Diego

Acabo de leer en el periódico que Maradona ha llegado ya a Cuba para desintoxicarse. Ahora es un tipo del que todo el mundo se ríe. Pero hubo un tiempo en que era todo lo contario.

Yo, como Víctor Hugo Morales en el momento del gol a los ingleses, sólo puedo decir: "Gracias, Dios, por el fútbol, gracias, Dios, por Maradona, gracias, Dios, por estas lágrimas". Y ya de mi propia cosecha: "Suerte, maestro".


Comentarios