MAGMATIZADO (y V). En el diván

El MAGMA terminó el lunes a las 10 menos cuarto con una irregular sesión de Luciano. Al día siguiente planeamos hacer una excursión al Teide, pero yo logré librarme. Vagaba sin rumbo por el hotel a la caza de un PC conectado a Internet cuando me encontré a María. Estaba muy angustiada y me senté con ella en uno de los sillones del hall. Eran las 12:40.

A las 16.10 pedí un taxi para el aeropuerto. Durante todo ese tiempo traté de ayudarla escuchándola. No estoy seguro de haberlo logrado, la verdad. Pero sí que aprendí alguna cosa sobre mí mismo.

Espero poder ponerla en práctica muy pronto.

Comentarios