Piano bar (o de cómo se me fue la olla)

En mi puta vida había visto tocar a dúo a 2 pianistas. Había flipado varios veces con Tete haciendo piano solo y tengo algunas grabaciones del Brubeck y el Monk tocando juntos (aunque no me molan mucho). Pero dos pianistas en directo y mientras anochece es otra cosa.


Me gustó tanto, me metí tanto, que se me fue un poco la pelota. De pronto empecé a pensar que era como una sesión de tecno. Kenny Barron y Mulgrew Miller iban mezclando sus solos, que eran matemáticos, geométricos, perfectos. Mientras uno terminaba, el otro empezaba, aprovechando los huecos que iban dejando y con los mismos bpm's, perdón, con el mismo swing.


Afortunadamente, luego llegó Michael Brecker y me trajo a la realidad. Duré 45 segundos. Está claro que el mundo no necesita otro desteñido con pinta de maestro de instituto profanando a Coltrane. Por lo menos yo no lo necesito.

Comentarios