El General Invierno

Oficialmente estamos en la invernada 2004-2005.


A Napoléon y a Hitler les vino muy mal el rigor del invierno ruso para sus planes de conquistar el mundo. No creo que a ninguno de los dos les produjera placer la visión de montañas nevadas, gente abrigada hasta las cejas y lagos helados.


Pienso que a ningún ser humano le tendría que parecer bien eso del frío. Somos animales de sangre caliente, es contra natura para el Homo Sapiens pasar biruji.


Si por mi fuera nunca más me pondría un abrigo. Mi sueño sería vivir en bañador y a menos de 500 metros del mar todos los días de mi vida. Todos.


Pero este año me alegra la irrupción del General Invierno. He aprendido tanto de mi mismo (=me he pegado tantas hostias) durante el otoño que estaba deseando que llegara el 21 de diciembre.


Ya sabéis, "Construction time again".

Comentarios