sábado, 31 de diciembre de 2005

Predicciones para 2006

  1. Se aprobará el Estatut con el beneplácito de todo el mundo, excepto el de ERC y el de Facherico.
  2. Cuatro programará porno todas las noches.
  3. El Madri$ nos dará aún más alegrías (se me hace la boca agua pensando en el próximo entrenador. Tal como van las cosas yo no descartaría a Lillo).
  4. El faraón Gallardonés I presentará un proyecto para enterrar la Castellana.
  5. Las tabacaleras se repartirán los mayores beneficios de su historia.
  6. Poli Díaz tendrá un pequeño papel en "Aquí no hay quien viva".
  7. El best-seller del año será un libro escrito por Iker Jiménez sobre las claves secretas que se encuentran en "Poeta en Nueva York".
  8. Alejandro Sanz sacará un disco en inglés para que al fin podamos entender lo que canta.

Todo son coñitas, pero ya veréis como algo de ésto termina pasando.

Feliz año 2006.

jueves, 29 de diciembre de 2005

A las 4 de la mañana

Dicen que la luz de la madrugada sólo puede iluminar realidades. Aseguran, incluso, que ese efecto se ve amplificado en determinadas casas de lenocinio.

Es cierto.

Ayer, o mejor dicho, hoy, a las 4 de la mañana, en el Angie, mientras sonaba "Angie", escuché una verdad incorruptible.

La dijo el Gines. Yo estaba borracho y no me acuerdo. Pero estoy seguro de que era verdad.


martes, 27 de diciembre de 2005

Chaquetas

Me han regalado una chaqueta de pana. Como parte de mi reacomodo vital acabo de decidir que este hecho será fundamental para entender mi estética 2006.

No voy a dejar mi barba adriánica, ni mis zapatillas, ni mis camisetas. Pero voy a llevar chaquetas. Que se note que la madurez me anda rondando. Calculo que hasta 2010 no me pillará pero va recortando camino poco a poco...

sábado, 24 de diciembre de 2005

V.

Dicen que la amistad mujer-hombre no existe. Yo pensaba que sí, hasta hace un poco más de un año en que me llevé un disgusto enorme con una amiga a la que llamaba "mi hermana". Desde entonces no soy capaz de pronunciarme intelectualmente al respecto. Aún así, quiero proclamar una cosa: Si existe algo llamado amistad entre un tío y una tía, ambos heteros y guapos, éso es lo que pasa entre V. y yo.

V. es un ser demasiado generoso. Es más fácil ser ayudado por ella que lo contrario. Piensa que es fuerte y que puede con todo. Ahí se equivoca, no es fuerte. Es valiente.

V. Tiene muy mala hostia si pulsas la tecla que no es. Pero yo sólo la he pulsado dos o tres veces y eso que soy bastante torpe.

V. tiene el peor trabajo del mundo.Y su entorno más cercano es el que menos entiende esta verdad incuestionable.

Para muchos de mis amigos y para mí mismo 2005 ha sido un año muy complicado, pero para V. ha sido horroroso, aunque ella lo niegue fervientemente.

Por todo ésto le regalé una rosa el jueves por la noche. Seguramente debería habérsela dado a otra que yo me sé, pero no me arrepiento.

viernes, 23 de diciembre de 2005

"Never be the same"

En la redacción hay un silencio sepulcral. No tengo nada que hacer. Es el primer momento de paz desde hace dos semanas, desde que me confirmaron que dejaba 40tv y que me venía al nuevo programa de Ordovás en la tele (I-pop, La 2, de lunes a viernes a las 20 horas, a partir del 23 de enero).

Durante estas dos semanas me he comprado "Never gone" de Backstreet Boys como un guiño a mi periplo en el universo 40, me despedí de mis compañeros a lo grande y tuve largas conversaciones con un amigo que ahora mismo está de vacaciones en Venezuela. Todo ello aderezado con largas noches en las que el amanecer llegaba demasiado pronto. Como ayer.

Apenas he dormido 2 horas y encima lo he hecho en una mala postura. Soy el único redactor que está hoy aquí, por lo menos de momento. El hecho de no estar resacoso no me consuela en absoluto.

Las razones se me escapan pero no se me quita de la cabeza "Never be the same" de Christopher Cross.

And
I'll
Never be the same without you here
I'll live alone
Hide myself behind my tears


El sol golpea una fachada de metal del edificio de TVE en Prado del Rey. Es lo que veo si levanto mi mirada del ordenador. Se trata de mi tercer día en este nuevo empleo. Estoy triste pero también un poco animado y sé que ya no volveré a ser el mismo.


martes, 13 de diciembre de 2005

Perlotem, 15 años después (y V)

EL SEGUNDO DISCO



Cuando “Cry as you are” empezó a escalar puestos en las listas, los miembros de Perlotem ya estaban grabando maquetas para lo que iba a ser su segundo trabajo. En 2007 se publicó el contenido de esas cintas que estaban siendo grabadas en casa de Gristi. Precisamente era ella quien estaba pesando más en el grupo en aquellos momentos. Ya no sólo aportaba el academicismo sino que añadía una dirección musical firme y, sobre todo, alejada de “Cry as you are”. El tecno-punk-rock de sus inicios había dejado paso a un sonido trabado y hermoso, en el que Paul y John sufrían mucho para encontrar su lugar. Cuando se fueron de gira esas cintas se guardaron en un armario destinadas a un injusto ostracismo. Es entonces cuando Gristi da un puñetazo en la mesa, exige trabajar en el estudio y no salir a la carretera. Sólo gracias a la ayuda de un generoso cheque dio su brazo a torcer. Por primera vez. Y por última.



En abril de 2005 Perlotem inicia de nuevo la preproducción del postergado segundo disco. La nueva compañía multinacional que los ha firmado no quiere ni oír hablar de las cintas de finales de 2003. Está buscando un nuevo “Cry as you are” a toda costa y para ello contrata al cantante de los desaparecidos Strokes, Julian Casablancas, para que produzca el álbum. Ante esta situación Gristi abandona la banda, se casa con Mike Ruiz y se muda a San Francisco donde empieza una influyente nueva carrera discográfica, esta vez en solitario.



Paul y John se quedan solos y terminan en julio, con bastante comodidad, “Tears of love”, un trabajo sin garra y con canciones que tienen a la vulgaridad como referente más claro. En aquel momento se estimaba que iba a ver la luz en el otoño de 2005. Sin embargo, el destino iba a cambiar de nuevo la suerte de Perlotem.



10 de agosto. Paul Nolen sube a un jet privado que le va a llevar de Tirana a Londres. Una fenomenal tormenta en el Canal de La Mancha hará que el frágil Mystère no llegue a su destino. No hay supervivientes. Menos de 24 horas después, tras consumir 15 “destornilladores” en 10 minutos en el funeral de su amigo, “John Cartni deja este valle de lágrimas ahogado en su propio vómito”. Esa fue la frase que utilizó Joe Crique, prestigioso periodista musical y biógrafo de Perlotem. Ni que decir tiene que “Tears of love” vendió el triple que “Cry as you are”.

lunes, 12 de diciembre de 2005

"Pictures of you"


Hacía mucho tiempo que no me escuchaba este disco. Sé que no es el mejor de los Cure, pero es el que más significado tiene para mí. Como supondréis, las razones no son estrictamente musicales...

Perlotem, 15 años después (IV)

EL DESEMBARCO EN EL MERCADO INTERNACIONAL



En el otoño de 2003, el rock, o mejor dicho el peor cliché del rock, era un buen negocio. Y por eso, el propietario de una oscura compañía independiente americana pudo hacer un increíble experimento que salió bien, incluso sin darse cuenta de lo que en realidad estaba sucediendo.



Mike Ruiz dirigía, desde el 99, Dispop, un sello especializado en hardcore melódico que sobrevivía con bastante dignidad. Una noche, emborrachándose con unos amigos, dijo que la próxima gran banda de rock iba a salir de Albania. En realidad, quiso decir Liechtenstein, pero estaba tan mamado que no pudo pronunciar el nombre y soltó “Albania” un poco al azar. Grandes risas estallaron a su alrededor y la broma se estiró hasta el infinito. Al día siguiente y todavía con resaca, Mike recibió un e-mail de un chalado con un mp3 cuyo contenido era “Cry as you are”. También se adjuntaba la dirección del manager de Perlotem y una petición para que Dispop editara el disco en USA. Inmediatamente Mike mandó un contrato ya firmado por él, sin escuchar un solo tema y acordándose del cachondeo de la noche anterior. Para completar el desaguisado, envió un giro postal por valor de 500 dólares en concepto de adelanto. A la altura del quinto café había olvidado el asunto por completo.



Pasaron un par de meses y al repasar un comunicado a la prensa con los lanzamientos inminentes de Dispop leyó un nombre que no reconoció. Cuando preguntó que qué coño era eso de Perlotem, le dijeron que era un grupo albanés que él mismo había fichado. En el acto decidió que iba a regalar las únicas 100 copias fabricadas del disco a los periodistas menos influyentes del mundo. Y que no iba a sacar a la venta “Cry as you are”. Lo que no dijo, pero sí pensó, es esa frase que todos hemos oído en nuestra cabeza alguna vez. “Tengo que dejar la cerveza”.



Las razones de lo que ocurrió a continuación no las sabe nadie. Hay quien aventura que era el momento adecuado para Perlotem, pero eso no es decir apenas nada. Otros creen que la clave fue “Marlene”, un tema pegadizo que sonó hasta la saciedad a finales de 2003. Pero la única verdad irrefutable es que “Cry as you are” arrebató en marzo de 2004 el número 1 en el Reino Unido y Estados Unidos al “Confessions” de Usher. Y que en abril Perlotem inició una gira mundial con todo el papel vendido que se prolongó hasta principios de 2005. El último bolo fue su famosa actuación en los Grammy.

jueves, 8 de diciembre de 2005

El caballero oscuro

Como hoy no es día laborable no voy a pegar la cuarta parte de "Perlotem, 15 años después". En lugar de eso explicaré mi visión de un personaje al que le tengo mucho cariño.

Ya sabéis que este año es el quinto centenario de la publicación de la primera novela moderna. No voy a referirme ahora al protagonista de ese libro, aunque es uno de mis mayores ídolos como demuestra claramente mi nick. Quizá en 2006 escriba algo al respecto. Hoy sólo lo voy a usar de referencia porque de alguna manera me gustaría trazar un paralelismo entre él y Batman.

Dicen que el hombre murciélago admite todo tipo de interpretaciones y que todas participan de algo esencial del personaje. Batman es tanto el de la serie de televisión de los 60, como el de Frank Miller, el de Tim Burton, el del 39 sin Robin y al margen de la ley, el de la Bat-familia, el de la época de la ciencia ficción rosa, el de Neal Adams y Denny O'Neil, el de Steve Englehart, el de Schumacher, el de Paul Dini, el de "Batman begins", etc...

No estoy muy de acuerdo. Es correcto pensar que caben muchas versiones de Batman pero eso no quiere decir que entre todo. Por ejemplo, a mí la serie de televisión de los 60 no me parece que refleje nada de mi idea de Batman. Me gusta, es delirante y divertida, pero no es Batman. Tampoco son Batman las pelis de Joel Schumacher y encima son una mierda.

