Vuelta al cole (parte II)

La definitiva. Ya no me quedan más balas en la recámara hasta las navidades. Se acabó esa agradable sensación de no estar haciendo nada, de no estar produciendo nada. Se acabó, pues, la nada.

Ahora empieza el todo.


¡A por ellos!

Comentarios