MAGMATIZADO (III). Dos hombres buenos

O dos seres humanos, debiera decir.

Karl Bartos y Michael Mayer.

El ex de Karftwerk (Bartos) hizo un live la noche del sábado y la verdad es que no estuvo bien. Quien viera a su antiguo grupo en directo este año no necesita en absoluto asistir a un concierto de Karl Bartos.

También dio una conferencia, “The interpositions of media”, repleta de lugares comunes, expresada en un lenguaje convencional y que da como resultado un análisis incompleto del mundo de los medios de comunicación. No incluye Internet, ni el correo electrónico, el móvil o los mensajes SMS (esperanzador el del domingo, por cierto).

Pero es un hombre que sonríe y que se portó muy bien con mi amiga María. Se quedó en el 75, pero es un ser humano. O sea, es de los míos.

En cuanto a Michael Mayer, ya sólo por la sesión de la fiesta final debiera estar aquí. Si alguien me pregunta qué es el tecno, ya tengo un ejemplo perfecto. A partir de ahora, siempre diré que el tecno es lo que pinchó Michael Mayer en el MAGMA Solar el 6 de diciembre a eso de las 5 de la tarde en el Parque Viera y Clavijo de Santa Cruz de Tenerife.

Tan meritorio o más que esto es que vino después del devoradejotas consumado que es Alex Under. Michael Mayer superó la prueba con la seguridad que te da una total ausencia de ego. Y, sobre todo, con la ayuda de unas gafas de sol y una cerveza. ¿Qué más necesito para considerarle un amigo sin ni siquiera haber cruzado una palabra con él?.

Comentarios