Mi Batman definitivo está en el número 410 de Detective Comics (abril de 1971). La historia contenida en ese volumen es "A wow from the grave", una de las clásicas del tándem que, para mí, mejor ha esculpido a Batman: el dibujante Neal Adams y el guionista Denny O'Neil. En una noche de perros el caballero oscuro persigue a un villano que toma como rehenes a unos monstruos de circo en paro que sólo se tienen los unos a los otros. Es un bonito cuento con algo de Poe y una ausencia sorprendente de moralina. Se me hace muy fácil ver a otro caballero, uno con una figura triste, actuar de manera muy parecida a este Batman.



Portada del Detective Comics 410

miércoles, 7 de diciembre de 2005

Perlotem, 15 años después (III)

EL PRIMER DISCO



Con Gristi el grupo fue capaz de dar forma a las buenas e inocentes ideas que tanto Paul como John tenían. Ella aportó un bagaje téorico que fue decisivo para que se animaran a grabar, en un estudio profesional, una docena de canciones. Las sesiones de ese primer disco fueron sólo dos: el 5 y el 6 de abril de 2003. El repertorio lo formaban 5 canciones de John, “Marlene” entre ellas, 6 de Paul y una versión, en clave punk, de la “Canción de la Tierra” de Mahler.



El sonido de ese disco estaba inscrito en el Lo-Fi de los 90 pero sólo por necesidad. En medio de ese caos sonoro brillaban los sintes de Gristi, extrañamente bellos, las efectivas soluciones rítmicas de Paul y el talento en bruto de John como guitarrista. El álbum salió a la venta el 28 de abril en Albania con el título de “Cry as you are” y “Marlene” como primer single. En agosto ya era el disco más vendido de la historia de Albania. En las fotos de aquella época se veía en el semblante satisfecho de Paul y John un rictus de satisfacción. Era evidente que se habían cumplido sus pronósticos. En la cara de Gristi, en cambio, se podía apreciar una sombra de duda. Estaba limitada por la falta de ambición artística de sus compañeros.

lunes, 5 de diciembre de 2005

Perlotem, 15 años después (II)

LLEGA GRISTI


El primer concierto documentado de Perlotem se produjo el 5 de diciembre de 2002 en el Salón de Actos de la Universidad de Tirana. Entonces eran, todavía, un dúo en el que Paul tocaba la batería y John la guitarra. El puesto de cantante no estaba adjudicado en exclusiva a ninguno de los dos, cada uno hacía la voz solista en los temas que había escrito. Para “vestir” un poco el sonido y tratar de sepultar sus imperfecciones técnicas, Paul hacía programaciones electrónicas muy rudimentarias que remitían, sin saberlo, al tecno industrial de principios de los 80. Durante ese primer año de existencia del grupo habían ensayado sin cesar y se habían revelado a sí mismos como unos compositores bastante aceptables. El tema clave de “Cry as you are”, “Marlene”, ya estaba escrito y fue el que provocó la gran ovación de la noche. Gristi estaba allí, pero le dejó indiferente todo lo que vio y escuchó. Era la primera vez que asistía a un concierto de rock. Tenía 21 años.



Al día siguiente, Perlotem volvían a tocar en el mismo sitio y a la misma hora y Gristi apareció de nuevo. A su novio de entonces, un triste estudiante de Económicas, le había encantado el espectáculo y quiso repetir. Tuvieron una discusión pero Gristi aceptó ir, aunque muy a regañadientes. Aquello cambió su vida. Y la de Paul y John. Y la de Perlotem. Gristi fue la primera en darse cuenta de ello unas horas después cuando despertó en la cama de Paul, después de haber pasado la noche con John.



Gristi tenía una sólida formación clásica. Tocaba el piano y el violín e, incluso, había estudiado dirección de orquesta. Detestaba a Mozart y era devota de Mahler y Bach. Así pues, no era de extrañar que, en un principio, no entendiera la música de Perlotem. “La segunda noche tampoco me gustaron”, confesó ella misma recientemente, “pero digamos que empecé a presentir que, en según que casos, se podían decir más cosas con 3 notas que con 33. Y también me llamó la atención el trasero de Paul. Era muy mono”. Para la siguiente oportunidad que Perlotem tocaron en vivo, el 19 de enero de 2003, Gristi ya estaba a bordo.

viernes, 2 de diciembre de 2005

To cut or not to cut

Soy tan patético que sólo se de una novela publicada por primera vez como serial en una revista. Se trata de “Fundación” de Isaac Asimov.

Estoy seguro de que hay muchas más y casi seguro de que alguna es una obra maestra.

Hoy empiezo a publicar en el bloj un cuento serializado. Todos los días laborables pondré un trocito. Este es el primero.

Perlotem, 15 años después (I)

(Publicado originalmente en la edición española de “Uncut” de agosto de 2020)


El 23 de agosto de 2005 salió a la venta “Tears of love”, un disco de esos llamados póstumos que, como suele ser habitual en este tipo de lanzamientos, logró un extraordinario éxito comercial. Se trataba de la última odisea de un grupo que, desde la muy poco roquera Albania, había conseguido hacerse un hueco en el Olimpo del pop de principios de siglo. Eran un trío, dos chicos y una chica, se llamaban Perlotem, es decir “llorar” en albanés, y ésta es su historia.



Como casi siempre sucede con los grupos que adquieren categoría de leyendas su vida fue corta, polémica y, algunas veces, brillante. Perlotem se formó en Tirana, la capital de Albania, hacia finales de 2001. Al principio, sólo era un proyecto que dos hijos de diplomáticos americanos habían iniciado con intención de “echar fuera sus demonios”, como dijo John Cartni en la hoja de promo del primer disco. Ahora sabemos que no tenían nada que hacer, que Paul y John eran niños de papá sin oficio ni beneficio y que pensaron que cantando en inglés y gracias a su aspecto anglosajón fácilmente iban a ser estrellas en ese deprimente país en el que trabajaban sus familias.



Apenas sabían tocar, así que pensaron que lo más fácil era convertir Perlotem en un grupo punk. También, antes de componer el primer tema, decidieron que el llanto iba a ser el denominador común de su estética. De ahí que trataran siempre de llorar, al más mínimo motivo, en las ruedas de prensa y entrevistas.. Lo cierto es que la jugada acabó siendo una estrategia publicitaria muy rentable. Aún hoy vemos camisetas con la famosa foto de Paul Nolen gimoteando en el programa de David Letterman. Sin embargo, lo que esa célebre imagen no transmite es que el motivo de esos ojos rojos y húmedos era, simplemente, un problema alérgico de carácter leve.

martes, 29 de noviembre de 2005

Están locos estos romanos

Hoy me he comido un atasco. Alguien tendría que hacer un estudio sobre los atascos, fenómenos muchas veces inexplicables, auténticos poltergeist de la era del automóvil. Por ejemplo, hoy he completado mi habitual trayecto en coche de Alpedrete a Tres Cantos. Hace unos 3 años, cuando empecé a hacer este itinerario, la circulación era fluida y tardaba en llegar entre 30 y 35 minutos. Además, podía aparcar sin ningún problema. Como me gusta conducir, la situación era casi idílica. Desde hace unos meses todo ha cambiado para mal.

No os voy a aburrir con el relato de cómo la carretera de Colmenar se ha convertido en una trampa por las mañanas, a eso de las 10, y por las tardes, desde las 6 y media. Lo que sí voy a compartir con vosotros es lo de hace unas horas.

Cuando llegué a la carretera que une Cerceda con Colmenar Viejo todo iba bien. Esos 12 kilómetros fueron completados sin incidentes dignos de mención. Pero algo andaba mal porque según me acercaba a Colmenar el tráfico se iba haciendo pesadito. Me empecé a temer que se acercaba un atasco. Efectívamente, cuando me incorporé a la M-607 me encontré con una larga fila de autos.

Unos 5 kilómetros después hizo acto de presencia la niebla. Parecía claro que me iba a dejar media mañana en la carretera. Sin embargo, el atasco se desenredó casi milagrosamente conforme la niebla se iba haciendo más espesa.

Si alguien lo entiende que me lo explique.

lunes, 28 de noviembre de 2005

That's life


Esta foto me la compré en una tienducha de Little Italy, en un viaje de trabajo a Nueva York hace más de 3 años. Fui escandalosamente robado, ya que me cobraron 5 dólares por ella. Se trata de una imagen clásica del Rat Pack en la que se ve riendo y fumando a Frank Sinatra, Sammy Davis Jr. y Dean Martin. No creo que sea el único que piensa que en esta imagen está lo mejor de la vida. Da la sensación de que se están echando unas risas mientras el mundo se desmorona fuera del local en el que están privando a saco. Si eso no es existencialismo que baje Sartre y lo vea.

Me he acordado hoy de esta foto porque un compañero me ha pasado un directo de Sinatra con la Orquesta de Count Basie en un hotel de Las Vegas. Hace unos minutos que me lo he terminado de escuchar y todavía no se me ha quitado la sonrisa de la cara. En unos tiempos en los que no se te permite fumar ni beber ni drogarse ni divertirse ni nada., en unos tiempos en los que hay que ir al gimnasio, consumir cosas saludables como la soja esa o trabajar de sol a sol para comprarte un pisito de mierda reconforta saber que otro mundo es (¿fue?) posible.

Definitivamente, vivimos tiempos oscuros y de segunda mano.

jueves, 24 de noviembre de 2005

Prontuario para sobrevivir en el mundo de los medios

Mis muchos años de experiencia haciendo bodrios me confieren autoridad suficiente para daros unos pequeños consejos para sobrevivir en esto de la tele o de la radio o de cualquier otro formato audiovisual.

Lo más importante es conocer el verdadero significado de las palabras que se emplean en este universo. Veamos algunos ejemplos.

  1. El verbo "funcionar": Cuando alguien dice que algo "funciona" quiere decir que no sabe defender por qué le gusta. Es un recurso de analfabetos y de jefes, circunstancias que se suelen dar a la vez la mayoría de las veces. El antídoto consiste en preguntarles "¿por qué funciona?".
  2. El ritmo: Palabra que se pronuncia cuando a alguien no le gusta lo que ve por razones "políticas", es decir, ni le gusta ni le disgusta pero está obligado a decir que hay que repetirlo. Decir que a algo le falta ritmo sirve para descalificar todo lo que se ha hecho sin tener que especificar qué es lo que falla. Una buena salida ante este problema puede ser dejar pasar un día o dos y volver a enseñar el trabajo diciendo que has tocado algo, cosa que por supuesto no has hecho. Entonces te dicen: "¿Lo ves?. Ahora tiene ritmo".
  3. La modernidad: Si te dicen que quieren algo moderno, échate a temblar. Eso quiere decir que en realidad no tienen ni puta idea de lo que quieren ver o escuchar. Lo más aconsejable en este caso es explicar qué vas a hacer nada más escuchar la palabra "moderno". Y luego dar el coñazo y relatar minuciosamente y en directo cada paso que das. De esa manera, el jefe se involucra y medio empieza a entender qué es lo que está buscando. Entonces, te limitas a seguir sus instrucciones y ya tienes algo "moderno". Otra cosa, aún más deseable, que puede ocurrir es que se aburra y te deje en paz.
  4. Contenido: A menudo se usa como sinónimo de "palabras". O sea, si te dicen que algo tiene mucho contenido lo que te están diciendo es que le quites palabras. Pero, ten cuidado, debes decir exactamente lo mismo que has dicho, sólo que en menos tiempo. Esta confusión la tienen sobre todo los jefes, que no suelen distinguir el diccionario de la guía telefónica.

