamente bien formado. La teoría de los juegos no era algo extraño a la teoría económica estandar en la decada del '80, mucho menos en los '90. O sea que las mentiras que cuenta Graziano, o son producto de su ignorancia y con eso se vuelve un ignorante, o son producto de su mala fe y con eso se vuelve un ladronzuelo más.

Obviamente, la gente no especializada en economía no tiene por que saber estas cosas, pero me parece importante contarles que lo que dice Graziano es mentira.

Saludos,
Un Lic. en Economía con Máster en Teoría Económica.