Hipérbole clara

El otro día dijo Fraga que prefería morir trabajando a apagarse en una vejez ociosa. Después se desmayó.


Esto es culpa de esta cultura del éxito notoriamente protestante que trata de demostrar aquello de que la actividad nos mantiene vivos.


Yo pienso que, en el mejor de los casos, estamos ante una notoria exageración. Mis últimos 7 días, plagados de acontecimientos, no me han hecho sentirme más vivo. Sólo más cansado.


Soy un ocio-adicto y no me he dedicado al ocio en los últimos 7 días.

Comentarios