Esta pequeña guía puede ser útil pero hay una variable que no hemos tenido en consideración. Se trata del azar, verdadero depositario de nuestro destino, como bien sabe W.A.

miércoles, 23 de noviembre de 2005

Son las 22.15...

...Y mi horario de salida es a las 19.00.

Acabo de terminar mi jornada laboral.

No ha sido la primera vez.

Estoy casi seguro que será la última.

domingo, 20 de noviembre de 2005

30 años después

Parece ser que a más del 50% de los españoles les produce indiferencia la figura de Francisco Hermenegildo Paulino Teódulo Franco Bahamonde.

Estoy tentado de decir que es una buena noticia y que las heridas se han cerrado y hacer mío todo ese discurso políticamente correcto centrado en lo guay que fue la Transición y lo cojonuda que es la Consti.

Sin embargo, hoy, 30 años después de que Arias Navarro gimoteara aquello de "Franco ha muerto" por la tele mis reflexiones van por otro camino.

Ahora me explico el por qué del triunfo de esos istoriadores sin h que escriben con total impunidad acerca de unos hechos sobre los que la mayoría de la población parecía que no se interesaba. Lo que ha ocurrido es que, por cálculo o por miedo, muchos no quisieron seguir metiendo el dedo en la yaga. Es opinable que en ese momento fuera lo más inteligente pero hoy ya no lo es, 30 años después de que Arias Navarro gimoteara aquello de que "Franco ha muerto" por la tele.

No es posible que el señor que mandó casi 40 años produzca indiferencia 30 años después de morir en su cama. Eso se llama olvidar, no perdonar. Y no es lo que han hecho los chilenos o los alemanes, creo yo.

jueves, 17 de noviembre de 2005

Don Brun


Aún no me lo he mirao y ya estoy flipao.

Hijos de puta

Decía don Bertold Brecht, que es este señor de la foto:

"Hay quienes luchan un día y son buenos,

hay quienes luchan un año y son mejores,

y hay quienes luchan toda la vida,

ésos son los imprescindibles".

====================================================================

Hoy, a mí, que soy éste, se me ha ocurrido:

"Hay quienes te joden un día y son malos,

hay quienes te joden un año y son peores,

y hay quienes te joden toda la vida,

ésos son los HIJOS DE PUTA"

Muchos hijos de puta químicamente puros no existen, la verdad, pero malos y peores hay demasiados.

lunes, 14 de noviembre de 2005

Todo como el orto

Hace frío, llueve, ando aún bastante tocado de salud, es lunes, la vida es injusta, perdió el Estu, estoy en el curro, bla, bla, bla,...

Pero hoy me he puesto el "Amorama" de Érica García y el optimismo ha vuelto a mi vida.

No todo el mundo sabe que Érica es

una significada hincha del

Club Atlético Boca Juniors

sábado, 12 de noviembre de 2005

Parón

Hoy paro. No voy a salir de casa. No voy a estudiar. Me derrumbaré delante de la tele cuando termine de escribir esta entrada.

La semana ha sido dura otra vez. Exigencias laborales y choques de ego. Noticias por confirmarse. Empeoramiento del tiempo, y no sólo el climático. Noches de insomnio. Problemillas de salud.

Esta semana he aprendido varias cosas. Una, que huyo del enfrentamiento. Bueno, eso ya lo sabía pero esta vez ha llegado a un extremo muy peligroso para mí. Una cosa es ser educado y amable. Otra muy distinta es ser gilipollas, pacato, pringao. Y lo que le pasa a los gilipollas es que se comen los marrones que no son suyos.

Es posible que mi vida esté a punto de cambiar. Está claro, no obstante, que estoy en un momento de tránsito, de crisis de mi antigua vida. En los próximos 20 ó 25 días voy a jugar varias finales. Por lo tanto, voy a necesitar las energías que hoy estoy guardando.


Lo mejor para las horas muertas

domingo, 6 de noviembre de 2005

Cream2005

36 años después, Cream vuelve a la vida

¿Me subirán el sueldo este mes?

Hace unos años me quedé prendado de la palabra "asimétrico". Me obligué a mí mismo a usarla en un guión. Lo logré tildando a Pedro Guerra de cantautor "asimétrico". Por lo feo que es, básicamente.

Ahora estoy enamorado de otra palabra. Y la pondré en una de estas entradas antes de que acabe el año. El vocablo en cuestión es:

EPISTEMOLOGÍA

sábado, 5 de noviembre de 2005

Pensamiento no (demasiado) elaborado

Yo creía que mi generación había llegado tarde al hip hop y la electrónica. Sin embargo, estoy conociendo gente de 24, 25 años que también está llegando tarde.

Una vez más, el futuro se empeña en ser imprevisible.

Rock and roll star (¿Episodio 1?)

Dicen que Bunbury ha petado. A finales de julio suspendió su gira y despidió a su banda. Nadie sabe qué va a hacer.

A mí me da un poco lo mismo. Pero lo cierto es que es la comidilla de este micro-cosmos en el cual se desarrolla mi única actividad remunerada. Y además yo fui testigo de una de las fases de ese supuesto hundimiento. Digo supuesto porque bajarte de la burra no tiene por qué ser sinónimo de derrota, aunque eso puede parecer en esta sociedad tardocapitalista en la que se busca lo profundo ignorando lo aparente, que a menudo es lo esencial.

Cuando fui a cubrir ese evento llamado Mediatic Festival a mediados de julio pernocté en el Spa Porta Maris, el mismo hotel en el que hicieron lo propio muchos de los músicos que anduvieron por ahí. Una mañana ví al ex-Héroes en el desayuno. Su aspecto era francamente deplorable. Presentaba el pelo mojado y la tez mortecina. La compañía no parecía estar mucho mejor . No consumió ni café ni tostadas ni zumo de naranja natural ni huevos fritos ni cereales ni leche. Sólo un pelotazo. Apresuradamente y gritándonos a los demás un silencio hostil.

Un mes y pico después leí la noticia de su espantá. Sumé dos más dos igual que habéis hecho ahora mismo vosotros.

El jueves curré en los Ondas y viví algo muy parecido con otra rock and roll star. Como puedo estar equivocado no voy a revelar nada más. Ni siquiera su identidad.

A lo mejor esta entrada tiene una segunda parte dentro de un tiempo.

miércoles, 2 de noviembre de 2005

El Estatut

Lo del Estatut es muy gracioso.

Los que hablan de él no lo han leído.

Los que lo han leído no lo entienden.

Los que lo entienden no hablan de él.

El Estatut es una propuesta de ley de alto rango sobre la que pesan acusaciones fundadas de inconstitucionalidad.

En la historia democrática española se han dado casos como éste muchas veces. (La ley Corcuera, la de la patada en la puerta, por ejemplo)

Un señor que se llamaba Montesquieu y que era muy listo ofreció una solución a este asunto. Se llama división de poderes.

El Parlamento aún tiene que tramitar y enmendar. Luego lo aprobará (o no).

Una vez aprobado, podrá ser objeto de un recurso ante el Tribunal Constitucional.

El Tribunal Constitucional, formado por gente que sí va a leer el texto y sí lo va a entender, dirimirá entonces si es compatible con nuestra Carta Magna.

Esto se llama democracia, no cambio de régimen.

martes, 1 de noviembre de 2005

Dos películas que ya había visto

El sábado me fui a ver, en inmejorable compañía, "La novia cadáver" de Tim Burton.

El domingo ví, en la intimidad de mi hogar, el partido Atlético de Madrid-Villarrreal.

"La novia cadáver" es un peli de Tim Burton, con todo lo bueno y lo malo que ello conlleva. Quiero decir que no hay sopresas. Mezcla la estética del terror decimonónico con un argumento que en el fondo es puritito Disney.

El Atleti empató a 1. Fue ganando todo el rato. Cuando el Villarreal consiguió el tanto que suponía la igualada, el árbitro pitó el final. Ya hacía unos segundos que se habían cumplido los tres minutos de descuento. Todo tan previsible como "La novia cadáver".

lunes, 31 de octubre de 2005

Sólo los listos juzgamos por las apariencias





















El disco de amarillo se ha publicado en este 2005. El de azul en 1999.

A pesar de la similitud estética de sus portadas, los respectivos contenidos poco tienen que ver.

Me molan los dos, aunque uno más que otro.

domingo, 30 de octubre de 2005

Malasaña 61 revisited

El sábado 22 de octubre quise ir a ver a Mark Eitzel al Nasti. No supe, hasta bien entrada la noche que el concierto del líder de American Music Club se iba a celebrar al día siguiente. Habían pasado unas horas hasta que una mirada al cartel de la sala confirmó que djflow et moi estábamos haciendo el ridículo.

Este incidente cómico, bueno más bien grotesco, hizo que nos tomáramos unas cañas por los garitos del barrio de Malasaña.

La verdad es que experimenté lo que se conoce como un ataque de nostalgia.

Vaya semanita

Entre sacar adelante un nuevo programa de televisión, mi recién estrenada condición de estudiante born again, las hostias que me estoy llevando en el hattirck (ayer mi equipo palmó 6-1) o mi actual estado de atolondramiento generalizado, no he encontrado la mínima paz mental necesaria para poder actualizar este humilde bloj.

Ahora parece que llueve menos, pero en un sentido metáforico porque ahí fuera está cayendo la del pulpo. Por lo tanto, trataré de reactivar un poco esta ventanita demasiado aquejada de Guadianismo en los últimos tiempos.

A partir de ahora volcaré entradas más cortas pero de manera más continuada. De hecho, voy a intentar colgar una al día durante todo noviembre.

miércoles, 19 de octubre de 2005

El jebi no es bio-lencia




















Javi Metalkas es el tío que más sabe de hard rock y metal de este país. Además, es uno de los profesionales más acojonantes que me he encontrado en este mundo del periodismo musical. Y por si todo ésto fuera poco, es mi amigo.

Imperdonable que no haya linkado su bloj. Ahí lo tenéis, como una más de las "Sugerencias del chef".

lunes, 17 de octubre de 2005

Ésto se acaba, chavales




Algún día, no muy lejano, se acabará el petróleo. Los problemas aparecerán bastante antes, cuando la producción no satisfaga a la demanda. Eso pasará cuando la producción deje de aumentar, algo que puede haber ocurrido ya. En cualquier caso, parece que los más optimistas fechan ese momento como muy tarde para el 2020. O sea, 15 años.

El capitalismo entra en fase terminal porque ha estado asociado a la cultura del petróleo. Este sistema se basaba en una forma de energía cara, escasa y finita. Si eso cambia, debería cambiar también el sistema. Es muy posible que nosotros veamos cómo se opera esa mutación. No creo que conduzcamos coches de gasolina cuando seamos provectos ancianos.

