Lebreles

Fin de semana en Mojácar. Despedida de soltero. Ninguna actividad en el horizonte.


Sin embargo, han sido unos días de frenética actividad. Baño tribal, alcoholic billiards, voley playa, frisbi accidentado, fúsbol playero, sobreexposición arrocera, aventura marinera, parque acuático y Krok, siempre Krok.


Ah!, y el fantasma que me ronda también estuvo por allí.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Congratúlame en exceso que hayas hecho tal cantidad de actividades en las que supongo habrás demostrado tus dotes para esos divertidos deportes. Por lo que veo no ha habido ningún arrepentimiento de última hora y el día 25 un nuevo compañero engrosará la vida del casado con lo que conlleva todo eso. En fin cada uno escoge su camino y sólo me queda desearle lo mejor.

P.D. A los fantasmas se les ahuyenta diciéndoles ¡mírate a los pies! y desaparecen, ya que no tienen pies. Palabra de Oscar Wilde.
Vencido ha dicho que…
¿Quién dijo que quiero hacer ahuyentar a este fantasma?.
djflow ha dicho que…
¿El fantasma de los arroces pasados, de los arroces presentes (y sobreexpuestos) o de los arroces por venir?

(empujando aún más allá de lo tolerable esta metáfora)