Mientras Aznar comparece...

....en la Comisión del 11-M, yo reflexiono, no del todo sinceramente, acerca de mi propia vida y de cómo la veo ahora mismo.

Ayer estuve en un bar español de esos que tanto me gustan y por segunda vez en muy poco tiempo un parroquiano de avanzada edad se me desmayó por una excesiva ingesta de alcohol. “¿Acabaremos así nosotros?” me dijeron unos segundos después de que esa pregunta se instalara en mi cabeza.

En ese mismo bar español recibí una llamada con malas noticias. Algo que está siendo demasiado habitual en este maldito otoño.

El sábado lo pasé viendo la primera temporada de “Cheers”. Aprendí algo sobre mi propia persona disfrutando del flirt entre Diane y Sam. Pero no os lo voy a contar.

También escribí un post acerca de la adolescencia que no se colgó en el blog. No tengo ni la más remota idea de por qué. En él proclamaba que la edad del pavo mola mucho y que no pienso abandonarla ahora que la he recuperado a mis treintaytantos.

La noche del viernes fue larga, pero sin demasiada cerveza. Estaba previsto que perdiera el control pero mi estado anímico actual se compadece poco con una borrachera. Soy demasiado consciente de la verdad como para tener que ir a buscarla a un vaso.

Rebeca, el viernes noche, me dijo: “Todo el mundo tiene segundas y terceras oportunidades, ¿por qué no vas tú a tener una segunda y una tercera oportunidad?”. Estoy seguro que pensaba más en sus problemas que en los míos, pero lo cierto es que tiene razón.

Como dijo Eddie Felson el rápido al final de “El color del dinero”: “He vuelto”.

Luego no digas que no te avisé.




Comentarios

RED PRIAPO ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
RED PRIAPO ha dicho que…
Asi que la decisión ya ha sido tomada. Rendición, nunca. Cambio de estrategia, muy recomedable. Temblad pequeñas, temblad.
RED PRIAPO ha dicho que…
Leyendo post antiguos encuentro este tuyo:

Ya está. Se nos casó.

De este fin de semana me quedan una serie de "polaroids".

- No me he emborrachado.
- Definitivamente, soy un "besador de portal".
- Nunca más me ocuparé de un equipo de música.
- He perdido tres cosas: un cd muy bueno, el cargador del móvil y la bandeja del maletero del coche.
- Joder, ¡qué poco aguantan los lebreles!.

Y esto último es inaceptable¡¡ No digo que incierto.