A finales de los 80 los R.E.M. decían aquello de "It's the end of the world as we know it (and I feel fine)". Como ellos, yo también tengo emociones encontradas entre el optimismo, el conformismo y el cinismo.

viernes, 14 de octubre de 2005

Cuentos chinos

Dicen que se nos viene encima una pandemia, como la de la gripe mal llamada española del 18. Y yo leo cosas como ésta en la prensa.

Alguien se está haciendo de oro, claramente. Para la gripe aviar la antiviral no sirve de nada. ¿Las razones?
  1. Las antivirales que se están comprando sólo sirven para la gripe común.
  2. La gripe común muta todos los años.
  3. La antiviral sólo sirve para una temporada.
  4. La gripe común no es la gripe aviar.
  5. Para que la gripe aviar afecte a humanos el virus tiene que mutar.
  6. Si no sabemos cómo va a mutar es jodido hacer una vacuna.

No es la primera vez que las grandes empresas farmacéuticas hacen negocio de esta manera.

Hacedme caso, hincharos a Vitamina C.

jueves, 13 de octubre de 2005

He vuelto

Eddie Felson el rápido no se acerca a una mesa de billar desde hace muchos años. Derrotó al Minnesota fats pero su pasión por el taco y las bolas fue anulada. Aunque no del todo, pero éso no lo sabe él.

Un día ve jugar a un chaval y nota en sus carnes una cierta perturbación. Decide convertirse en su manager pero el chaval, que tiene cara como de Tom Cruise jovencito, resulta ser un niñato. No obstante, Eddie ya está atrapado.

El chaval y Eddie se vuelven a encontrar en un campeonato de Bola 8. La partida es emocionante pero Eddie saca su mayor veteranía y vence. A primera vista eso es lo que parece y eso es lo que Eddie cree que ha ocurrido.

Sin embargo, el chaval se ha dejado ganar porque ha sido sobornado por un apostador. Cuando Eddie se entera hace lo que tiene que hacer. Es decir, le reta. El chaval recoge el guante mientras le advierte de que le va a destrozar.

Y Eddie le responde:

"No importa, porque

HE VUELTO".





Yo también he vuelto.

miércoles, 5 de octubre de 2005

Tardochentismo

Estos últimos días los he ocupado en elaborar la teoría definitiva acerca del look ochentero. Todo partió de una coversación con un chaval de la radio hace unos días. En ella hablábamos de Elton John y de cómo es un gran desconocido para la gente más joven, como es el caso de mi interlocutor. En un momento determinado él hizo una referencia al clip "I'm still standing" tildándolo abiertamente de ochentada y macarrada. Yo le dije que ese clip, precisamente ése, me encanta porque es muy divertido y es una autoparodia de su obsesión por las gafas. Pero él contestó: "ya, pero es que muy ochentero y, ya se sabe que los ochenta en cuestión de imagen son para echarlos de comer aparte".

Pero yo creo que no, que éso que a los más jóvenes les parece ochentero en realidad es más bien tardochentero. Mi teoría descansa sobre la tensión entre el barroco y el rococó. Veamos.

Todos los movimientos culturales o artísticos llegan a una fase barroca. La moda roquera entró en esa fase hacia finales de los 70 y se mantuvo de esa manera hasta el 87 o así.





Como se puede apreciar, el look puramente ochentero oscila entre un recargamiento fronterizo con el exceso (Madonna) con un neoclasicismo particular, barroco en cuanto a concepto (Tony Hadley). Gustará o no, pero todavía podemos tenerle respeto.

En el 87 la moda pop llega a su fase rococó. Y entra en barrena estética. Los inefables Locomía nos muestran cómo digerir mal una tradición que flirtea con el exceso puede tener resultados catástroficos.

El tardochentismo finaliza a principios de los 90 cuando las hordas del grunge devuelven la camisa de leñador, los vaqueros y las zapatillas a la estética de la juventud. Era más que necesario un borrón y cuenta nueva. Algo así como el punk del 77, con la diferencia de que Rotten y Cia no sólo renovaron los armarios. Hicieron lo propio con las conciencias aunque algunos no se hayan enterado aún.

lunes, 3 de octubre de 2005

Frases para la historia

Este fin de semana se casaba en Pamplona un amigo mío, que es pintor. Le llamamos (algunos) el “trascendido” porque dejó un trabajo seguro de oficinista para empezar a estudiar Filosofía y dedicarse por completo al arte. Como buenos amigos le apoyamos sin reservas. Pero también le hicimos innumerables coñas, muchas en su cara pero la mayoría, las más crueles e injustas por supuesto, a sus espaldas.

Su destino era morirse de hambre y, a continuación, retornar al drama del oficinista. Pero el amor se hermanó con el mecenazgo y se mudó a Bruselas. Ahora es un artista.

(Se me hace difícil usar esa palabra, “artista”, para referirme a un compañero de juergas juveniles, a un chaval que venía con nosotros a los bares de la Prospe a ver fúsbol)


Fue una boda singular. Sólo hubo unos 40 invitados, gran parte del lado del novio. Se podía decir que éramos sólo la familia más próxima y los amigotes. Además, se celebró en un “marco incomparable”. Pero sobre todo, se pronunciaron frases para la historia.






La misa discurrió con cierta placidez. A favor del cura podemos decir que no habló de la fertilidad como base del matrimonio, auténtico leit motiv en los sermones de las bodas hispánicas. Sin embargo, como todos sabemos, lo verdaderamente mollar acontece a partir de la salida de los novios del templo. En esta oportunidad, tras las fotos y felicitaciones de rigor, ambos dos echaron a andar precedidos por unos señores con boinas rojas que tocaban una música muy ruidosa. Unos cuantos les seguimos y por un momento, me vi metido en “El hombre tranquilo” de Ford. Creí que nos dirigíamos a comer.

Coronamos una lomita y allí el novio anunció que iba a haber “unas lecturas”. El viento era demoledor a esa hora del mediodía y en ese punto de Navarra. Por lo tanto, “las lecturas” se redujeron a una, este poema de José Hierro (nada que ver con el ex asesino del Real Madri$):

RESPUESTA

Quisiera que tú me entendieras a mí sin palabras.

Sin palabras hablarte, lo mismo que se habla mi gente.

Que tú me entendieras a mí sin palabras como entiendo yo al mar o a la brisa enredada en un álamo verde.


Me preguntas, amigo, y no sé qué respuesta he de darte, hace ya mucho tiempo aprendí hondas razones que tú no comprendes.

Revelarlas quisiera, poniendo en mis ojos el sol invisible, la pasión con que dora la tierra sus frutos calientes.


Me preguntas, amigo, y no sé qué respuesta he de darte.

Siento arder una loca alegría en la luz que me envuelve.

Yo quisiera que tú la sintieras también inundándote el alma, yo quisiera que a ti, en lo más hondo, también te quemase y te hiriese.

Criatura también de alegría quisiera que fueras, criatura que llega por fin a vencer la tristeza y la muerte.


Si ahora yo te dijera que había que andar por ciudades perdidas y llorar en sus calles oscuras sintiéndote débil, y cantar bajo un árbol de estío tus sueños oscuros, y sentirte hecho de aire y de nube y de hierba muy verde...


Si ahora yo te dijera que es tu vida esa roca en que rompe la ola, la flor misma que vibra y se llena de azul bajo del claro nordeste, aquel hombre que va por el campo nocturno llevando una antorcha, aquel niño que azota la mar con su mano inocente...


Si yo te dijera estas cosas, amigo, ¿qué fuego pondría en mi boca, qué hierro candente, qué olores, colores, sabores, contactos, sonidos?

Y ¿cómo saber si me entiendes?

¿Cómo entrar en tu alma rompiendo sus hielos?

¿Cómo hacerte sentir para siempre vencida la muerte?

¿Cómo ahondar en tu invierno, llevar a tu noche la luna, poner en tu oscura tristeza la lumbre celeste?

Sin palabras, amigo; tenía que ser sin palabras como tú me entendieses.

José Hierro



Como soy un gilipollas, me recordó a una balada lacrimógena de Extreme, “More than words”, pero, la verdad, no tiene nada que ver.

Después volvimos al hotel. Atardecía. En uno de los salones había otra boda y el líder y yo entramos. Nada más llegar se dieron cuenta de que estábamos haciendo un boda de Farruquito, aunque al final nos soltaron unas copichuelas. Mientras nos las bebíamos nos dimos cuenta que todo el mundo era muy feo y con muy poca clase y ya no nos pareció tan raro que destacáramos nada más entrar. Me terminé el ron en la habitación.

Después de asaltar el mini bar, nos cambiamos y nos fuimos de marcha por Pamplona. Como os podéis imaginar, el campo estaba abonado para que sonaran frases para la historia. Especialmente porque ya habíamos escuchado muchas, en situaciones menos favorables, durante todo el día. Me atrevería a decir que durante todo el fin de semana.

Imaginaos una cuadrilla de capullos, la mayoría del Foro, entre los 30 años y más allá, con la cara desencajada, con mucho alcohol encima y diciendo cosas como éstas, en un tono crispado y, a la vez, tierno:

“Yo sí que consumé en mi noche de bodas. ¡¡¡Y tres veces!!!”

“Os lo creáis o no, desciendo de un rey francés, puede que bastardo (sic)”


Como veis, frases para la historia.

viernes, 30 de septiembre de 2005

"A man alone"

Soy muy afortunado. Por mi trabajo he podido desarrollar un demasiado estricto sentido crítico con la música. Le ha pasado a mucha gente de mi entorno, gente más lista y preparada que yo, así que no tendría por qué ser una excepción. Pero lo soy. No del todo, pero lo soy.

Hay veces en las que puedo suspender mi juicio sobre un grupo, un disco o un concierto. O sea como cuando tenía quince años. Por ejemplo, me pasa con The Gift, grupo del que ya empiezo a hablar demasiado en esta bitácora.

Ayer tocaban The Gift de teloneros de Deluxe. Tenía dos pases y traté de colocar el segundo durante todo el día. Nadie pudo o quiso venir, así que me fui solo al Divino Aqualung. Para completar los malos augurios, el grupo había empezado a tocar como media hora antes de la hora prevista. No había llegado muy tarde aunque me perdí tres canciones. El concierto duró en total 50 minutos, de los cuales sólo pude ver unos 40.

Me cobraron 8 euros por un mini de cerveza que me bebí con sumo placer mientras sonaban algunas de las canciones que más me gustan en estos momentos:"Music", "11.33", "An answer" y, por supuesto, "Driving you slow". Nadie pidió bises. Bueno, unas niñas al lado mío lo hiceron pero pareció una coñita más que otra cosa. Si no era el único fan de The Gift en la sala poco me faltaba.

Por cierto, me reafirmo. En este momento de mi vida me gustan más las feas que las guapas.

viernes, 23 de septiembre de 2005

Más dura será la caída

Jajajajajjajajajjajjajjajajajjajaja (gran descojone).

