Hélices

Ayer, por motivos laborales, embarqué por dos veces en un avión de hélices de la compañía Air Nostrum. Tras esa pintoresca experiencia, me declaro, solemnemente, un seguidor acérrmo de este tipo de aeronaves. Se mueven menos que los jets; van más despacio y vuelan más bajo por lo que se puede ver mejor el paisaje; el aterrizaje y el despegue no son tan bruscos como en los aviones a chorro.

Además, ¿quién no se acuerda del famoso plano del final de "Casablanca" en el que las hélices del avión de Ingrid Bergman empiezan a rotar furiosamente?. ¿Cómo pueden competir con eso los aviones a reacción?.

Comentarios

djflow ha dicho que…
Amigo, si tú corroboras lo de Mark (gracias por la corrección del título) corroboro yo lo del avión a hélice. Me hice un hermoso viaje a Berlín (con escala en Suiza) en uno de esos aparatos y tienes toda la razón, ¡MOLA!