Paquito

Hoy me apetece contar una historia que todos conocemos, aunque no sé si lo suficiemente bien.

Erase una vez un niño llamado Paquito. Ese niño nació en Galicia en el siglo XIX. Era pequeñito de físico y también de todo lo demás. Ese niño ingresó a los 14 años en la Escuela de Infantería de Toledo y no destacó por nada.

En aquella época, principios del siglo XX, España estaba metida en una absurda guerra colonial en Marruecos, reflejo de una mentalidad imperialista que no se adecuaba a la realidad del país. Paquito fue destinado al norte de África y allí, en una guerra de tercera, se hizo un nombre como un militar de prestigio.


Paquito se convirtió a los 33 años en el general más joven de Europa. Muy poco después se distinguió por reprimir a sangre y fuego la revuelta de Asturias en el 34. Como consecuencia de esto pasó a ser la "gran esperanza blanca" de las jerarquías económicas españolas, cansadas de no tener un Hitler o un Mussolini.


Se dice que el honor es parte fundamental del equipaje ético de cualquier militar. Pero Paquito jamás lo entendió así, especialmente cuando se levantó contra una República a la que había jurado fidelidad. Esa rebelión desembocó en una amarga guerra civil que dejó un millón de muertos, un país desgarrado en dos bandos irreconciliables y que fue arrancado del concierto mundial durante 40 años.


Este hombre pequeño, no sólo de físico sino también de todo lo demás, murió hace hoy 29 años. Y todavía hay quien le echa de menos. Está claro que hay muchas maneras de ver las cosas.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Aprovechando que ya desempeñas tú el papel diplomático, declaro solemnemente que ME CAGO EN FRANCO.

www.malasombra.blogia.com

(Mantengamos el anonimato, por favor. Como dicen en "Misión Imposible": es como una manta cálida)
djflow ha dicho que…
Me gustaría añadir que Paquito es uno de los máximos responsables de que en este pais se siga follando poco y mal. Y eso ya es bastante duro, así que si además nos ponemos a recordar sus otras "hazañas"...

Y me da la impresión de que los que le echan de menos son igual de "pequeñitos de todo lo demás" que él ¿no?