El choque del Antiguo y el Nuevo Régimen

En la anterior entrada me negué a emplear la expresión que titula la que estás leyendo ahora. Todo el mundo la usa al referirse a la I Guerra Mundial y yo quise ser una excepción. Al final, vine a decir lo mismo pero de manera menos precisa ("El siglo XIX termina de manera abrupta" o "quisieron detener lo que ya estaba en movimiento"). Fue un error. No estuvo mal intentarlo, pero me equivoqué.

En esta entrada no meteré esa gamba.

El miércoles pasado asistí a un choque entre el Antiguo y el Nuevo Régimen de mi propia existencia. Hice dos entrevistas seguidas y ví un concierto.

La primera entrevista fue a Sharleen Spiteri, mito erótico de mi post-adolescencia. Cuando conducía mi Ibizilla en dirección al Palace, lugar del encuentro, me acordé del vídeo de "Everyday now". Salía guapísima. Era una chavala. La canción estaba bien. Ya no. Ninguna de las tres cosas.

Como la otra vez que la entrevisté, fue maja. Está ya muy cerca de los 40 años y lo lleva bastante bien. No es que no los aparente, es que sigue siendo guapa a pesar de que ya está arrugadita. Ha envejecido con dignidad, como diría el cursi que en el fondo llevo dentro.

El disco me llegó el martes por la tarde pero yo, por si acaso, ya había elaborado un cuestionario investigando por la red. Tras escucharlo, fui incapaz de corregirlo o aumentarlo. Esa fue la primera pista. Charlando con ella, se me picó porque le sugerí que a estas alturas es más una famosa que un músico. No se lo dije así, pero ella se percató perfectamente de cuál era el subtexto de la pregunta. En cierto modo, esa fue la mejor demostración de mi tesis. Otra es el nuevo disco (y todos los anteriores desde "White on blonde").

Sharleen es como mi Antiguo Regimen.

Casi sin tiempo tuve que ir cagando leches a la puerta del Museo del Prado para entrevistar a The Gift. Si seguís este bloj con una cierta regularidad, ya sabréis que me hecho muy fans de este grupo portugués. Yo diría que son como una especie de Portishead meets pop meets Disney.

The Gift son cuatro, pero acudieron tres y sólo salieron en el plano dos, John Gonçalves y Sonia Tavares. Reconozco que no fue una de las mejores entrevistas de mi vida, ni mucho menos, pero a mí me gustó. Me cayeron muy bien. Saldrá una buena pieza pero, la verdad, me la pela. Mi compromiso con el curro está bajando de intensidad. Estoy consiguiendo que el trabajo sea lo que termina cuando empieza la vida.

La estrella del grupo es Sonia. En el disco tiene una voz tan grave que puede parecer impostada. Cuando la oyes hablar te das cuenta que ése es su tono natural. El cámara que venía conmigo me dijo que "joder, parece un tío cuando habla". Sin embargo, a mí me parece que Alaska mataría por poder cantar con ese timbre. Me cae muy bien. Ahora me atraen más las feas que las guapas.

The Gift es como mi Nuevo Régimen.

Al filo de la medianoche (¿de qué me suena esta expresión?) empezó en El Sol el concierto de Ben Lee. El chaval demostró muchas cosas. Por ejemplo, que si algún día se cansa de rasguear su acústica se puede ganar la vida haciendo stand-up comedy. Y que no hay nadie en el mundo hoy en día capaz de escribir canciones tan hermosamente sencillas. Siempre he creído que lo verdaderamente revolucionario, que lo verdadermente valioso, es el "menos es más". Ben Lee me lo volvió a dejar claro el miércoles por la noche.

Ben Lee es como el elemento común entre mi Antiguo y mi Nuevo Regimen.

martes, 20 de septiembre de 2005

La I Guerra Mundial

Una de mis lecturas de verano ha sido "Los cañones de agosto", un clásico de la novela histórica que explica cómo lo que iba a ser una guerra relámpago se convirtió en un moridero terrorífico de 4 años. Al parecer, los alemanes tenían la victoria total al alcance de la mano a finales de agosto pero un error de cálculo precipitó la reacción de los aliados y, por extensión, 4 años de cruenta guerra de trincheras.

Pero en la Guerra del 14 pasa otra cosa más increíble y que, de alguna manera, también se refleja en el libro. El siglo XIX termina de manera abrupta para las dirigencias europeas tanto políticas y militares. Sin embargo, en la sociedad se había ya operado ese cambio. Es ese factor el que las jerarquías no entienden y lo que les lleva al desastre.

Ni las cúpulas militares, ni los reyes y emperadores, ni la clase política vieron venir el golpe. Vivían en el pasado. Quisieron detener lo que ya estaba en movimiento.

Igualito que éstos . Y que estos otros.

lunes, 19 de septiembre de 2005

Ha nacido una estrella


El sujeto del coche azul será muy pronto campeón del mundo de Fórmula 1. Pero no es de él de quien voy a escribir, sino de este otro ciudadano.



El sábado este increíblemente atractivo ser humano se subió por primera vez a un Kart. Tras un par de vueltas de calentamiento, empezó cogerle el tranquillo. Se dio cuenta de que sus reacciones llegaban antes a sus brazos y a sus pies que a su consciencia. Y aún diría más, encontró con extrema facilidad las trazadas ideales.

Este hombre va a darle muchas alegrías al automovilismo deportivo mundial. Casi tantas como el de azul.

domingo, 18 de septiembre de 2005

Bombas

Estos días estoy teniendo una sensación curiosa. Por un lado mi vida ha ingresado en una etapa de placidez absoluta pero, al mismo tiempo, a mi alrededor se suceden pequeños o grandes dramas de los que salgo ileso.

¿Ileso?

¿Seguro?

Veamos. No me puedo quejar y, además, trabajo muy duro para en caso de tener de qué quejarme tratar de poner remedio sin caer en poco prácticas lamentaciones. Ese flanco está cubierto. Sin embargo, no es lo mismo cuando las cosas les pasan a los demás.

Imaginaos que estáis en una trinchera. El enemigo está a escasos metros y os están bombardeando constantamente. Habéis encontrado un lugar seguro pero a vuestro alrededor se amonotonan los cadáveres de vuestros compañeros.

Así me he sentido esta semana. Han explotado unas cuantas bombas en mi entorno y ninguna me ha rozado. Entonces, ¿por qué he acabado tan agotado anímicamente? Maravillas de la empatía, me imagino.

Menos mal que el pasado viernes noche fue el mejor viernes noche del año.

miércoles, 14 de septiembre de 2005

Comer como dios manda

Un nuevo enlace para todos ustedes. "Comer como dios manda" es una bitácora gastrónomica que recién empieza. Su autor está esperando a que haya más entradas para darle un poco de publicidad.

Pero yo soy más impaciente. Ya sabéis, abajo a la derecha.

lunes, 12 de septiembre de 2005

John Fante

Hay dos maneras de empezar esta entrada:

La Primera.

Era una noche negra de mediados de los 90. Estamos en Madrid y es primavera. En el reloj hay marcada una hora que sobrepasa con mucho la medianoche. Sin pensar por qué, entro en el VIPS de Velázquez, esquina López de Hoyos. Vago sin rumbo por su interior hasta que un libro de la balda de ofertas llama mi atención. En la portada pone "Espera a la primavera, Bandini". Lo hojeo de manera superficial. Sólo cuesta 195 pesetas.


La Segunda.

Me gustan los VIPS. Puedes curiosear libremente y leer las revistas sin tener que comprarlas. Están abiertos hasta tarde. Siempre hay libros baratitos. Cuando no tengo nada que hacer me suelo meter en alguno. Mi favorito está en Velázquez, esquina López de Hoyos. Allí es donde me compré por primera vez un libro de mi escritor favorito, John Fante. Fue una noche de la primavera de 1994 o 1995 pero no recuerdo a qué hora. Puede que fuese primavera...


Tanto La Primera como La Segunda manera son certeras. Describen mi primer contacto con el señor de la foto de ahí abajo. Muy poco tiempo después, en el mismo lugar, adquirí, por el mismo precio, "Preguntale al polvo", la continuación de "Espera a la primavera, Bandini". Yo no lo sabía entonces, pero Bukowski era fans de Fante. De hecho, ni siquiera había leido una sola línea de Bukowski.

En los años que siguieron, tropecé varias veces con Bukowski. "Factotum", "La máquina de follar" o "Música de cañerías" me acompañaron en el metro o en las horas robadas al estudio del Derecho Mercantil. Lo prefiero a Burroughs y a los demás, pero gozo mucho más con Fante.

Por fin llega el nuevo siglo y por fin se editan en castellano más obras de John Fante. Ayer acabé "Un mal año" y me reafirmo. Es el mejor, en sus párrafos no hay un gramo de grasa. Pero no es su obra el motivo de esta entrada sino su foto, esa misma que véis abajo.

Es la misma instántanea que sale en muchos de sus libros. Al margen de las muchas cosas que puede sugerir sólo una me llama verdaderamente la atención. ¿No es una cara tipo años 30-40?. ¿No os parece que hay tipos de cara que se corresponden con determinadas épocas históricas?



domingo, 11 de septiembre de 2005

"Cómo mola ser imbécil"

Esta entrada va de dos frases. La de EJP que he puesto como saludo y la que me sirve para titularla, pronunciada por un amigo mío el pasado miércoles en el madrileño aeropuerto de Barajas.

La tesis de esta entrada pretende demostrar que faltarnos el respeto a nosotros mismos es la mejor manera de tomarnos en serio. Para ello hay que partir de la base de que no sabemos absolutamente nada de los fundamentos de nuestra existencia. Llevamos más de 6.000 años de civilización tratando de encontrarlos y apenas se han logrado resultados. Mi respuesta a este fracaso es que no hay respuesta. Que esta búsqueda sólo se justifica por disfrutar del itinerario y no por la recompensa de la meta.

Como no hay una solución enteramente satisfactoria lo lógico es que tengamos una idea de la humanidad como la que podríamos tener de los ornitorrincos. Ambas especies sólo servimos para mantener, o tratar de mantener, el equilibrio del ecosistema terrícola. En definitiva, tampoco somos para tanto.

No tiene sentido tomarnos en serio. Sólo hay una manera de hacerlo. Riéndonos. La risa es la forma más seria de relacionarnos con el mundo y con nuestra propia identidad.

Todo este facilón juego de palabras sólo ha tenido un objetivo:

- Justificar el injustificable comportamiento del autor de este bloj el pasado miércoles en el madrileño aeropuerto de Barajas. Si estuvistéis en la terminal internacional a eso de las 22 horas y vistéis un grupo de tarados con un litro de Mahou vociferando insensateces no sólo habréis presenciado un espectáculo lamentable. Habréis confirmado de nuevo que soy un imbécil.

martes, 6 de septiembre de 2005

Martin Sheen for president

¿Os imagináis un mundo en el que el presidente de los Estados Unidos sea el capitán Willard?. ¿O que la primera dama sea Rizzo? No hace falta que soñéis más. Todo eso es posible en la serie de televisión que por estos pagos se conoce como "El ala oeste de la Casa Blanca".

Lo podéis ver a la derecha. El presidente, Jed Bartlet, es Martin Sheen (en el centro, sentado) y su esposa, Abby Bartlet, es Stockard Channing (de pie, segunda por la izquierda). En la primera temporada, que es la que me he devorado en DVD, sale en la mitad de los episodios, más o menos, pero en las siguientes parece que forma parte del reparto principal.

"El ala oeste de la casa Blanca" es una serie de televisión que seguramente hubiera dirigido Capra de vivir en esta época. También es un emocionante ejercicio de voluntarismo de cómo nos gustaría que fueran nuestros dirigentes.

Hay varios momentos memorables en esta primera temporada. Uno de los episodios más duros nos muestra cómo el presidente tiene ante sí la oportunidad de indultar a un condenado a muerte. Se tira todo un fin de semana buscando una manera legal de poder hacerlo. Finalmente, no tiene la habilidad o el carácter y la sentencia se cumple. Lo más bonito (y simbólico) está en la secuencia final cuando Bartlet se pone de rodillas ante el cura de su colegio y se confiesa en pleno Despacho Oval. ¿La razón?: "Sólo Dios puede quitarle la vida a otro hombre". No otro hombre, ni el Estado.


También hay mucho humor. Un día el presidente se levanta con un dolor tremendo en la espalda. Para calmarlo, se toma las pastillas equivocadas y...tiene una hilarante reunión con sus ayudantes. En otro episodio recibe al presidente de Indonesia, que resulta ser silencioso y maleducado. "Qué hombre tan seco", le confía a un colaborador estrecho, "a veces me pregunto cómo pudo haber ganado unas elecciones y luego me acuerdo de que fuimos nosotros quienes le pusimos allí".

La primera temporada, que data del 99, ve cómo el equipo del ala oeste consigue poner en la presidencia del Tribunal Supremo a un latino que está a favor del matrimionio homosexual, hacerle un funeral militar con honores a un mendigo o promover una reforma para cambiar la financiación de los partidos políticos. Mmm, la ficción superando, en el mejor de los sentidos, a la realidad.

También hay que destacar el score, la forma de rodar (¡con travellings eternos!) y, por encima de todo, los diálogos. Son rápidos y extremadamente precisos, repito, extremadamente precisos. En el DVD de contenidos adicionales los actores dicen que ellos mismos se percatan del momento en que se salen del guión porque, de pronto, el ritmo baja y "la música desaparece".

No recuerdo quién lo ha dicho pero estoy de acuerdo con él. "Hoy en día el talento está en la televisión y no en el cine".

lunes, 5 de septiembre de 2005

Mi canción del verano

Por mi trabajo yo debería poder deciros cuál ha sido la canción del verano. Si me lo preguntáis sólo sería capaz de aventurar que alguna de reggaetón, la de la Shakira con Asanz, la del Juanes o incluso el trío de Coti con las mexicanas. No lo tengo muy claro porque ya estoy mayor para ir por los chiringos de playa y las discotecas costeras (algo que hice el año pasado y que no tengo intención de repetir en lo que me queda de vida). Ahí es donde se ve cuál es la canción o canciones del verano. Lo mismo es una cuya existencia me es todavía desconocida.

Sin embargo, hay algo que sí que tengo más presente. Clarísimamente, la canción de mi verano ha sido "Driving you slow", del grupo portugués The Gift. Con más intensidad desde hace quince días, fecha en la cual me pillé el álbum donde viene, "AM-FM", pero ya antes había flipado con el clip.

"Driving you slow" no es nada del otro mundo, pero en mi imaginario personal funciona como una canción de supervivencia, como un clavo ardiendo al que agarrarse. Influye en esta percpeción su precioso vídeo pero aún más la letra y la manera de cantar de la vocalista:

"You can ruin my world
or ruin my songs,
I will keep my helmet on"

Sonia Tavares, la cantante de The Gift, frasea estas palabras con gravedad y distancia, lo que consigue que todavía me las siga creyendo.

domingo, 4 de septiembre de 2005

Yo, "bloguero" (sic)

El viernes comí con una amiga que durante un tiempo fue seguidora de este bloj. Al despedirnos me preguntó si seguía escribiéndolo. Me dijo entonces que la última vez que le había echado un ojo se aburrió. A ella le gustaba más cuando contaba más a menudo las cosas que me pasan. Le dije que, de momento, iba a seguir en esta línea por la sencilla razón de que para contar las cosas que me pasan tendría que pasarme algo. Lo que no le dije es que no me gusta el concepto de bitácora-diario.

Es cierto que desde que empecé mi idea de lo que debe ser un bloj ha cambiado bastante. Primero lo quise vincular a mi programa de radio, luego lo convertí en un serial por entregas de mi propia vida y, entrado este año, le dí un matiz más "periodístico". Esta última etapa ya está superada.

Creo que sólo hay que escribir en un medio como éste lo que le salga a uno de sus partes más íntimas. Nadie tiene que leerlo ni prestarle atención. Por lo tanto, mi objetivo actual es volcar en este bloj todo lo que me apetezca. Incluso dos huevos duros. Bueno, que sean tres.




lunes, 29 de agosto de 2005

Entrada en 3 actos

Una de las cosas que más me obsesionan desde que escribo en esta bitácora es no repetir las estructuras. Apenas lo consigo, pero por lo menos me obliga a prestar una mínima atención a esta exigencia.

Es fundamental dar con la estructura adecuada al contar algo. Hay mil maneras pero lo mejor es tratar de adecuarse al patrón clásico, al de los 3 actos, al de la exposición, nudo y desenlace. No digo que todo tenga que ser así, sólo digo que hay que dominar la técnica de los 3 actos para poder violentarla. Si sabes contar algo por orden, también puedes desordenarlo con un cierto sentido.

AQUÍ ACABA EL PRIMER ACTO DE ESTA ENTRADA


Últimamente me he estado fijando en que las películas que me gustan de consumo masivo respetan bastante fielmente el esquema de los 3 actos. De esa manera, al llegar a los 20 minutos finales el interés no decae porque han suministrado la información en el momento justo. Hace dos semanas me ví de madrugada "Tango y Cash" y me encantó (una vez más). No sólo por frases como "No seas tan creído, pichulín", que además son responsabilidad del traductor, sino porque está perfectamente contada. Los 3 actos están diseñados a la perfección. La historia es una tontería pero la forma es perfecta. Otras veces, la historia está muy bien pero fallan las estructuras y al final el edificio se viene abajo. Eso ocurre cuando decimos. "La peli empieza bien pero luego ya no me creo nada" o cosas por el estilo. Pero el problema no está ahí sino al principio. Billy Wilder decía que los problemas del tercer acto tienen su origen en el primero.

Otra de las cosas que he descubierto es que mi paso por la Facultad de Derecho no sólo dejó en mí el poso de saber jugar al mus. Revisando mis anteriores escritos me he dado cuenta de que yo no sigo demasiado fielmente la estructura de los 3 actos. Más bien parecen una sentencia. Primero expongo y luego demuestro.


AQUÍ EMPIEZA EL TERCER ACTO DE ESTA ENTRADA


Por lo tanto, ya he dejado claro que, por un lado, soy un fanático de la ley y el orden, pero sólo a efectos de técnica narrativa. Por el otro, es evidente que me precocupa mi incapacidad para estructurar mis relatos siguiendo el esquema de la ley y el orden de los 3 actos.

Así que esta entrada no ha sido más que un ejercicio de estilo. O mejor, un examen para ver si era capaz de escribirla en 3 actos. Si has llegado hasta aquí te debes sentir como si hubieras abierto un correo electrónico en cuyo asunto pusiera: "Prueba".

Mis más sinceras disculpas.

domingo, 28 de agosto de 2005

El miércoles vuelvo al tajo

El miércoles vuelvo al tajo.
Habrá sido un mes entero sin pisar aquel malhadado edificio y de no pensar apenas en las miles de vueltas que el destino va a dar a partir de septiembre. Sí, es cierto, estoy seguro de que va a haber muchos cambios este otoño. En todos los niveles, pero especialmente en el laboral, que va a marcar la tónica de mi vida en los próximos años. La idea de estas largas vacaciones era aprovisionarme de energías porque sin duda las voy a necesitar para afrontar todas las frustaciones y sinsabores que jefes, compañeros de trabajo o incluso amigos me van a deparar.

En el último año he sufrido varias derrotas. Dos muy buenos amigos han dejado de serlo y todavía no sé muy bien por qué, especialmente en el caso de Eva. Yo sabía que nada es para siempre, pero aún tenía un concepto infantil de la amistad. Hace unos meses cumplí 35 años y ya sé que la vida cambia cada x tiempo y que lo que ayer era amistad pura hoy es un hueco en la agenda de teléfonos. Y que no hay una razón, ni siquiera un grupo de razones, que lo explique satisfactoriamente. Por lo menos no hay una razón que podamos reconocer como producto de la razón. No basta con decir, "pasa y ya está". Esa no es una explicación. Apenas es un consuelo y, en muchos sentidos, es más una renuncia que una mera descripción.

En el último mes me han asaltado pensamientos sombríos. He leído sobre tres de las grandes guerras del siglo XX, (la I Guerra Mundial, la Guerra Civil y la de Vietnam). No contento con eso me estoy devorando una novela de ciencia ficción pacifista y el tratado de sobre la guerra del famoso general prusiano Carl Von Clausewitz. Hay una clara conexión, de ida y vuelta, entre mi actual pico depresivo y estas lecturas. Por un lado me protegen de mi realidad proporcionándome una evasión excitante pero por el otro me recuerdan esa verdad insondable de que el azar nos gobierna. No el azar a secas, sino determinado tipo de azar. Ese azar que te pone en el momento y lugar precisos. Muchas veces no tiene nada que ver con tus méritos o con la ausencia de ellos. A veces ocurre que luchas por modificar esa mala posición de salida. La historia de las guerras está llena de batallas perdidas de antemano que se libran confiando en que, de pronto, un golpe de viento, una decisión acertada, o una desacertada, unos refuerzos que no se sabía que iban a llegar o cosas aún más nimias, lo cambien todo. Por supuesto, pocas veces ocurre. Pero ocurre.

Posiblemente, mi batalla de aquí a fin de año ya esté perdida. Pero a veces ocurre y por eso habrá que pelear, aunque imagine que tampoco va a ocurrir esta vez.

Después de leer estas líneas a nadie debe escapar que estoy como antes del verano. Confuso. Ayer leí que quien no está ocupado en vivir lo está en morir. Me imagino que esa es la salida. El problema es que ahora mismo no se cómo se ocupa uno en vivir. Lo que quiero decir es que, ahora mismo, no tengo una idea clara de cómo encajar todas las piezas.

Puede que haya un golpe de viento, ¿quién sabe?

martes, 23 de agosto de 2005

La sonrisa de Meg



"Sólo los superficiales no juzgan por las apariencias"
Oscar Wilde

Hay un truco que siempre me ha funcionado muy bien. No sé exactamente por qué, pero, a los hechos me remito. Jamás me he tenido que arrepentir cuando he tomado una decisión inspirada en este aforismo casi infalible:

"Hay que comprar los discos por la portada".


Hace unas semanas adquirí "Get behind me, Satan" de los White Stripes. Lo hice por la expresión del rostro de Meg en la portada (ver primera foto de este post). Es una mueca imposible que a veces me parece una sonrisa y otras una expresión de aburrimiento. Puede que sea las dos cosas.

"Get behind me, Satan" está bastante bien. Es el disco de los White Stripes que más me gusta. Sólo tengo un reproche que hacerle. El tema que canta Meg, "Passive manipulation", sólo dura 35 segundos. Es muy bonito, (¿el mejor?), pero es demasiado corto. Incluso para mí, un decidido defensor de las expresiones artísticas breves y sencillas.

No soy fan de los White Stripes. Son una banda demasiado conectada al pasado. Jack me cae bien, tiene su punto, pero al final cansa un poco lo del caballero sureño que se da de hostias con otros músicos en un bar. Los discos molan, aunque no conviene escucharlos muchas veces porque terminas teniendo la incómoda sensación de que otros ya han estado en ese lugar.

Yo lo que soy es un admirador incondicional de Meg. Esa manera de tocar, a lo Moe Tucker, esa voz ingenua y poppie.
Y esa sonrisa que me recuerda a la de un cuadro muy famoso que está en el Louvre.

sábado, 20 de agosto de 2005

Haciendo trampas

Acabo de comer y me estoy tomando un café. Hace no demasiado tiempo que amanecí. Mi estado general se resuelve con un sustantivo: Resaca.

En estas circunstancias apenas soy capaz de escribir estas palabras. Mi único objetivo vital es echarme una siesta. No me apetece nada hacer la crónica completa del VCC. Pero algo tengo que poner porque ayer me comprometí por escrito. Y si ahora no tengo ganas, dentro de unas horas es altamente improbable que me seduzca la idea de hacer esta gilipollez. Por lo tanto, voy a pincharos la versión Edit. El Extended Play lo dejaremos para otro día.


El VCC tuvo lugar el martes pasado. Sólo ví tres películas, "Ninette", "Por qué las mujeres siempre quieren más (sic)" y "Vorvik". Hubo una que sabía que no me iba a gustar y no me gustó. Otra me entretuvo y la restante no está mal, es más o menos cómo la esperaba. Si esperáis al Director's Cut a lo mejor os digo cuál es cuál.


El mejor momento fue escuchar los primeros singles de Elvis ("It's alright, Mama", "Don't be cruel" y demás maravillas) mientras me gastaba 13 euros en los dos primeros discos de Marc Parrot, un recopilatorio de los Hall & Oates primitivos, otro de los Herman Hermitt's, y el álbum de 08001.


Ya sé que no es lo que os había prometido pero me he dejado la piel escribiendo esta birria.

Buenas noches.

viernes, 19 de agosto de 2005

Un señor



El tipo con corbata que sonríe ya sabéis quién es. Los de negro tatuados y con cara de pocos amigos son los Manowar, grupo heavy de muy alta graduación. Para el que no lo sepa, decir que los Manowar tenían fama hace unos años de ser los que más alto tocaban en vivo. Me da la sensación de que el lugar es el Hotel Palace de Madrid.

¿Alguien entiende esta foto?

Una posible explicación me la dieron indirectamente el otro día. Parece ser que el tipo sonriente encorbatado se había liado con una señora en Marbella. En un programa de TV le preguntaron por esta relación, incidiendo en el hecho de que ella había entrado en su casa a altas horas de la madrugada. El tipo de la sonrisa y la corbata respondió que "un caballero olvida todo lo que pasa a partir de las 12 de la noche".

Y yo añado. "Un caballero tiene que ser capaz de retratarse con los Manowar en el Palace mientras porta una sonrisa y una corbata".


Mañana, la crónica del VCC.

lunes, 15 de agosto de 2005

10

En 1987 un equipo del sur de Italia ganaba por primera vez el Scudetto. Se trataba del Napoli de Diego Armando Maradona, que menos de un año antes había ganado el Mundial de México '86 con la Argentina. Cuando la ciudad celebraba la consecución del título, un pequeño grupo de tiffosi se fue al cementerio de Nápoles e hizo una pintada que rezaba así:

"Lo que os habéis perdido"

Una de las cosas que me hubiera gustado ser y que ya no seré es hincha del Napoli en el '87. Con todo lo que ello significa.

Por una vez, ganaban los buenos.

domingo, 14 de agosto de 2005

Reflexiones de verano

El otro día hice un descubrimiento sorprendente. Estaba buscando papeles sobre las radios comunitarias y me encontré con una carpeta que pone en su tapa la palabra "realidades". Tenía dentro los dos cuentos largos que escribí hace más de diez años, infinidad de escritos de todo tipo y un recorte de periódico del año 93 en el que sale mi foto. Eché un vistazo y no me costó nada reconocerme en ese universitario ocioso y desorientado. Me imagino que es muy mala señal pero hoy no quiero escribir de eso.

A principios de los 90 me compré dos carpetas. A una le puse "proyectos" y a la otra "realidades". La idea era que primero iba a ir poniendo borradores e ideas en la carpeta "proyectos" para que, con el tiempo, algunas de esas páginas, convenientemente desarrolladas, pudieran alcanzar la categoría de "realidades". En un primer momento, "proyectos" estaba a rebosar y "realidades" apenas tenía entradas. Entonces ocurrió un fenómeno extraño. A partir de determinado punto me olvidé de la carpeta "proyectos" y, directamente, volqué todo en "realidades". Creo recordar que lo hice porque veía que muy pocas de esas ideas se convertían en algo tangible. Desde entonces, todo iba a "realidades".

En ese momento, dejé de tener ningún filtro. Todo valía y, como me imagino que estáis empezando a suponer, por la misma dinámica de la situación, nada valía. La carpeta "realidades" fue despachada a un oscuro cajón del que la rescaté recientemente.

Había confundido realidad con producto acabado. No me dí cuenta de que el producto está acabado cuando es coherente y valioso. En la carpeta "realidades" hay muy buenas ideas pero están mal expresadas. Casi todo son "sentadas" de duración variable sin ninguna reflexión anterior ni posterior, un poco como escribo estos posts. Ésta es una objeción cualitativa.

La objeción cuantitativa está determinada por un hecho fácilmente comprobable. Un porcentaje no superior al 10% de nuestras ideas es buena o, al menos, presentable. No tiene lógica que todas nuestras ideas vayan a la carpeta "realidades". Antes deben pagar el peaje de demostrar que han dejado de ser proyectos.

Por éso, hay que tener muchas ideas y después seleccionarlas. Son dos procesos distintos y, muy a menudo, no se encuentran en una sóla persona. Cuando alguien es brillante en el primer punto se le llama creativo. Al que es capaz de hacer bien lo segundo lo calificamos de hombre de talento. Obvio es decir que el que es bueno en todo es un genio.

Ambos mundos están íntimamente relacionados. Sin la carpeta "proyectos" la carpeta "realidades" no tiene sentido, como yo mismo experimenté. Y al revés, la cosa tampoco funciona.

viernes, 12 de agosto de 2005

Via Crucis Cinematográfico

Lo prometido es deuda. Un Via Crucis Cinematográfico (en adelante VCC) consiste en pasarse el día en el cine. Hay que ver un mínimo de 3 películas, aunque yo he logrado cascarme 4. La semana que viene intentaré batir esa plusmarca.

Antes de emprender un VCC es necesario dar informaciones falsas acerca de tu paredero. Por ejemplo, a tus amigos les dices que estás trabajando y en el curro dices que estás enfermo. Es necesario desaparecer, que nadie te moleste. Hay que apagar el móvil y sólo encenderlo al final de la jornada. Esta regla es muy importante. El 11 de septiembre de 2001, que estaba haciendo un VCC, se me ocurrió mirar si tenía mensajes a eso de las 6 de la tarde y, como os podéis imaginar, había unos cuantos.

Todos mis VCC's han empezado en la sesión matinal de la Vaguada. Tengo especial predilección por ese sitio. Muchas de mis pellas de la temporada 86/87 tuvieron lugar allí. En los huecos del plan perfectamente trazado de antemano me dejo caer por el Discoplay (sí, se llama otra vez Discoplay) del citado Mall. A partir de ahí, cualquier cosa es posible, pero es muy aconsejable ver varios tipos de película. Una de acción/terror/thriller/consumo masivo, una comedia, otra en VO y una "buena" suele ser un menú aceptable. El último VCC lo terminé en la Filmoteca viendo "Good bye, Lenin", que se me había pasado cuando la estrenaron.

Prometo crónica pormenorizada de mi próximo VCC.

martes, 9 de agosto de 2005

Ferragosto

Hay quien se va la India a "encontrarse a sí mismo". Está bien, lo respeto, pero eso no es para mí. Yo ya sé que dentro de mí no hay nada, como estoy probando en este ferragosto madrileño-serrano. Los días se suceden, se parecen unos a otros, y yo sigo con mi plan original, el que está en "Todo lo que quiero hacer" de 091 (tema incluido en "Debajo de las piedras", disco publicado en 1987). Está mejor expresado en esa canción pero vamos a tratar de resumirlo en la siguiente lista de objetivos:

1. Ver "Frasier" casi todos los días a las 22 horas.
2. Seguir noticias deportivas como ésta. Hechos que prueban, una vez más, que los gilipollas nacen y, también, se hacen.
3. Verle el culo a Elsa Pataky.
4. Escuchar mucha música.
5. Leer todo tipo de cosas. Ayer me terminé el tocho de la biografía de Franco escrita por Paul Preston. Se trata de un record personal, tiene más de 900 páginas.
6. Realizar Via Crucis Cinematográficos. Esto los explicaré en el próximo post.

En definitiva, holgar. Ése es mi único plan para este ferragosto. Puedo proclamar con orgullo que lo estoy cumpliendo y eso me hace feliz. Aunque esté más cerca que nunca de probar, sin ningún género de dudas, que dentro de mi cabeza sólo podrás encontrar el vacío más absoluto.

domingo, 7 de agosto de 2005

Yo vine de Marte



"Es como cuando yo digo que el Madrid es patrimonio de todos, es patrimonio de la Humanidad".


Recuerdo perfectamente el sábado 3 de diciembre de 1988. Ese día jugaban el Madri$ y el Atleti en la cuadra. En aquella época no seguía demasiado el fútbol. Sí, era del Atleti, pero no me podía considerar auténticamente antimadridista. Pero aquella fría jornada pre invernal lo cambió todo para siempre.

Perdimos 2-1, el segundo gol lo metió Mari Pili en el tiempo de descuento y con 3 jugadores en fuera de juego. Antes, el cucaracho echó a Orejuela por recibir una coz de Buyo. Y por si fuera poco, con el marcador empate a 1, Manolo se plantó solo delante de Buyo, que lo golpeó salvajemente. No fue penalty porque estaban fuera del área y Buyo no fue expulsado a pesar de ser su tercera agresión de la tarde (Futre, Orejuela y Manolo fueron los damnificados).

Lo que cambió todo no fue el enésimo atraco merengue. Incluso puedo conceder que hubiéramos perdido igual y que ha habido robos más descarados que aquél. Para lo que no estaba preparado era para soportar el cachondeo de un amigo, vikingo hasta la náusea, que se rió de mí y de mi equipo. Pero la risa no era que nos habían ganado, sino que nos habían robado.


====================================================================


El miércoles pasado Florentino Pérez dijo lo que está entre comillas al principio de este post. Esas declaraciones son una prueba más de que soy un marciano.

jueves, 4 de agosto de 2005

"Sabía que ésto iba a llegar"

En un episodio de "Frasier" se desarrolla la siguiente escena. Un joven magnate ha comprado la emisora para la que trabaja Frasier. Este chaval sin cultura se rinde ante la sofisficación de cartón piedra y el descreímiento absoluto del personaje intepretado por Kelsey Grammer. En un momento dado, casi por sorpresa, el niñato le anuncia de manera solemne que va a hacer de él una estrella a nivel nacional y que tiene planes para que el programa de radio dé el salto a la tele. Eso es exactamente lo que Frasier tenía en mente cuando empezó a hacerle la pelota. Pero aún así le sorprende tanto que se queda unos segundos en silencio, segundos aprovechados por los espectadores para descojonarnos de su mueca imposible, entre la felicidad suprema, la incomprensión y el asombro. Por fin reacciona y musita:

- Sabía que ésto iba a llegar.

Por supuesto, no llega nada de nada.

He contado una de mis escenas favoritas de Frasier por dos razones. 1) Para recordarme que, de una manera un poco enfermiza, no estoy del todo solo en el mundo y 2) Celebrar que ayer me pillé en DVD la cuarta temporada de Cheers.

lunes, 1 de agosto de 2005

El coloso en llamas

Como a todos los sádicos a mí me gusta (mucho) el cine de catástrofes. Me gusta (bastante) ver sufrir a los demás. Lo que no me place en absoluto es ser yo el protagonista de ese tipo de pelis.

Hoy se me ha caído la estantería que alojaba mis cd's desde la "s". Un gran drama personal, una catástrofe, sin duda. ¿Lograré ponerlo todo en orden en un solo día?. ¿Me hará falta, como me temo, todo un fin de semana para completar la misión de manera satisfactoria?.

No estoy exagerando. Son estos contratiempos de grado medio los que nos hacen miserables de verdad. Las tragedias de grandes proporciones nos ponen a prueba y, por lo tanto, algo aprendemos, en el peor de los casos, o algo ganamos, en el mejor. Pero ordenar alfabéticamente unos cd's sólo te hace la vida menos incómoda (la vida nunca es cómoda, ¿sabéis?).

domingo, 31 de julio de 2005

Una cuenta pendiente

Llevo muchos días pensando en colgar esta entrada pero por unas cosas y otras no lo he hecho aún.

El otro día me tomé unas cañas con un coleguilla. Uno de los importantes temas que tratamos es el alcohol. Aún diría más, el alcohol y la autoridad. Incluso me permititría el lujo de añadir algo más, el alcohol, la autoridad y los coches.

Ignoro por completo a qué conclusiones llegamos. Sólo sé que se me quedó grabada una anécdota. Paso a relatarla.


Erase una vez un ciudadano que nunca bebía. Este ciudadano fue a una boda y decidió que por un día no iba a pasar nada. Especialmente, teniendo en cuenta que otra persona iba a permanecer sobria para llevarlos a todos a casa.

El problema fue que esa persona sí bebió. Entonces, el ciudadano tuvo que hacer de chófer para todos los demás. Cuando un agente de la Benemérita le doy el alto se asustó bastante. Es posible que hiciera una reflexión acerca del azar y sus funestas consecuencias. Acordándose de lo que le habían dicho para evitar dar positivo sopló muy débilmente el alcoholímetro. Entonces, el Guardia Civil le ordenó que lo hiciera más fuerte. Una voz rugió desde los asientos traseros:

- Como sople más va a sonar el "Asturias, patria querida".

Ante esa situación el agente contestó:

- Circule.



Al parecer, es un hecho real pero a mí me hubiera gustado que mi amigo se lo hubiera inventado. No soy de los que piensan que la realidad supera a la ficción.

viernes, 29 de julio de 2005

La importancia del amor en el contexto de la pareja

Hoy he iniciado mis vacaciones. Lo he celebrado quitándome la barba, acción que emprendí por última vez cuando ni siquiera se había celebrado una Olimpíada en Barcelona (aunque creo que sí en Seúl pero no estoy seguro).

Sabía que me iba a arrepentir grandemente.

Acerté.


He debido afrontar otra catástrofe. Se me ha jodido el CD del coche y parece ser que sólo pueden meterle mano en la Seat o en un servicio oficial Grundig. Al margen del hachazo que me van propinar, la peor parte es que hasta el 18 de agosto no me lo arreglan. Tendré que escuchar la radio o alguna de las pocas cintas que me quedan.

Estoy bastante puteado.


Pero no se vayan todavía, aún hay más. Tras muchos meses durmiendo el sueño de los justos hoy he vuelto a enchufar la puta Play. Por lo tanto, mi actividad cerebral se reducirá al mínimo en las próximas jornadas.

Vaya mierda.

Sin barba, sin poder escuchar a Wilco en el carro y con el GT4 Prologue rugiendo en mi tele. ¿Será así el Paraíso?. ¿No es acaso la verdadera felicidad combinar elementos que son negativos tomados individualmente pero que sumados dan un resultado positivo?.

No, soplapollas, lo que te pasa es que estás de vacaciones, así que aprovéchalas.

jueves, 28 de julio de 2005

Abierto por vacaciones

Varios blojs que yo consulto con cierta regularidad han echado el cierre por vacaciones. No será el caso de éste. Por varias razones:

1. En los últimos tiempos estoy actualizándolo poco. En parte porque el curro no me ha dejado y en parte porque ando un poco perezoso. Es obvio que tengo que ponerme un poco las pilas.

2. En menos de 10 minutos empiezo unas larguísimas vacaciones (poco más de un mes). Como tengo pensado rascarme la barriga como actividad más destacada iré vertiendo alguna que otra gilipollez por aquí con cierta frecuencia.


Os vais a cagar. Tengo pensadas varias disertaciones acerca de la importancia del amor en el contexto de la pareja.

miércoles, 27 de julio de 2005

Another link

Dese ayer hay un nuevo enlace en este humilde blog.

Se trata de la bitácora de Radio Utopía, emisora que podéis seguir por Internet si os metéis en la güeb, que también está enlazada.

Está recién creada, así que todavía no tiene mucha actividad. Calculo en un mes o así tendrá mucho tráfico, ya lo veréis.

martes, 19 de julio de 2005

69

Ayer, 18 de julio de 2005, se produjo el sexagésimo noveno aniversario del golpe de estado que acabó con la II República. Gracias a un amigo, me estoy leyendo la biografía de Franco que publicó hace unos años el historiador británico Paul Preston. Justo voy por la parte en la que se explican los pormenores de esa conspiración para derribar un gobierno legítimo y elegido por las urnas (me niego a llamarlo alzamiento y aún menos glorioso alzamiento nacional).

En aquella época la prensa de derechas no hacía más que agitar las conciencias de los españolitos proclamando que la unidad de la patria estaba en peligro. En el presente la prensa de derechas no hace más que agitar las conciencias de los españolitos proclamando que la unidad de la patria está en peligro. Afortunadamente, hay diferencias sustanciales entre ambas situaciones. En 2005 no existe un grupo de militares arribistas y con prestigio dispuestos a "tomar el mando" y la sociedad no parece tan polarizada como hace 70 años.

Sin embargo, los de siempre siguen diciendo lo de siempre. Incluso hay quien piensa que estamos en un momento de pre-guerra civil. No opino así, pero leer a Preston me está creando alguna inquietud, lo confieso.

lunes, 18 de julio de 2005

Breve biografía músico-emocional

El otro día me tildaron de "radical" por mis gustos musicales supuestamente extremos. La persona que me adjetivó de esa manera no me conoce demasiado y es natural que yerre grandemente.

En un entorno más cercano, el lugar común es que "me gusta todo". Con el tiempo he llegado a la conclusión de que, en términos relativos, me gusta bastante menos de lo que le gusta a quienes me tildan de tragaldabas musical. Por trabajo y por afición, manejo muchísima información del arte de hacer ruido así que, por fuerza, me tienen que molar más cosas que a los tipos que se compran 2 discos al año (media española).

Descendamos al terreno de lo concreto. Pongamos por caso que yo adquiero unos 100 discos al año. Estoy seguro de que son más pero es sólo por poner un número con el que sea fácil hacer operaciones matemáticas. De esos 100 discos me pueden llegar a gustar 10, es decir, un 10%. El que se compra 2 flipa con todos los que se ha pillado, o lo que es lo mismo, con el 100%.

Así que no soy un "radical" ni un "tragaldabas". Entonces, ¿qué soy?, ¿qué he sido?. Para responderme a esas preguntas he elaborado la siguiente biografía músico-emocional. Debido a su esquematismo tampoco es del todo precisa pero puede valer para desmontar muchas de las teorías que circulan por ahí.


1980-1987: Jebi de pastel

Desde que jugué al fútbol con aquel balón que tenía el logo de los AC/DC me convertí en jebi de pastel. Flipaba con AC/DC, Leño/Rosendo, Barón y Dio. En cuanto pude me dejé el pelo largo, una decisión que ha tenido mucho que ver con mi actual calvicie. Y resistí, lo digo con orgullo, al ataque de los pantalones "pitillo" del 83-84.


1987-1990: Gilipollas

En 1987 se celebró el 20 aniversario de la publicación de ese "quiero y no puedo" que es "Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band" de los Beatles. Es entonces cuando caigo en la trampa del sistema y me creo que Paul McCartney es un genio. También es la época en la que me convierto en fan de Dire Straits a tiempo completo. Sin duda, una auténtica Edad Oscura.


1990-1993: Viejo prematuro

Empiezo a prestar atención a los grandes del jazz, a los monstruos del rock clásico y picoteo un poco del flamenco y del tango. De aquí nace mi admiración, que jamás ha decaído aunque sí se ha transformado, por Piazzolla y Miles. Ignoro por completo la actualidad musical hasta que Nirvana publican "Nevermind".

1993-1999: Indie de palo

En octubre de 1993 empiezo a hacer un programa en Radio Vallekas. Por necesidad, tengo que empezar a estar atento a las novedades, algo que tímidamente había empezado a hacer tras la publicación de "Nevermind", como ya he dicho antes. En estos momentos se editan dos álbumes que cambian mi percepción para siempre. Uno es "Painful" de Yo La Tengo, el que me hace entender por fin a la Velvet y el que me introduce en el concepto de independencia. El otro es el primero de Portishead, "Dummy", que derriba mis últimos prejuicios (tarde, lo sé) acerca de la electrónica.

1999-actualidad: Corazón punk

Hacia el cambio de siglo mis gustos empiezan a escorarse a propuestas cuya filosofía, no necesariamente su sonido, es punk. Esta etapa empieza con un acercamiento a Radiohead que termina conviertiéndose en un infinito odio hacia ese grupillo y todo lo que representa. Comienzo una cruzada contra esos músicos que nos salpican con su autocomplacencia y que se creen que su mierda huele a rosas. Por el contrario, desarrollo un amor incondicional hacia aquellos que no quieren ser perfectos, vengan de donde vengan y hagan lo que hagan.

¿Qué queréis que os diga?, a mí me conmueven los seres humanos.


Conclusión:

Mi rollo es el ROCK.